La continuidad del judaísmo
por Eva Illouz

El miércoles 2 de octubre de 2013, la Corte Suprema de Israel rechazó una petición presentada por un grupo de israelíes de cambiar la palabra " judío" en sus documentos de identidad por " israelíes”.

Según la Corte Suprema, Israel no reconoce a " Israel " como un grupo étnico legítimo ( le'om ) porque los jueces reconocen solamente la etnicidad como una categoría jurídica válida.

Los jueces no creen que la ciudadanía deba ser independiente de la afiliación religiosa, que podría ser una fuente de identidad, porque contradice la razón de ser de todo el proyecto sionista.

También en este caso, la decisión de la Corte Suprema debe merecernos una reflexión. ¿Existen los israelíes? Al parecer no.
Mientras que los nacionalismos europeos y americanos occidentales se separaron de la religión en Israel sucedió lo contrario: La ciudadanía mezcla estado y religión, y al hacerlo, se convirtió en la nación de un pueblo definido en términos religiosos.

Según Carlo Stranger, esto paso porque se le otorgó a una pequeña facción de este grupo religioso - los ortodoxos - el derecho de controlar la definición de la membrecía en el judaísmo. En otras palabras, el Estado sionista voluntariamente entregó la más poderosa prerrogativa de los estados y las naciones - el derecho a definir los ciudadanos - a los mismos rabinos ortodoxos que habían controlado la vida en el gueto. La visión de los Judíos ortodoxos no reconocen la teología y las soluciones creativas que otras denominaciones judías han encontrado en el mundo moderno.


En otras palabras : el judaísmo floreció más en los países cristianos liberales que en el propio Israel , y esto por una sencilla razón : porque el mecanismo incorporado que discrimina a los no judíos (principalmente árabes ) es el mismo que excluye y discrimina contra las confesiones judías no ortodoxas en Israel.

Este es un hecho impresionante. Pero lo más sorprendente de este hecho es que los Judios de todo el mundo y de Israel no han tomado nota de esta situación.

¿Cómo se explica la indiferencia de tantos judíos, de todo el mundo a protestar contra la trayectoria política, un tanto anómala de Israel?

Permítanme sugerir esto: en la decisión de 2013 de los jueces de la Corte Suprema, en las declaraciones de Ovadia Yosef , en la exclusión del judaísmo liberal de Israel , y la aceptación de los Judios por la cultura política no liberal de Israel , se basa en el mismo modo de pensamiento que considera que la vocación principal de Estado de Israel es "preservar" la judeidad - entendida como una categoría genética , étnica y religiosa .

Los sociólogos llaman a tales modos básicos de pensamiento" esquemas culturales".

Un esquema cultural es una manera inconsciente de comprensión, interpretación y organización del mundo. Por ejemplo, durante muchos siglos, los Judíos favorecieron la alfabetización y el aprendizaje más que los cristianos debido a las diferencias teológicas entre las dos religiones. Estas características teológicas se convierten en un rasgo cultural cuando se organizan en instituciones que permiten su transmisión.

En este ejemplo, el jeder (escuela primaria) y la yeshiva (escuela religiosa) fueron las instituciones que trasmitieron y reprodujeron el valor de la alfabetización y el aprendizaje entre los Judíos de sexo masculino, y fueron reforzados por otras instituciones: los sabios recibieron posiciones importantes en la comunidad, becas para continuar el aprendizaje y ocuparon el primer lugar en el mercado matrimonial. El jeder, la yeshiva, el matrimonio y las recompensas económicas concurrieron a mantener el valor de erudición entre las comunidades judías.

Por lo tanto, para tratar de entender por qué y cómo las prácticas discriminatorias de Israel pasan prácticamente desapercibidas, tenemos que entender tanto las creencias e instituciones que permitieron la continuidad del judaísmo:

Una relación privilegiada con Dios.

Los Judíos constituyen una entidad sociológica notable y totalmente excepcional que superó , con creatividad y obstinadamente , dos grandes obstáculos para su existencia: el de la fragmentación espacial y el de la continuidad temporal.


Fragmentación espacial: El exilio de Babilonia marcó un profundo desafío para los Judíos, esparcidos a lo largo del mundo . Y, sin embargo, a pesar del exilio y la dispersión posterior, ningún pueblo ha logrado, al igual que los judíos, existir en tantos países diferentes y tomar tantas formas culturales. Al mismo tiempo se siguieron concibiendo a sí mismos como una sola comunidad y esto desde hace más de 2.500 años.

En momento en que las comunicaciones y el transporte eran inciertas o inexistentes, los Judíos de diferentes comunidades de todo el mundo tejieron relaciones profundas y por lo tanto constituyeron una unidad sociológica excepcional que trascendió localidad y espacio.

Continuidad temporal.

Pero un logro aún más notable ha sido que los Judíos lograron conservar su identidad religiosa y étnica a pesar de la incesante violencia que recibieron de otras religiones: el Cristianismo y, en menor medida, pero aún existente, el Islam.

No ha habido gente en la historia que haya sido objeto de tan persistente desprecio, odio y violencia como los Judíos.

A pesar del hecho de que carecían de la soberanía política, fueron convertidos por la fuerza, vistos como encarnación del mal y acusados del peor delito – deicidio. No obstante, los judíos mantuvieron su existencia a lo largo de los siglos. Los judíos eran la minoría por excelencia. Heroicamente sobrevivieron a la amenaza constante de las masacres, la conversión, el encarcelamiento, la expropiación de tierras y el odio.


Lo que permitió a los judíos para lograr la hazaña de superar la fragmentación espacial y los ataques incesantes de su existencia e identidad era la creencia metafísica en su propia eternidad, resultado de la idea de que los judíos tenían una relación privilegiada con Dios.

Incluso San Pablo, que contribuyó más que nadie a la creación y difusión el cristianismo - estaba convencido de que Dios había escogido a los Judíos para que imponga la Ley en el mundo.

Los Judíos tuvieron un excepcional sentido de su misión histórica en el gran plan de Dios para la humanidad. Esta narrativa ayudó a los judíos más allá de las contingencias de tiempo y localidad, a forjar un sentido metafísico de su identidad, más allá del espacio y el tiempo.

La creencia teológica de que los Judíos eran eternos les llevó a una relación especial con Dios que le había encomendado una misión única e implicó una serie de creencias y prácticas ( la Halajá es una poderosa manera de institucionalizar creencias , haciéndolas tangible , objetiva , y por lo tanto altamente transmisible en la vida cotidiana) .

Una creencia central es que los Judíos formaban una sola persona unificada, con una esencia común.

Ellos fueron la primera comunidad transnacional en la historia, una hazaña lograda debido a la creencia en una esencia llamada el "pueblo judío " (esa creencia, en sí misma, crea la realidad del pueblo judío.)


Esta poderosa creencia significa entonces, que los judíos, que fueron excluidos de la membrecía de las naciones en que vivían, sin embargo compartían lazos de solidaridad con otros Judíos distantes y no con aquellos con quienes compartían un territorio.

Podemos argumentar que para los Judíos, los lazos de integrar un pueblo coexisten poderosamente (o son anteriores a ) a los lazos de la tierra y la nacionalidad. La misma existencia de la Agencia Judía se basa en esta idea, ya que presupone que los judíos de todo el mundo tienen un lugar privilegiado y una relación a priori de pertenencia a Israel.


Junto con su notable capacidad para la transnacionalidad, la existencia de los Judíos " en gran parte de la Europa cristiana y los países islámicos era muy precaria .

Los Judíos fueron reducidos con frecuencia a la humillante posición de solicitar la autorización de asentamiento (muchas ciudades europeas no permitían a los Judíos establecerse) y a menudo fueron expulsados de sus lugares de residencia ( un ejemplo entre muchos : en 1290 , Eduardo I de Inglaterra emitió un edicto de expulsión de los Judíos de Inglaterra). Los Judíos fueron a menudo obligados a vivir en barrios separados de los de la población general (como el gueto en el siglo XVI en Venecia, el mellah marroquí, o los guetos de Europa del Este).

Los Guetos y la separación de la población mayoritaria eran la regla.

Pero lo que hizo del pueblo judío, único, es que esta exclusión geográfica sistemática resonó con una poderosa teología judía que hacía hincapié en la separación radical entre Judíos y no Judíos.

Fuente: Haaretz

 Comparta este articulo con sus contactos:

 Tweet   

 

Ir a página principal