Chile y el Holocausto, carta publicada en El Mercurio

 
Señor Director:

En su ilustrativo artículo del domingo sobre la conmemoración del Holocausto en el mundo, M. Cordano cita al señor Karel Frakapane, encargado del programa de Educación sobre el Holocausto de la Unesco. Allí se afirma que "Chile no entra en la categoría de los países parcialmente vinculados a esos sucesos" y pese a ello se felicita que se aluda al exterminio en los programas de estudio de primero y cuarto medio. Es muy importante corregir esa afirmación.

En los años cuarenta, el cónsul general de Chile en Praga -asumiendo el reemplazo del cónsul de Paraguay, expulsado por ser judío- entregó a la Gestapo las visas y pasaportes de cerca de 1.600 judíos que debían emigrar temporalmente a Paraguay y que eran conservados en secreto por el cónsul expulsado. Todos los judíos fueron enviados a Auschwitz y Theresienstadt, en donde fueron asesinados.

Los documentos originales se conservan en el Politischen Archiv del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania. Entre las víctimas se encontraba el abuelo de un chileno que escapó y que llegó a ser rector de una gran universidad chilena. Ojalá los estudiantes de hoy supieran que Chile aportó un hechor y con ello tuvo participación activa en el Holocausto.

Víctor Farías Profesor y Doctor en Filosofía

 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal