Momentos en la historia judía: Mordejái Anielewicz

 


Este valiente y destacado joven judío nació en Wyszków (1919 o 1920), al noreste de Varsovia. Su madre Charel y su padre Abraham eran entonces dueños de un pequeño almacén. Se mudaron después del nacimiento de Mordejái a Povishla, un barrio pobre en los suburbios de Varsovia junto al río Vístula. Fue el primer comandante del levantamiento del gueto de Varsovia. Desde muy joven Mordejái Anielewicz integró el movimiento juvenil sionista socialista “Hashomer Hatzair”.

A inicio de la guerra el 7 de septiembre de 1939, una semana después de que Alemania atacara a Polonia Mordejái, huyó hacia Vilna en la Polonia oriental ocupada por la Unión Soviética tratando de lograr una ruta de escape a Eretz Israel (tierra de Israel), pero fue capturado por los soviéticos, poco tiempo después fue dejado en libertad. Cuando escuchó que los principales grupos judíos polacos habían escapado a Vilna, en Lituania, en aquel entonces bajo dominio soviético, Anielewicz viajó para allá e intentó convencer a sus compatriotas de que regresaran a Polonia a ayudar en la lucha contra la ocupación nazi. Volvió a Varsovia en 1940 con su novia Mira Fuchrer, donde organizó grupos guerrilleros en el gueto, participó en la elaboración de publicaciones clandestinas, organizó reuniones y seminarios, y viajó a otras ciudades para establecer contacto con otros grupos insurgentes.

En junio de 1941, Mordejái al enterarse de que se estaban perpetrando asesinatos en masa de judíos, formó una organización en el gueto de Varsovia. En el verano de 1942, Anielewicz estaba en el suroeste de Polonia (en aquel entonces anexado a Alemania, con el nombre de Provincia de Alta Silesia), intentando organizar a las fuerzas defensivas judías. Cuando regresó a Varsovia, descubrió que durante su ausencia había ocurrido una deportación masiva de judíos al campo de exterminio de Treblinka, y sólo 60.000 judíos de los 380.000 originales permanecían en el gueto.

Se unió a la Organización Judía Combatiente (ŻOB); este grupo de resistencia fue organizada el 28 de julio de 1942 en el gueto de Varsovia para resistir las deportaciones a Treblinka que se extendió durante dos meses. Durante las deportaciones del verano de 1942, la ZOB intentó en vano crear una resistencia dentro del gueto, pero las diferentes facciones políticas no lograban cooperar entre si y el grupo carecía de suficiente armamentos, por ello no pudo realizar ningún ataque eficaz en esa época.

Mordejái Anielewicz, al comprobar que la Organización Judía Combatiente (en polaco Zydowska Organizacja Bojowa, ZOB), era muy débil, la reorganizó completamente y donde la mayoría de los otros grupos clandestinos judíos se fusionaron con la ZOB, tomando conciencia de que debían resolver sus diferencias políticas e ideológicas religiosas para hacerle frente a sus verdugos y asesinos nazi. Para noviembre de 1942, Mordejái Anielewicz fue nombrado como comandante de la Organización y resistencia del gueto de Varsovia.

A inicios de 1943, estableció comunicación con el Armia Krajowa, el Ejército Territorial Polaco, recibiendo armas de este grupo polaco en el exilio.

El 18 de enero de 1943, los alemanes sorprendieron a los judíos con una segunda deportación, pero la ŻOB se lanzó a la lucha callejera y cuatro días después expulsaron a los sorprendidos alemanes deteniendo las deportaciones. Los judíos interpretaron esta acción como una victoria de la resistencia judía. Éste incidente, en el que Anielewicz jugó un papel fundamental, fue el que dio inicio al levantamiento del Gueto de Varsovia.

La deportación final de los judíos del gueto de Varsovia comenzó el 19 de abril de 1943. Fue la señal para que la resistencia comandada por Mordejái Anielewicz, se lanzaron a la rebelión conocida como Levantamiento del gueto de Varsovia. Después de un fuerte combate Mordejái y otros combatientes se refugiaron en su bunker en la calle Mila 18. A pesar de que era consciente que se acercaba el fin, en una de sus carta escribió: “El sueño de mi vida se ha hecho realidad he vivido para presenciar la resistencia judía en el gueto, en toda su grandeza y gloria”.

Hasta el 8 de mayo, la mayor parte de los combatientes de la ZOB se habían concentrado en su bunker central en el número 8 de la calle Mila. El bunker cayó en manos de los nazis ese mismo día y el combatiente Anielewicz y muchos de la resistencia murieron en combate. Los combatientes del ZOB no habían hecho planes para una retirada del gueto; su intención era continuar combatiendo hasta que cayera el último de sus integrantes de la resistencia. Sin embargo varias decenas de sus miembros lograron escapar con la ayuda de miembros de la ZOB que se encontraban en el sector polaco, quienes los guiaron a través de las redes de cloacas de la ciudad.

Fuente: Aurora
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal