Home Quienes Somos Cartas Opiniones Vida Comunitaria Israel y Medio Oriente Diálogo Mundo Judío Crónica Gente English
 OPINIONES... "Del mismo modo que los rostros de los seres humanos difieren uno del otro, también son distintas sus convicciones. Y del mismo modo que puedes tolerar un rostro distinto al tuyo, debes tolerar las opiniones de gente que piensa de manera distinta que tu."
Sabiduría del Rabi de Kotsk

Recibimos sus artículos o comentarios, para posible publicación en:contacto@anajnu.cl 

PUNTOS DE VISTA
 

Barenboim no es Charlie

Julián Schvindlerman
Cada tanto, el telón se corre antes de tiempo, las luces se encienden anticipadamente, caen las máscaras, y el actor queda expuesto por lo que es, a la vista de todos. Semejante momento ocurrió días atrás en España con Daniel Barenboim en escena.
 

AMIA: el temor ha vuelto

Yael Schnitzer, Periodista
La primera gran alarma en Sudamérica sonó hace más de 20 años. Cuando una bomba explotó a las afueras de la embajada israelí en Argentina, dejando 29 muertos en 1992. Dos años después, un nuevo ataque terrorista apuntó al corazón de la comunidad judía en Buenos Aires
 

Cuando manda la mafia

Alberto Mazor
El Estado de derecho reclama el cumplimiento de las normas para todos y un espacio de dilucidación de conflictos que funcione de verdad. Cuando eso no ocurre nadie está seguro.
 
Hamás, Europa y sus judíos evanescentes
Hermann Tertsch
Periodista. Columnista de ABC, analista de Telemadrid y 13TV, fue corresponsal y subdirector y jefe de opinión de El País. Unos jóvenes han logrado salir por una ventana y él los ha perseguido, alcanzado y acuchillado también.
 

El objetivo

Pilar Rahola
Creer que "si nos portamos bien no nos matarán" es cometer el mismo error de Chamberlain con Hitler.
Este es el último artículo que dedico a la tragedia de París y al fenómeno yihadista que lo ha perpetrado.
 
Opiniones anteriores

No es nada personal, son sólo negocios…che
Tiberio Yosif Klein


Esta frase, atribuida a Don Vito Corleone, el célebre padrino del libro de Mario Puzzo, “El Padrino”, en realidad no fue dicha por el personaje. Por el contrario, en la novela su hijo, conversando con el Conseglieri Tom Hagen, le decía que “todo es personal”. La novela relata una época en la que las familias mafiosas italianas tenían un código de honor, el que en estos días ha desaparecido casi por completo.

Hay muchas organizaciones delictivas con su propio código que los miembros deben respetar a costa de su muerte. En Calabria, al sur de Italia, está la ´Ndrangheta. En la Campania, norte de Italia, está la Camorra, y en la Apulia tenemos a la Sacra Corona Unita. Sin embargo la organización criminal italiana más conocida es la Cosa Nostra, desarrollada a mediados del siglo XIX en Sicilia, Italia, fundada por Giuseppe Mazzini. Es tan conocida por haber sido exportada, junto a muchos de sus miembros, a Estados Unidos, donde cada estado, ciudad y barrio es dirigido por una “familia”, la que está dividida en rangos que van desde los soldati, los capos y los conseglieri, hasta los de más alto rango dentro de la familia, cuya palabra es ley. La Cosa Nostra de Sicilia se denomina también Mafia porque sus miembros se auto denominaban mafiosos, hombres de honor. Tenían y tienen el código de la Omertá o Ley del Silencio, que si no se respetase es punible con la muerte.

Pero no sólo las organizaciones criminales son las que se dedican a actos delictivos. A lo largo de la historia han sido muchos los casos en los que al eliminar a quien se debe algo, esa deuda por supuesto prescribe. Durante la Edad Media había judíos europeos que eran muy ricos, y prestaban dinero a reyes. Para no pagar, simplemente todos los judíos eran expulsados del país, por lo que la deuda quedaba en nada y la expulsión masiva lo disimulaba. Eso fue lo que le ocurrió a los Templarios, la orden religiosa del Templo, que era muy rica y había prestado muchísimo dinero al Papa Clemente V y al rey de Francia Felipe IV. Para eliminar la deuda, ambos hicieron una razzia el viernes 13 de octubre de 1307 para hacer desaparecer la orden y sus dirigentes.

(Ese viernes 13 sería el origen de que sea considerado un día “de mala suerte”. Otra versión dice que los vikingos pensaban que el treceavo a la mesa sería el dios Locke, del caos y la muerte)

Más cerca a la actualidad, Sadam Hussein pretendió hacer lo mismo al invadir Kuwait, país al que debía mucho dinero desde su fallida guerra con Irán; lo que no le resultó gracias al ataque de Estados Unidos y sus aliados.

Ha habido varios casos de “suicidios” sospechosos a lo largo de la historia, la mayoría de los cuales no fueron resueltos y negocios turbios. La empresa Armscor de Sudáfrica facilitó años atrás al empresario chileno Carlos Cardoen la producción de bombas de racimo y le dio la licencia para producir cañones G-5 y G-6. Cardoen traspasó a Hussein la tecnología, y éste obtuvo los cañones que quería para su guerra contra Irán, a cambio de petróleo para Sudáfrica. Jonathan Moyle, “periodista” británico que cubría la Fisa, Feria Internacional en Santiago, que en realidad era agente británico, apareció “suicidado” en su habitación del hotel Carrera de Santiago, con una bolsa de plástico en su cabeza, que las autoridades dijeron “se la había puesto él mismo para satisfacerse sexualmente”. Había averiguado demasiado. El experto George Bull que trabajaba en el supercañón que interesaba a los iraquíes fue asesinado en 1990, y también lo fue André Cools, ex delegado del primer ministro de Bélgica, que investigaba el suministro de los propelentes para los proyectiles del supercañón, ambos en Chile.

En Argentina los “suicidios” no son algo nuevo. Durante el mandato de Carlos Menem (1989 – 1999), su hijo, Carlos Facundo Menem, en 1995 tuvo un “accidente” con su helicóptero que cayó a tierra. Hubo varios testigos de que la nave había sido alcanzada por disparos hechos desde tierra, los que la habían hecho caer. No pocos de esos testigos, más varios investigadores, murieron en circunstancias poco claras.  Menem no hizo nada por dilucidar el caso, y se ha dicho que fue en represalia por no haberle cumplido a iraníes.

Lourdes Di Natale, secretaria de Emir Yoma, cuñado de Menem, iba a declarar en los tribunales sobre un escándalo de contrabando de armas a Ecuador y Croacia, pero antes cayó desde el balcón de su departamento en “un accidente” que la impidió declarar.  Marta Meza, amante de Menem y madre de un hijo de él, Carlos Nair Meza, dio entrevistas a la revista Noticias sobre su hijo con el mandatario. Este se querelló, pero ella “se suicidó” con veneno para ratas. Durante el mismo período de Menem el empresario Alberto Cattaneo iba a declarar sobre un escándalo de sobornos entre el banco Nación y la empresa IBM, pero antes apareció ahorcado con un artículo del asunto en su boca. El entonces titular de Aduana, Rodolfo Etchegoyen, renunció a su cargo debido a que se supo de negociados y corrupción en esa organización. Iba a aportar datos a los tribunales, pero antes se “suicidó” de un balazo en la sien izquierda, a pesar de que era diestro. Alfredo Yabrán, concesionario del correo público, con lo que se hizo millonario, amenazó a un fotógrafo, José Luis Cabezas, que tenía antecedentes de que Yabrán era testaferro de Menem. Cabezas fue asesinado, y Yabrán se “suicidó” de un tiro de escopeta.

La verdad es que han sido tantos los casos extraños sucedidos en Argentina, que en todo caso no es el único país donde pasa este tipo de extraordinarios “fenómenos”, que sería largo enumerarlos. En este momento el caso del extraño “suicidio” (para el oficialismo argentino) del fiscal Nisman tiene a la opinión pública, no sólo de Argentina sino mundial, sorprendida, o más bien encolerizada. Porque independiente de lo que se investigue y concluya, los antecedentes son tan similares a lo que ha sucedido anteriormente en ese país que no hay mucho donde especular.

El fiscal contaba con guardia personal para cuidarlo que no estaba con él. El jefe de Inteligencia de Argentina fue el primero que llegó al departamento, antes que ningún fiscal o juez. Sin pretender acusar a nadie, es conocido como en no pocos casos detectives inescrupulosos “plantan” pruebas en una escena de crimen para acusar a ciertas personas, por mucho que no tenga nada que ver. ¿A qué llegó tan rápido, sin que nadie lo llamara, y quien le avisó? Y los guardias, al no responder el fiscal las llamadas a la puerta ¡fueron a llamar a su madre, en vez de abrir la puerta a la fuerza para ver qué pasaba! Y lo hicieron muchas horas después. Como si fuera poco, recién se “descubrió” que había un pasaje de ventilación que daba a otro departamento, que supuestamente no conocían los cuidadores del fiscal, y que era alojado por un “extranjero”.

Son tantas las incoherencias del caso que ni vale la pena enumerarlas. Tantas como el hecho insólito de que tras veinte años, aún no se descubrió a los hechores del ataque a la Embajada de Israel y a la Amia en Buenos Aires, excepto los nombres de los iraníes implicados, a los que Interpol no ha intentado detener. En la televisión argentina son varios los personeros de gobierno que han pretendido desacreditar los antecedentes que el fiscal Nisman tenía, pero las dudas con que hablan los descubren. Las razones esgrimidas por el fiscal son claras: acuerdo de impunidad con Irán con la condición de intercambiar petróleo por granos.

Durante los regímenes dictatoriales en Chile, en Argentina, en Brasil y otros lados, los “suicidios” eran un lugar común. Como el del carpintero Alegría en Chile, que era testigo de asesinatos, y que se “suicidó” cortándose ambas muñecas hasta los huesos, de tal manera que era físicamente imposible que lo hubiera hecho él mismo. O el caso del payador “Piojo” Salinas, que fue ametrallado en su casa con su mujer e hijos pequeños, con el pretexto de haber atacado él a los agentes de la dictadura.

Pero en una democracia, frente a todos, ante quienes tienen la facultad de investigar, ante un Congreso, ante un Poder Judicial, liberarse de ser acusados personeros del Poder Ejecutivo eliminando a quien podría denunciarlos, tiene una connotación tan siniestra que es difícil calificarla.

Por desgracia, al parecer en Argentina la impunidad es costumbre de muchos años. Tal como no se ha “podido” dilucidar el atentado contra la Amia y la Embajada de Israel, tal como no ha sido posible encontrar a los responsables de los “suicidios” ocurridos en el pasado, no sería para nada extraño que finalmente sea muy “difícil” esclarecer lo ocurrido al fiscal Nisman. Como se dice en España, “muerto el perro se acabó la rabia”. Nisman está muerto, y lo que se diga en adelante sólo dependerá de la suerte que tengan los que denunciaría, ya que otros fiscales y eventuales testigos estarán muy atemorizados como para decir nada. En todo caso, “no fue nada personal, sólo son negocios”.

WWW.TIBERIOYOSIF.COM
        (En esta página Web puede obtener los libros de Tiberio Yosif Klein y leer sus  artículos, con  posibilidad de traducción al hebreo, inglés, francés y alemán)

Opiniones anteriores
PUNTOS DE VISTA
 

Asalto al poder estadounidense

Daniel Kupervaser
Difícilmente James Vanderbilt pensó en su momento que su imaginación estaba anticipándose a una realidad. Su guión de la película "Asalto al poder" ("White House down", EE.UU 2013) detalla los acontecimientos de la toma de la Casa Blanca por un grupo terrorista.
 

Mordiendo su propia mano

Tiberio Yosif Klein
Al observar sin pasión lo que sucede en Argentina, no es fácil dejar de preguntarse cómo es posible que un judío como el canciller Timmerman prefiera juntarse con los enemigos jurados de su pueblo sólo para seguir percibiendo los dividendos económicos que seguramente obtiene gracias a su cargo
 

Y a los argentinos nos
instalaron el miedo

Dr. Guido Maisuls
El miedo es una de las emociones más básicas e instintivas del ser humano, un mecanismo de alerta para enfrentar los riesgos y amenazas sobre nuestra existencia cotidiana como por ejemplo una catástrofe natural, una enfermedad letal y contagiosa, una crisis económica devastadora, etc.
 

S.O.S Nisman

Natalio Daitch, Buenos Aires-Argentina
Luego de anunciar en forma pública su acusación de tan alto voltaje, el Fiscal A. Nisman quedo solo, y esperando frente a un gobierno que ostenta todo el poder y la capacidad para reducir y pulverizar a propios y ajenos y todos aquellos que rebelándose necesiten gritar que no pueden continuar más en la obsecuencia o tolerando esta terrible postura de genuflexos.
 
Opiniones anteriores

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal