¿De qué forma los judíos Progresistas observan el Shabat?

 

 

El Judaísmo Progresista enfatiza la naturaleza positiva del Shabat, para que el séptimo día pueda convertirse en una experiencia de renovación – un día de santidad y de renovación espiritual. Es nuestra oportunidad de escapar del corre-corre del día a día y convertir el Shabat en un día especial. Son tres de los principios básicos de esta observancia:

1. Santificar el Shabat, en nuestras casas y en la sinagoga. La celebración del viernes por la noche en casa incluye el encendido de velas y la recitación del Kiddush, además de otras oraciones y canciones. En la sinagoga, las oraciones comunitarias y la lectura de la parte semanal de la Torah santifican este día especial. 

2. Honrar el Shabat, que no debe ser tratado como un día "secular". Inclusive nuestras ropas deben reflejar el sentimiento de un periodo sagrado. Muchas personas dedican este periodo a actividades diferentes de sus quehaceres de todo día. 

3. Aprovechar el Shabat. La tradición habla de tres comidas especiales de Shabat. Es bien posible que en tiempos antiguos tres comidas por día fuese algo excepcional, pero existen otras formas de aprovechar el Shabat con actividades placenteras. Este puede ser el día perfecto para visitas a familiares y amigos.

El Shabat constituye una parte esencial de la observancia judaica. No es apenas el único día festivo mencionado en los Diez Mandamientos, pero ha, sobretodo, hecho parte de la vivencia comunitaria judaica hace generaciones. Constituye una oportunidad preciosa de separarnos de las complexidades comerciales y tecnológicas de la vida moderna. 

En otras palabras, el Judío Progresista es incitado a frecuentar los servicios del Shabat, celebrar este día especial en su casa, alrededor de la mesa de comer, a encontrarse con sus amigos, a oír la lectura de la Torah y participar de discusiones, a leer, a estar en contacto con la naturaleza y a despedirse del Shabat con una bella ceremonia de Havdalá. 

Como escribió el moderno poeta Ahad Ha'am: Más que Israel haber mantenido el Shabat, fue el Shabat que mantuvo a Israel".
 

 

 

 

Fuente: WUPJ

 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal