Divisiones ideológicas en la comunidad judeoitaliana 

 

 

Mientras el Papa Francisco acogió a Shimon Peres y a Mahmoud Abbas, en una reunión de oración interreligiosa en el Vaticano, una figura religiosa faltó en la reunión con líderes cristianos, musulmanes y judíos: el rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni.

Di Segni, había sido invitado a asistir a la sesión con los presidentes de Israel y Palestina, en los jardines del Vaticano, pero se negó, citando “otros compromisos” fuera de la ciudad.

Su ausencia fue señalada por los medios de comunicación nacional de Italia, que raramente cubren temas judíos. Di Segni ha expresado tiempo atrás su escepticismo sobre el diálogo judío con el Vaticano. De hecho, en una entrevista con Haaretz el mes pasado, argumentó que “desde el punto de vista teológico”, los católicos y los judíos “no tienen nada que discutir”, aunque añadió que está a favor de la “buena vecindad”.

Más recientemente, en una entrevista publicada en la edición de junio de Pagine Ebraiche - una revista mensual judía - Di Segni, criticó la reunión de oración conjunta por la paz en el Vaticano, al que calificó como “desconcertante e incluso peligrosa.”

En particular, se opuso al hecho de que Peres, un político secular, fuese invitado a un evento religioso: “[Peres] no parece ser un visitante regular a los lugares de culto, y me sorprendería si él se había convertido en uno gracias al Papa”, dijo el rabino.

En la entrevista en Il Foglio, Di Segni, dijo que si él no hubiera tenido otros compromisos, habría asistido
a la sesión “como un mero observador”, y también señaló que había sido invitado al Vaticano por Peres, no por Francisco.

El rabinato italiano parece estar bastante dividido en lo que respecta a la relación con la Iglesia Católica. Si bien hasta no hace mucho, pocos estaban dispuestos a discutir el tema públicamente, un creciente número de rabinos que no están de acuerdo con Di Segni han elogiado el evento del Vaticano.
Por ejemplo, en la misma edición de Pagine Ebraiche, el rabino principal de Florencia, el Dr. Joseph Levi - que estuvo presente en el servicio ecuménico el domingo, a diferencia de su equivalente romano- elogió los esfuerzos del pontífice por promover el diálogo interreligioso. Advirtió que “si no respondemos a los mensajes enviados por el Papa, sería un error.”

Florencia no tiene una gran comunidad judía -la mayoría de judíos de Italia se concentran en Roma y Milán - pero Levi, de origen israelí, y ex presidente de los rabinos israelíes por los Derechos Humanos, se considera particularmente interesado en temas interreligiosos. Giuseppe Momigliano, el recién electo presidente de la Asamblea Rabínica de Italia, también elogió el evento, que describió en Pagine Ebraiche como una “reunión especial entre los católicos con Israel y el mundo judío.”

El mes pasado, antes de la visita de Francisco a Oriente Medio, Momigliano concedió una entrevista al diario Il Messaggero de Roma, en la que elogió al Papa por visitar la tumba de Theodor Herzl y viajar en compañía de un rabino y un líder musulmán (Abraham Skorka y Omar Abboud, respectivamente).

 


Fuente: Aurora


 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal