Fue antes un lugar de refugio para judíos
El zoológico de Varsovia abrirá un nuevo museo del Holocausto para niños

 


Moshé Tirosh es uno de los 300 judíos cuyas vidas fueron salvadas gracias al heroísmo poco conocido del director del zoológico de Varsovia, Jan Zabinski.
Jan, fue teniente de la resistencia polaca y protegió a los judíos en los laberintos subterráneos que conectaban las jaulas de las fieras, también usó instalaciones del zoológico como galpones de almacenamiento de armas para la resistencia. Asimismo, fue un científico meticuloso, cuyo estilo a veces era intimidante y podía pasar por descortés.
El próximo mes Tirosh, que ahora vive en Israel, volverá al zoológico para la apertura de un museo que celebra el heroísmo de Zabinski, al tiempo que conmemora el Holocausto.
El nuevo museo, en el cual los visitantes pueden recorrer la antigua villa de Zabinski en el zoológico y el laberinto de túneles renovado, incluye también el piano en el que Antonina, esposa de

Tirosh, advertía a los refugiados cuando los nazis se acercaban.
Tirosh narra una parte de su historia del siguiente modo: “En una noche de invierno del 1940 los Tirosh tenían que atravesar el puente Kierbedzia que separaba la casa de la familia con el zoológico donde ellos encontrarían refugio, el terror a los soldados nazis que custodiaban el lugar los invadía. Luego entenderían a qué se debía el fuerte olor que percibían, Tirosh padre, había forjado una estrategia para protegerlos de sus enemigos, y consistía en pedirle al conductor que se empape de olor a vodka de modo que los alemanes se percataran del fuerte olor a alcohol, y a sabiendas de que los polacos bebían grandes cantidades, no prestarían atención al carruaje y lo dejaron pasar sin inspección.
"El riesgo era enorme, pero mis padres sabían que nuestra única oportunidad de sobrevivir era llegar a ese zoológico", recordó Tirosh.

Fuente: Aurora
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal