Ascenso y caída del fundador de Estado Islámico

 


Samir Abd Muhammad al-Khlifawi  es   su nombre. Incluso su seudónimo más conocido, Haji Bakr, no era muy conocido.  El ex coronel del servicio de inteligencia de la fuerza de defensa aérea de Saddam Hussein había estado tirando en secreto las cuerdas en Estado Islámico ( EI) durante años. Los ex miembros del grupo le habían mencionado repetidamente como una de sus principales figuras. Aún así, nunca quedó claro cuál era exactamente su papel.

Pero cuando el arquitecto del Estado Islámico murió, dejó algo detrás: el modelo de estado que planeaba. En una carpeta llena de manuscritos organizativos, gráficos, listas y horarios, se describe el plan para dominar Siria.  Spiegel ha tenido acceso exclusivo a las 31 páginas .  


 La historia de esta colección de documentos se inicia en el momento en que pocos habían oído hablar todavía de "Estado islámico". Cuando el iraquí Haji Bakr viajó a Siria como parte de un grupo de avanzada  a finales de 2012, que tenía un plan aparentemente absurdo: EI captaría tanto territorio como  FUEposible en Siria. Luego, usando a Siria como una cabeza de playa, invadiría Irak.

Bakr se instaló en una casa discreta en Tal Rifaat, al norte de Alepo. La ciudad era una buena opción. En la década de 1980, muchos de sus habitantes se habían ido a trabajar a las naciones del Golfo, especialmente a Arabia Saudita. Cuando regresaron, algunos  trajeron consigo convicciones radicales y contactos. En 2013, Tal Rifaat se convertiría en fortaleza de EI 'en la provincia de Alepo, con cientos de combatientes apostados allí.

Fue allí que el "Señor de las Sombras", como algunos le llamaban, esbozó la estructura del Estado Islámico, todo el camino hasta el nivel local, las listas compiladas relativas a la infiltración gradual de aldeas.

 

Bakr puso en el papel, página por página las responsabilidades individuales, era nada menos que un modelo para una toma de posesión. No era un manifiesto de la fe, sino un plan técnicamente preciso para una "Inteligencia del Estado islámico."  


Este plan fue implementado con exactitud asombrosa en los meses siguientes. El plan siempre se iniciaría con el mismo detalle: El grupo reclutó seguidores bajo la pretensión de abrir una oficina de Dawah, un centro misionero islámico. De los que vinieron a escuchar conferencias y asistir a cursos sobre la vida islámica, fueron seleccionados uno o dos hombres y se les instruyó para espiar a su pueblo y obtener una amplia gama de información como ser:   

    Enumerar las familias poderosas.
    Nombre las personas poderosas en estas familias.
    Averigüe sus fuentes de ingresos.
     Averigüar los nombres de los dirigentes, las brigadas y su orientación política.
    Averigüar las actividades ilegales (según la ley de la Sharia), que podría ser utilizado para chantajear a ellos si es necesario.

A los espías se les pidió anotar detalles sobre si alguien era criminal, homosexual, espía, a fin de tener elementos para chantajear.  "Vamos a nombrar a los más inteligentes como jeques Sharia,"    "Vamos a entrenarlos por un tiempo y luego se los enviará a la acción." Como colofón, había añadido que varios "hermanos" serían seleccionados en cada ciudad para casarse con las hijas de las familias más influyentes, con el fin de "asegurar la penetración de estas familias."

Los espías fueron a averiguando lo más posible sobre las ciudades de destino: quienes vivían allí,  que familias eran religiosas,  a que escuela islámica de jurisprudencia religiosa pertenecían, el número de mezquitas, quienes eran su  imán, cuántas esposas e hijos que tenían. Otros detalles incluyen lo que los sermones del imam eran , si estaba más abierto al Sufi, o a la variante mística del Islam, si estaban con la oposición o con el régimen y si estaban dispuestos a acompañar la Yihad.  Bakr también quería respuestas a preguntas como: ¿El imam gana su sueldo? Si es así, ¿quién se lo paga? ¿Quién lo nombra? Por último: ¿Cuántas personas en el pueblo son partidarias de la democracia?

Se suponía que los agentes funcionarían como ondas de alerta sísmicas, enviadas para localizar las grietas más pequeñas. En fin, cualquier información que podría ser utilizado para dividir y someter a las poblaciones locales. Los informantes incluyeron  a ex espías de inteligencia,  opositores al régimen  de Siria que se había peleado con uno de los grupos rebeldes. Algunos eran también hombres y adolescentes que necesitan dinero. La mayoría de los hombres en la lista de informantes tenían entre 20 a 16 años. 


Los planes también incluían áreas como  la finanzas,  la educación, las comunicaciones y el transporte. Pero hay una, tema central que se repite constantemente: vigilancia, espionaje, asesinatos y secuestros.

Para cada consejo provincial, Bakr había designado un emir, o comandante, que estaría a los asesinatos, secuestros, francotiradores, comunicación y cifrado, así como un emir para supervisar a los otros emires - "en caso de que códigos.  El núcleo de este estado sería un mecanismo de relojería demoníaca  para extender el miedo.

  La palabra que Bakr utilizó para la conversión de los verdaderos musulmanes, takwin, no es  religiosa sino un término técnico que se traduce como "implementación".  Una palabra prosaica utilizada hace 1.200 años que los alquimistas chiíes utilizan para describir la creación de la vida artificial.

 

 Los comienzos en Irak

Parecía como si George Orwell hubiese sido el modelo para este engendro de vigilancia. Pero fue mucho más simple que eso. Bakr fue simplemente modificando lo que había aprendido en el pasado: el aparato de seguridad omnipresente de Saddam Hussein, en la que nadie, ni siquiera a los generales en el servicio de inteligencia, podía estar seguro de que no estaban siendo espiados.

El autor iraquí en el exilio, Kanan Makiya describió a el Irak de Hussein como la  "República del Miedo" en su libro, es decir un país en el que cualquier persona podría simplemente desaparecer.

 
Hay una simple razón por la que no hay mención en los escritos de Bakr de profecías relacionadas con el establecimiento de un Estado islámico presuntamente ordenado por Dios: Él cree que las convicciones religiosas fanáticas por sí solas no son suficientes para lograr la victoria. Pero él creía que la fe de los demás podría ser explotada.

En 2010, Bakr y un pequeño grupo de ex oficiales de inteligencia iraquíes  eligieron a Abu Bakr al-Baghdadi, como emir y "califa", más adelante  líder oficial del Estado islámico. Ellos razonaron que Baghdadi, un clérigo educado, le daría al grupo una cara religiosa.

Bakr era "un nacionalista, no un islamista", dice el periodista iraquí Hisham al-Hashimi. "El coronel Samir", como lo llama Hashimi, "era muy inteligente, firme y con una excelente logística." Pero cuando Paul Bremer, entonces jefe de la autoridad laboral de Estados Unidos en Bagdad ", disolvió el ejército por decreto en mayo de 2003, él quedó desempleado. 

Miles de oficiales sunitas bien entrenados fueron despojados de sus medios de subsistencia. Al hacerlo, Estados Unidos creó sus enemigos más encarnizados e inteligentes. Bakr pasó a la clandestinidad y se reunió con Abu Musab al-Zarqawi en la provincia de Anbar, en el oeste de Irak. Zarqawi, un jordano de nacimiento, anteriormente había dirigido un campo de entrenamiento para los peregrinos terroristas internacionales en Afganistán. A partir de 2003, él ganó notoriedad mundial como el autor intelectual de los ataques contra las Naciones Unidas, las tropas de Estados Unidos y los musulmanes chiítas. Él era aún demasiado radical para el ex líder de Al Qaeda Osama bin Laden. Zarqawi murió en un ataque aéreo estadounidense en 2006.

Aunque el Partido Baath dominante de Irak era laico, los dos sistemas comparten la convicción de que en última instancia el control sobre las masas deben estar en manos de una pequeña élite que no debe rendir cuentas a nadie.  

Bakr se convirtió gradualmente en uno de los líderes militares en Irak,  Sobrevivió a las oleadas de detenciones y asesinatos por unidades especiales estadounidenses e iraquíes, que amenazaban la existencia misma de la organización en 2010.

 Utilizaron el tiempo que compartían en Camp Bucca para establecer una amplia red de contactos. Los mejores líderes ya se conocían desde hace mucho tiempo.  


En 2010, la idea de tratar de derrotar a las fuerzas del gobierno iraquí militarmente parecía inútil. Sin embargo, una organización clandestina poderosa tomó forma a través de actos de terror. Cuando el levantamiento contra la dictadura del clan Assad estalló en la vecina Siria, los líderes de la organización detectan una oportunidad. A finales de 2012, particularmente en el norte, las fuerzas del gobierno antes omnipotentes habían sido derrotadas en gran parte del país. Ahora había cientos de consejos locales y brigadistas rebeldes. Era un estado de vulnerabilidad que el grupo estrechamente organizado de ex oficiales trató de explotar.

Los intentos de explicar  su rápido ascenso al poder varían dependiendo de quién está haciendo la explicación. Los expertos en terrorismo la clasifican  como una rama de al-Qaida. Los criminólogos la vencomo un holding, una compañía mafiosa. Los estudiosos de las humanidades apuntan a las declaraciones apocalípticas, su glorificación de la muerte y la creencia de que Estado Islámico participa en una misión santa.

Pero las visiones apocalípticas no son suficientes para capturar ciudades y hacerse cargo de dos países.  


EI tiene poco en común con sus predecesoras como al-Qaida aparte de su etiqueta yihadista.  

 EI comenzó tan discretamente que, un año más tarde, muchos sirios tuvieron que pensar por un momento acerca de cuándo los yihadistas habían aparecido en medio de ellos. En las oficinas Dawah que se abrieron en muchas ciudades del norte de Siria, en la primavera de 2013 había oficinas misioneras de aspecto inocente, no muy diferente a las de las organizaciones benéficas islámicas en el resto del  mundo.

Cuando una oficina abrió en Raqqa, "todo lo que dijo fue que eran 'hermanos', y nunca dijo una palabra sobre el" Estado islámico "," reporta un médico que huyó de la ciudad. Una oficina Dawah también se abrió en Manbij, una ciudad liberal en la provincia de Alepo, en la primavera de 2013. "No me había dado cuenta al principio", recuerda un joven activista de los derechos civiles.  Nunca hubiéramos sospechado que alguien que no sea el régimen que nos podría poner en peligro. Sólo cuando la lucha estalló en enero  nos enteramos de que Da'ish", el acrónimo árabe para EI " ya había alquilado varios apartamentos en el que podría almacenar armas y ocultar a sus hombres "

La situación era similar en las ciudades de al-Bab, Atarib y Azaz. Oficinas Dawah también se abrieron en la vecina provincia de Idlib a principios de 2013, en las ciudades de Sermada, Atmeh, Kafr Takharim, al-Dana y Salqin. Tan pronto como se había captado a "estudiantes" que podrían ser reclutados como espías, se amplió su presencia.   En las ciudades donde había demasiada resistencia o era incapaz de asegurarse suficientes partidarios, se eligió retirarse temporalmente. Al principio, su modus operandi era ampliar sin correr el riesgo de una resistencia abierta, y secuestrar o matar "a los individuos hostiles", al tiempo que negaba cualquier participación en estas actividades nefastas.

Los combatientes se movieron con discreción al principio. Bakr y la vanguardia no se habían mudado de Irak.  De hecho, habían prohibido explícitamente sus combatientes iraquíes ir a Siria. También optaron por no contratar a muchos sirios. Los líderes optaron por la opción más complicada : Ellos decidieron reunir a todos los radicales extranjeros que habían estado llegando a la región desde el verano de 2012. Los estudiantes de Arabia Saudita, los trabajadores  de Túnez y  europeos combatirían en Siria bajo el mando iraquí.

Ya a finales de 2012, campamentos militares se habían levantado en varios lugares. Al principio, nadie sabía a qué grupo pertenecían.  Los recién llegados recibieron dos meses de entrenamiento.  Los extranjeros no conocían a nadie fuera de sus compañeros, no tenía ninguna razón para mostrar misericordia y podrían desplegarse rápidamente en muchos lugares diferentes. Esto estaba en marcado contraste con los rebeldes sirios, que se centraron sobre todo en la defensa de sus lugares de origen y tuvieron que cuidar de sus familias y ayudar en la cosecha. En el otoño de 2013 2.650 combatientes extranjeros estaban  en la provincia de Alepo. Los tunecinos representaba un tercio del total, seguido por los saudíes, turcos, egipcios y, en menor número, chechenos, europeos e indonesios.

Más tarde los cuadros yihadistas fueron superados en número  por los rebeldes sirios. Aunque los rebeldes desconfiaban de los yihadistas,  no querían arriesgarse a la apertura de un segundo frente. Estado islámico, sin embargo, aumentó su influencia con un simple truco: Los hombres siempre aparecieron con máscaras negras, que no sólo  los hacía ver aterradores sino que  también significaba que nadie podía saber cuántos de ellos había en realidad. Cuando grupos de 200 combatientes aparecieron en cinco lugares diferentes, uno tras otro, no significa que se tiene a 1.000 personas? O 500? O sólo un poco más de 200? Además, los espías también se aseguraron de que es el liderazgo estaba constantemente informado de donde la población era débil o dividida.

 

   La captura de Raqqa

 La operación comenzó sutilmente y poco a poco se hizo más brutal   
Al Raqqa cayó en mano de los rebeldes en marzo de 2013, un ayuntamiento fue implementada rápidamente.  Fiel al plan de Haji Bakr, la fase de infiltración fue seguida por la eliminación de todas las personas que podrían haber sido opositores. La primera persona afectada fue la cabeza del consejo de la ciudad, que fue secuestrado a mediados de mayo de 2013, por hombres enmascarados. El siguiente en desaparecer fue el hermano de un novelista.   


 El sistema del miedo comenzó a afianzarse. A partir de julio, primera decenas y luego cientos de personas desaparecieron. A veces se encontraron sus cuerpos, pero por lo general desaparecían sin dejar rastro. En agosto, el   liderazgo militar envió varios coches conducidos por suicidas a la sede de la brigada de la FSA, los "nietos del Profeta", matando a decenas de combatientes y el resto huyó. 


El 17 de octubre de 2013, Estado Islámico llamó a todos los líderes cívicos, clérigos y abogados para una reunión. En ese momento, algunos pensaron que podría ser un gesto de conciliación. De las 300 personas que asistieron a la reunión, sólo dos hablaron en contra de la  ocupación, los secuestros y los asesinatos cometidos por EI.

Uno era Muhannad Habayebna, un activista de los derechos civiles y periodista muy conocido en la ciudad. Fue encontrado cinco días después atado y ejecutado con un disparo en la cabeza.  Sus amigos recibieron un correo electrónico anónimo con una foto de su cuerpo. El mensaje incluía una sola frase: "¿Estás triste por tu amigo " En cuestión de horas alrededor de 20 miembros de la oposición huyeron a Turquía.  


Poco tiempo después, los 14 jefes de los clanes más grandes dieron un juramento de lealtad al emir Abu Bakr al-Baghdadi. Hay incluso una película de la ceremonia. Eran jeques que habían jurado su lealtad inquebrantable al presidente sirio Bashar Assad sólo dos años antes.

La muerte de Haji Bakr

Hasta finales de 2013, todo iba de acuerdo al plan de Estado Islámico - o por lo menos de acuerdo con el plan de Haji Bakr. El califato fue expandiéndose pueblo por pueblo sin ser confrontado por los rebeldes sirios. De hecho, los rebeldes parecían paralizados.

Pero cuando torturaron a un líder rebelde muy querido y lo mataron,  sucedió algo inesperado. En todo el país, las brigadas de Siria - tanto seculares como partes del radical Frente Nusra - se unieron para combatir a Estado islámico.  

   
Haji Bakr se quedó en la pequeña ciudad de Tal Rifaat. Pero cuando los rebeldes  la atacaron a finales de enero de 2014, la ciudad se dividió en tan sólo unas horas. Una mitad se mantuvo bajo control, mientras que el otro sector  fue arrebatado por una de las brigadas locales. Haji Bakr estaba atrapado y fue eliminado.   Haji Bakr estaba muerto y los rebeldes locales llevaron  a su esposa en custodia.  

Fuente: MensuarioIdentidad
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal