Primero fueron judíos, ahora están matando a cristianos

Jorge Juárez Peñaflor


En este mundo globalizado, el planeta se ha convertido en una aldea que pone en peligro a las naciones democráticas. Y, por el bien de todos, es imperativo que el fascismo y el fundamentalismo religioso se entierren para siempre y que puedan florecer la tolerancia ideológica y religiosa en los países fundamentalistas. La historia está plagada de genocidios que nos pueden ilustrar para que no se repitan los hechos criminales de los que nos quieren imponer su fanatismo religioso y su forma de venerar a su Dios.

El sueño de cualquier religión fundamentalista, es acabar con los infieles usando el terror y la fuerza pública del Estado. ¿Quiénes son los infieles? Los que no rezan el mismo credo y no se inclinan hacia la Meca. Las persecuciones religiosas han sido el pan de cada día, haciendo grandes masacres en el nombre de Dios. Los que más han sufrido esa ignominia son los judíos, por ser un grupo religioso muy pequeño que estuvieron a punto de exterminarlos (Solución final), por los nazis que llegaron al poder sin golpe de estado; Hitler, traicionó las virtudes de los alemanes haciéndolos fascistas y criminales matando a judíos, a comunistas y a gitanos por el bien de la supuesta raza aria alemana.

Hoy tenemos en el Medio Oriente un gravísimo problema donde los musulmanes fundamentalistas en Irak y en Siria están masacrando a los cristianos, violando a las mujeres, matando a los niños y decapitando a los hombres. Los cristianos no tienen un Estado que los pueda defender; muy diferente de los judíos que ahora sí tienen un país para protegerse de las persecuciones y de las matanzas que era muy común que sucedieran en la Europa totalitaria.

Los judíos han sobrevivido a pesar de los ataques terroristas y las campañas de desprestigio a nivel mundial orquestadas por los judéofobos antisionistas de querer destruir Israel. Por lo pronto, el Estado Islámico (ISIS), está haciendo una aniquilación sistemática de los cristianos. ¿Qué opinarán los defensores de las democracias como el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa? Oh, los cristianos no importan, solo los terroristas de Hamás que atacan a Israel.

El Arzobispo,de la Iglesia Ortodoxa Cristiana, Antonio Chedraui, denuncio,“que los cristianos en Siria, son asesinados como si se tratara de animales, al tiempo que la Comunidad Internacional se ha tapado los ojos y no quieren escuchar”. Los estadounidenses y los europeos no han hecho nada, ya que los intereses que defienden no es la religión cristiana, ni la de los judíos, sino lo que les importa es el petróleo, hasta han invadido naciones árabes que tienen el codiciado oro negro.

Entonces, ¿cómo parar la matanza de cristianos en el Medio Oriente? El Papa, como líder espiritual mundial, junto con los mandatarios europeos y el Presidente Barack Obama, podrían hacer una cruzada de diálogo para que cesen los asesinatos de los cristianos. Si está ocurriendo este tipo de barbarie, es porque los europeos han sido indiferentes y no les han importado los cristianos guardando silencio…

La historia se está repitiendo con diferentes actores, antes la Iglesia, el populacho fanático y los nazis perseguían y mataban a los judíos; ahora el Estado Islámico está asesinando y decapitando cristianos porque quieren hacer una limpieza étnica y religiosa de los países árabes, como hace algunas décadas la hicieron matando y expulsando a los judíos de todo el territorio de Mahoma. Las naciones tienen derechos a la autodeterminación pero nunca asesinando a los que no son de su fe o de su raza.

La aldea en que se ha convertido el planeta Tierra, es bueno, y malo cuando una religión fundamentalista se quiere imponer con propósitos perversos de exterminar a los infieles que no son de la fe musulmana asesinando a los cristianos. ¿Dónde están los defensores de los Derechos Humanos y las protestas de los intelectuales europeos, o solamente importan los palestinos?

Así como en Occidente hay mezquitas musulmanas, tolerancia religiosa y racial. Así también debe haber en los países árabes que no tienen sinagogas judías y quedan pocas iglesias cristianas. Cualquier fascismo o fundamentalismo es mortal, incluso para los que lo promueven y lo practican, ya que las naciones jamás podrán vivir en paz y armonía sin tolerancia ideológica y religiosa.

Fuente: Periódico AM de Celaya 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal