Heroica acción de matrimonios mixtos,
en los días del Holocausto


Naum Kliksberg

 

El mundo recuerda el Holocausto y honra a las millones de personas que en esas trágicas circunstancias murieron asesinadas por la barbarie nazi. Matrimonios mixtos nos sentimos en la obligación ética de recordar y homenajear a las valientes mujeres alemanas no judías, casadas en matrimonio mixto con judíos, quienes en el centro de Berlín, del 27 de febrero al 6 de marzo de 1943, en forma espontánea, sin armas, sin dirigentes, sin el apoyo de nadie, enfrentaron en la calle Rosenstrasse a los soldados nazis exigiendo la liberación de sus esposos.

Eran 1.700 a 2.500 judíos a quienes los nazis detuvieron el 27 de febrero y pusieron transitoriamente en un edificio para enviarlos a los campos de concentración para allí ser asesinados solo por ser judíos. Ni el frío extremo que congelaba las lagrimas en los rostros de estas mujeres, ni el estar a pocos metros de un cuartel de la temida Gestapo, ni el apresar a 10 de ellas para atemorizarlas y así disolver la manifestación, ni las ametralladoras con las que las apuntaban, ni el oficial gritando: "váyanse inmediatamente o abriremos fuego sobre ustedes" pudieron evitar que estas mujeres siguieran firmes en la calle gritando en la cara a los soldados que con sus armas estaban a pocos metros de ellas: ¡asesinos¡, ¡asesinos!, ¡asesinos!, ¡devuelvan a nuestros maridos!
En ese momento en la mente de esas mujeres su muerte debería parecer como muy posible, sabían que si abrían fuego sucedería una masacre. Habrán recordado las palabras de sus amistades y parientes que seguramente les habían aconsejado: "no vayas a esa manifestación porque con los soldados en estado de guerra en cualquier momento con total impunidad te pegan un tiro, más siendo para ellos solo una despreciable alemana por ser esposa de un judío, ya no podes hacer nada, lo enviarán a un campo de la muerte, sabías que en cualquier momento podría pasar esto".

Los oficiales no soportaban ver a esas mujeres alemanas tratando de salvar la vida de judíos. Cada día más mujeres se sumaban a la manifestación; hasta el 6 de marzo más de 6.000 mujeres participaron en ella. El gobierno estuvo a punto de decidir terminar con esa rebelión civil produciendo un baño de sangre, pero decidieron liberar a todos esos judíos para que otras mujeres alemanas no judías, integrantes de matrimonios mixtos con judíos, no se motiven en hacer nuevas rebeliones civiles que podrían generar luego rebeliones generalizadas de alemanes sobre otros temas políticos. Incluso las autoridades decidieron liberar a judíos integrantes de matrimonios mixtos con alemanas no judías que ya estaban en campos de concentración esperando la muerte, y no detener a ningún judío integrante de un matrimonio mixto hasta que finalice la guerra, luego sería para los nazis un momento más adecuado para asesinar a esos judíos.
La rebelión de estas mujeres alemanas no judías jugándose la vida por sus maridos judíos se calcula que salvo la vida de 30.000 judíos integrantes de matrimonios mixtos. Esta gesta heroica fue rescatada del olvido recién a partir de 1995, no por instituciones, no por movimientos políticos, no por gobiernos, solo por unos pocos individuos aislados (1), hasta el día de hoy la mayoría de los judíos y de los no judíos no sabe de este hecho heroico, no le hablaron de él en las escuelas ni en los actos sobre el Holocausto. Diferentes intereses confluyeron en querer ocultarlo, silenciarlo (2). Por eso es mayor la responsabilidad ética que tenemos quienes constituimos matrimonios mixtos de rescatar de la historia la gesta heroica que significó que matrimonios mixtos le hayan ganado al nazismo una batalla en el corazón de Berlín, en pleno proceso de implementación del Holocausto. 

Por la riqueza de las enseñanzas que deja, y en merecido homenaje a esas mujeres, este es uno de los sucesos heroicos que debería ser de lectura cuando se enseña sobre la Segunda Guerra Mundial, e infaltable cuando se estudia el drama del Holocausto. Estos sucesos protagonizados por matrimonios mixtos cobran una dimensión especial si tenemos en cuenta que durante el régimen de Hitler había un régimen legal "especial para matrimonios mixtos", que les hacia durísima la vida. Eran expulsados de sus trabajos, rechazados por vecinos y familiares, impedidos por ley de realizar numerosas actividades, no podían pasear en sitios públicos, ni manejar automóviles, etc. Hacía diez años que el nazismo trataba de motivar a que el no judío se divorcie, eso les mejoraría inmediatamente su calidad de vida, dejarían de ser considerados como basura, incluso si se divorciaban podían quedarse con los bienes del cónyuge judío.
Pese a todas las discriminaciones, riesgos y privaciones que les ocasionaba, estas mujeres prefirieron arriesgar sus vidas para defender a los judíos de su matrimonio mixto. Esto convierte a la gesta que protagonizaron en la calle Rosenstrasse en el mayor símbolo de lucha contra el racismo que se haya producido en la Segunda Guerra Mundial, porque su actitud la realizaron asumiendo su especial condición de constituir matrimonios mixtos, que es la estructura humana donde más se manifiestan las capacidades humanas de: convivir, tolerar, aceptar, respetar, amar, al diferente (cónyuge y a su familia), por eso los matrimonios mixtos significan todo lo opuesto a lo que significa el racismo.
Esta historia, dentro del dramático marco del Holocausto, da mucho para reflexionar sobre aspectos notables, sorprendentes, que presenta la condición humana.

Referencias

1. Sobre este hecho histórico Margarethe von Trotta (una de las directoras de cine más prestigiosas del mundo) realizó en el 2003 una excelente película, se llama: "Rosenstrasse". La destacada escultora Ingeborg Hunzinger (1915 – 2009), hija de un matrimonio mixto (su madre era judía), realizo la impactante escultura llamada: "Block der Frauen" (Bloque de Mujeres) como homenaje a las mujeres de la calle Rosenstrasse, desde 1.995 se expone en un parque cercano al lugar en que sucedieron los hechos. En la escultura la autora puso unas frases que aluden a que lo que hicieron estas mujeres es un ejemplo que demuestra que "el poder del amor vence al poder de la peor dictadura". A partir de 1996 algunas personas escribieron unos pocos textos sobre esta historia. Ahora matrimonios mixtos comenzamos una campaña mundial para rescatar del olvido este hecho histórico, solicitamos a las Naciones Unidas que todos los años el 21 de marzo, día internacional de lucha contra el racismo, se
recomiende como símbolo contrario al racismo leer en todas las escuelas sobre la histórica y heroica gesta protagonizada por los matrimonios mixtos cuando vencieron a Hitler.

2. El autor de este texto explica las causas políticas por las cuales por diferentes motivos se ocultó a la opinión publica este hecho heroico de la Segunda Guerra Mundial. En el mencionado texto se hace un relato detallado sobre cómo ocurrieron los sucesos del 27 de febrero al 6 de marzo en la calle Rosenstrasse. Se expone en www.matrimoniosmixtos.com con el título: "Campaña mundial de matrimonios mixtos promoviendo una propuesta a la ONU sobre la histórica gesta protagonizada por los matrimonios mixtos que vencieron a Hitler"


Fuente: Aurora

 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal