Palabras del Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en ocasión de Rosh Hashana, dirigido a las comunidades judías en todo el mundo

 

“Amigos Míos,

Mientras los judíos celebran, en todo el mundo,  el Año Nuevo, podemos sentirnos orgullosos de todo aquello que nos une. El pueblo judío siempre se mantuvo unido cuando se enfrentó a grandes desafíos y, el año pasado,  no fue la excepción.

Durante los últimos meses, tres de nuestros adolescentes fueron secuestrados y brutalmente asesinados;  miles de misiles fueron disparados contra nuestro país y demasiados, entre nuestros más valientes jóvenes y sus familias, hicieron el más doloroso de los sacrificios en la Operación Margen Protector.  

A través de todo esto,  fuimos testigos del tremendo apoyo de todas las comunidades judías a Israel. Y, al mismo tiempo, nosotros aquí sabemos que fue un período difícil para muchas de sus comunidades. Ustedes enfrentan un antisemitismo cada vez más virulento y violento.

 Por eso, en nombre del pueblo de Israel, les agradezco por su apoyo a nuestra justa campaña para autodefendernos, para  proveer la  paz y seguridad sostenidas que  todos los israelíes merecen. Y les aseguro que, nosotros, en Israel,  seguiremos, de pie,  a vuestro lado,  mientras se enfrentan al odio y la intolerancia. Los judíos de todo el mundo deben tener la posibilidad de vivir con orgullo y sin temor.

Mientras celebramos Rosh Hashana con nuestras familias y amigos, también deberíamos celebrar la fortaleza que proviene de nuestro compromiso mutuo. Esa fuerza nos servirá al enfrentar los desafíos – y también las extraordinarias oportunidades – del Año Nuevo.

Israel es una maravillosa historia de éxito. El pueblo judío es, otra vez,  soberano y libre en su tierra. Juntos construimos una democracia vibrante, una economía robusta y una potencia tecnológica global.

En Año Nuevo, Israel seguirá siendo un faro de libertad y derechos humanos en un área de intolerancia; seguirá siendo la fuente de innovación para el beneficio de todo el planeta, y no abandonará su sueño de conseguir una paz duradera  y segura con sus vecinos.

Israel seguirá siendo una fuente de orgullo y fuerza para los judíos, sin importar donde vivan. Y no tengo dudas  que el futuro del pueblo judío es de esperanza y promesas.

De modo que, en esta fiesta de Rosh Hashaná, esto es algo que definitivamente podemos celebrar.

¡Shana Tova para todos ustedes!”

 

 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal