Cristianos, aquí y allá- una comparación ineludible

Ana Jerozolimski


Como todos los años, también esta vez, en Semana Santa, fuimos a la Ciudad Vieja de Jerusalem a recabar testimonios de fieles cristianos sobre sus días sagrados, sobre cómo los señalan, qué los une y qué los divide. Vimos a los peregrinos llegados de distintos confines del mundo, colmando el Santo Sepulcro, recorriendo la Via Dolorosa, generalmente con el sacerdote o uno de los miembros del grupo al frente, con una gran cruz como punto principal de referencia al que seguir.

La policía israelí montaba guardia a los costados del camino, para garantizar la seguridad de los peregrinos. Cuidaban el paso de los frailes Franciscanos con las sotanas marrones, de los armenios con su gorro "en punta", de los greco-ortodoxos de negro como ellos...y simplemente de todos aquellos que acudían a su santuario.

"Lo característico aquí es la tranquilidad, la seguridad con la que podemos celebrar", nos dijo el Fr.Agustino Pelayo, oriundo de México, Director de la Oficina de Información Cristiana en la puerta de Jaffa. "Aquí no tenemos ningún problema", nos aseguró Begonia Azkue, de Bilbao, que se decía privilegiada "porque esta es la vez número 26 que llego a Jerusalem, y como siempre, me siento bien y muy respetada".

Y mientras desde el Vaticano el Papa Francisco habla contra "la locura jihadista", en el terreno mismo, los propios fieles manifiestan preocupación por lo que sucede fuera de sus fronteras, pero en su misma región: cristianos perseguidos, degollados, torturados y asesinados, por fanáticos musulmanes seguros de estar cumpliendo la palabra de Alá.

La comparación, es inevitable. Y tomamos conciencia de la necesidad de destacarla, precisamente por saber cómo suele reaccionar el resorte mundial cuando Israel está involucrado en una situación de guerra en la que lamentablemente mueren civiles, y porque vemos qué poco se dice cuando son los jihadistas los que matan.Y no en el curso de un hecho bélico mientras intentan defenderse de quienes los atacan, sino por su iniciativa, simplemente para matar a quienes piensan diferente.

Y no vemos manifestaciones multitudinarias en Occidente, ni a nadie rasgándose las vestiduras, ni iniciativas de grandes condenas en la ONU...en el mejor de los casos, sólo algún lamento y expresión de horror..a pesar de las atrocidades cometidas.

Eso, a pesar de que los propios asesinos se vanaglorian con la elección de sus víctimas: "Hay numerosos cuerpos de cristianos sin vida", dijo el jueves último el portavoz de los terroristas islamistas de Al-Shabaab que atacaron la universidad de Garissa en Kenya, matando a casi 150 civiles, tras formular preguntas sobre Islam a cada uno y decidir, de acuerdo a la respuesta, quién era musulmán -y podía vivir-y quién cristiano, y sería baleado al instante.

Una lista parcial publicada por el portal cristiano "TheReligion of Peace" que hace el seguimiento de los ataques sufridos por cristianos a manos de extremistas musulmanes-explicando que la mayor parte de los actos de violencia no son reportados- muestra un cuadro sombrío. Numerosos atentados contra civiles cristianos e instituciones religiosas cristianas se registran desde hace años en Nigeria, Pakistán, Somalia , Siria, Irak, Indonesia, Kenya, Uganda, Afganistán, Camerún y Yemen, entre otros países.

La lista incluye ataques registrados desde el 11 de setiembre del 2001, fecha que a distintos niveles es vista en general como simbólica en términos de choque frontal entre los valores de la libertad y las interpretaciones radicales del Islam.

Aquí, a los efectos de circunscribir este análisis en un tiempo más reciente, resumimos los hechos del año pasado, 2014, y el primer trimestre, ya finalizado, del año en curso.

- Estudiando el amplio y exhaustivo detalle, vemos que uno de los peores escenarios de los asesinatos ha sido Nigeria, donde impera el dominio de BokoHaram. Más de cien cristianos fueron asesinados allí en lo que va del año en curso. Otros casi 2700, lo fueron en el 2014.

-También en Irak y Siria, con el avance del Estado Islámico, los asesinatos de los cristianos así como también de otras minorías ( y de todos aquellos musulmanes que discrepan con la organización), han estado a la orden del día.

- La persecución de cristianos no se manifiesta solamente en cantidad de muertos. Los ya mencionados yihadistas de BokoHaram, por ejemplo, secuestraron el año pasado a 300 niñas cristianas, a las que obligaron a convertirse al Islam y a quienes anunciaron venderían en el mercado "porque así lo determina Alá", según dijo su líder.

- Han sido numerosos los ataques a iglesias e instituciones cristianas, terminando algunos de ellos "sólo" con heridos, sin muertos, por azar, claro está.

-Algunos ejemplos especialmente duros, de los atentados:

En la ciudad de Sirte, en Libia, una niña copta de 13 años fue secuestrada por islamistas el 25 de diciembre del año pasado, Navidad, y asesinada. Ese mismo día, en Mogadishu, Somalia, islamistas de Al-Shabaab atacaron cristianos durante una celebración navideña y mataron a cuatro de ellos.

A mediados de mes, terroristas atacaron en Nigeria una iglesia y mataron a diez aldeanos, entre ellos al propio pastor.

El 14 de diciembre último, en Mosul, Irak, el Estado Islámico tortura y asesina a tres cristianos. Dos días antes, en la ciudad de Kaliro en Uganda, un Imam mató a golpes a su propia hija de 15 años por haberse convertido al Cristianismo.El 9 de diciembre, un vicario en Bagdad reportó que cuatro niños cristianos irakíes habían sido decapitados por "rehusar seguir a Mahoma".Días antes, BokoHaram prendió fuego a iglesias en Nigeria y secuestró a 20 niñas para usarlas como esclavas sexuales. Y en Kenya, islamistas toman control de una cantera, separan a los trabajadores cristianos de los musulmanes, matan a 36 , algunos de ellos degollados. El método se repite cuando jihadistas se apoderan de un ómnibus en la ciudad kenyata de Mandera, identifican a los cristianos y matan tres decenas, entre ellos nueve mujeres.

En noviembre último, en la ciudad de Lahore en Pakistán, musulmanes queman vivos a un cristiano y su esposa embarazada, alegando que habían cometido "blasfemia". Fueron torturados durante dos días, antes de ser lanzados a un horno.

Y así sucesivamente, mes tras mes: granadas a la Iglesia de Cristo en Filipinas, el asesinato de una mujer cristiana y sus tres hijos, en su propia casa, en Bagdad, diez iglesias quemadas en un día por BokoHaram, y los fieles incendiados, ataques indiscriminados en aldeas cristianas , hacia fieles en camino a misa...y mucho más.

Aunque muy poco de esto salga en la prensa mundial, que suele referirse solamente los atentados de gran envergadura como el de la semana pasada en Kenya, los cristianos en países donde grupos radicales islámicos tienen fuerza y capacidad de acción, saben que están en peligro. Y los peregrinos cristianos que llegan de todos los confines del mundo a Israel, aún habiendo traído consigo la imagen de un lugar en conflicto, peligroso, lleno de tensiones, comprueban al arribar, que pueden ejercer su fe con plena libertad.

Fuente: Montevideo portal
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal