Pequeñas reflexiones en torno a Shavuot.

Jorge Tachauer Sebök

Shavuot tiene 4 nombres:

1) Jag Shavuot = fiesta de las semanas por celebrarse después de finalizar las 7 semanas (una semana de semanas) de la cuenta del Omer.
2) Jag HaKatzir = fiesta de la cosecha. En Israel, en ese tiempo se cosechaba en especial trigo.
3) Jag HaBikurim = empezaba la temporada de ofrenda de primicias al Bet HaMikdash de Yerushalaim.
4) Zman Matan Torateinu = época de entrega de la Torá al pueblo de Israel (año 2448 a.e.c.) en el monte Sinaí.

      Por cierto, este último nombre suena para nosotros como el más importante, tomando en consideración que el pueblo judío está disperso por todos los continentes.
     
Yo le agregaría un 5º nombre:
"Fiesta de la verdadera libertad".

     ¿Cómo que libertad?, si recibimos una serie de leyes inmutables que reglamentan, en general, nuestras relaciones con D-s (1º al 5º mandamiento) y entre nosotros (6º al 10º mandamiento). Estas normas básicas fueron complementadas por numerosas leyes halájicas, talmúdicas, mitzvot (por ejemplo, pensemos en las 613 mitzvot enunciadas por Maimónides), etc., que se "meten" en nuestra vida desde que nacemos hasta que morimos, desde que despertamos en la mañana hasta que nos quedamos dormidos en la noche.

     Tenemos la opción de acatar y vivir esa "libertad reglamentada", elevando de paso nuestro espíritu y nuestro sentido de lo trascendente, buscando, de paso, nuestra felicidad y la del prójimo. También tenemos la opción de no acatar y vivir a nuestro mejor saber y entender.

     Hay un escritor, crítico y traductor estadounidense, Ludwig Lewisohn (1882.1955). Luchó fuertemente contra el asimilacionismo;  en una de sus obras dedicadas al judaísmo (que no fueron la mayoría) titulada "¿Qué es la herencia judía?" escribió:
"LIBERTAD ES LA POSIBILIDAD DE ELEGIR LAS LEYES QUE NOS VAN A REGIR".
Ahí está, para nosotros, la base de lo que representa la trascendencia de Shavuot.

¿Qué es la Libertad?

Definiciones hay desde innumerables puntos de vista.
Con la ayuda del tomo II del Diccionario Filosófico de José Ferrater Mora, uno de los mejores (sino el mejor) en español, tenemos que libertad es:

* Posibilidad de autodeterminación.
* Posibilidad de elección.
* Acto voluntario.
* Espontaneidad.
* Margen de indeterminación.
* Ausencia de interferencia.
* Liberación FRENTE a algo.
* Liberación PARA algo.
* Realización de una necesidad.
* Y un largo etcétera.

        En la mayoría de sus acepciones, Libertad tiene que ver con ACCIÓN, con actos físicos o mentales efectuados en la búsqueda de un fin. A veces no es más que una preparación mental seguida de una acción inmanente a consecuencias de la cual puede producirse un efecto trascendente.

        A su vez, el concepto de Libertad se manifiesta en conceptos como: albedrío, autonomía, buena voluntad, conciencia moral, deber, determinación, determinismo, indeterminismo, indiferencia, etc.

       Toda esa larga cantidad de conceptos derivados directa o indirectamente de Shavuot, de la recepción de los Tablas de la Ley, base de la Torá, en el Sinaí, desencadenan en cada uno de nosotros un sentimiento de libertad justa, razonada y emotiva a la vez.

Intuitivamente sabemos que la Libertad sin límites, desenfrenada termina en la autodestrucción del individuo o del pueblo que se cree con derecho a ejercerla de esa forma. Hay deberes y derechos emanados de un cuerpo legal. Debemos guardar, recordar y practicar las obligaciones éticas emanadas del Sinaí y tendremos derecho a disfrutar de una vida moralmente sana y plena. Una vida con logros materiales pero sin una base ética es poco duradera. La vida judía lleva cerca de 4500 años desde la entrega de la Torá, y está ética y moralmente sana pese a todas las presiones y estímulos negativos recibidos durante este largo plazo.

De aquí surge un problema filosófico muy latente hoy también:

¿Cuáles son los límites de nuestra Libertad?

      En una situación ideal e hipotética, si viviéramos solos en una isla, probablemente nuestra Libertad estaría cerca de ser ilimitada. Si en una isla muy grande vivieran dos personas muy alejadas entre sí, es probable también que la libertad de ellos sería individualmente ilimitada.

      Pero en la vida real, los seres humanos, aunque vivan en islas, no hombres-islas o mujeres-islas. No vivimos lo suficientemente solos como para hacerlo suponiendo que podemos hacer lo que se nos antoje.

      Nuestra libertad termina donde empieza la libertad de nuestro prójimo, sea en lo material, sea en lo emotivo, sea en lo que sea. Es en este punto donde debemos transar, en cuanto a que debemos considerar la existencia del prójimo; es un punto en común donde debemos ponernos de acuerdo de alguna manera con el "otro", partiendo con la aceptación de su "otredad" y siguiendo con una negociación respetuosa y digna para las partes involucradas.

         Shavuot nos da el mensaje: NO ESTÁS SOLO EN EL MUNDO, HAY OTROS SERES CON QUIENES DEBES CONVIVIR. Si quieres ser respetado debes respetar. Aparecen conceptos que debemos llevar a la práctica: tolerancia, respeto, empatía, solidaridad, generosidad, que debemos aplicar a diario.


 

Source: Haaretz

 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal