El posible plan estratégico de Irán en Latinoamérica

Gabriel Saidman


Estos últimos días más de un gobierno, o incluso la opinión de la sociedad en general, critica el último acuerdo realizado entre EE.UU. e Irán. Esto se basa en que el mundo moderno centraliza su punto de atención marcándolo como uno de los logros más importantes alcanzado por los países en cuestión, y aunque no soy partidario de imponer sanciones económicas a los gobiernos, debo reconocer que aquí Irán consiguió alcanzar sus dos metas.

La primera en este caso sería aliviar su posición económica y a su vez tener la libertad de poder desarrollar uranio para sus próximos objetivos nucleares.

Hay quienes creen ser positivos diciendo que este acuerdo es lo mejor, o de lo contrario, que es el plan más importante para que Irán llegue a concretar sus ideas.

Quienes nos preocupamos por este acuerdo, no solo nos basamos en los últimos diez años en los cuales Irán consiguió la influencia en el mapa político dentro de Medio Oriente como también en el escenario internacional.

Para ser más específicos, Irán realizó un camino que le llevó 30 años construir. La revolución Islámica del año 1979 en Irán, que llevó al poder al Ayatola AlíHoseiníJameneí, marcó un antes y un después en la historia iraní.

Este suceso en el cual se declaró la nueva República Islámica en Irán, trajo a su fin el reinado de la Dinastía Pahlaví, la cual gobernó el país persa por más de 2500 años. Desde la fecha, Irán ha expandido toda su capacidad estratégica para colocar al resto del mundo bajo su ala de poder. Por su puesto que los primeros resultados vistos fueron en Medio Oriente y un ejemplo es la creación de la organización terrorista Hezbollah allá por los años 80’, siendo un satélite que operó desde una zona estratégica también bajo la influencia iraní.

Desde 1979 hasta la fecha podemos ver diferentes actividades lideradas por Irán para acrecentar su influencia más allá de los límites de Medio Oriente, el problema es que la opinión internacional colocó sus oídos en discursos dirigidos a los países occidentales, el mejor ejemplo -el cual ya detallé en artículos anteriores (1)- fue justamente el discurso dado frente a las Naciones Unidas por AlíHoseiníJameneí en Francia por 1978. En dicho discurso no atacó ni a EEUU ni tampoco ofendió el derecho de la mujer en la sociedad. Claro que debemos de tener en cuenta que el mismo discurso fue escrito por asesores del mismo líder espiritual -quien a su vez años atrás fue a educarse y capacitarse en distintos países occidentales-, y supieron asesorarlo en cómo se deberían llevar las políticas exteriores de Irán o mejor dicho cómo endulzar los oídos de occidente.

La revolución islámica en Irán supo trabajar bien esta política la cual le facilitó el camino a construir el gobierno que hoy conocemos. Después de más de 30 años Irán consiguió un logro más, como dije al principio, cancelar las sanciones y poder concretar sus primeros pasos en el enriquecimiento de uranio, esto siempre y cuando nos fijemos en cómo fueron trabajando para fortalecer su lobby dentro de las potencias mundiales, y siendo así Irán no se conformó con estos, y he aquí cuando Israel y el resto de la sociedad se deberían preguntar qué pasó con los países del tercer mundo, ¿cuál es su objetivo en ellos?

Quizás nos sorprenda ver que Irán no solo comienza un golpe de influencia, sino que también su presencia política en estos países va más allá de un cambio cultural o político. ¿Qué pasaría si Irán ve a estos países como base hacia un futuro más siniestro?

Durante estos últimos treinta años, Irán colocó su mirada en los países de Latinoamérica, construyendo un plan político estratégico.

Qué implicancias tiene la política iraní hacia Latinoamérica

Hace unos treinta años atrás llegó el primer funcionario iraní a América Latina, diez años después la ciudad de Buenos Aires sufrió los atentados que ya conocemos. De más está decir que con la llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela se les facilitó a los iraníes su influencia en el nuevo continente aumentando su poder político en la región. La verdad es quehasta el momento Irán se encuentra en una posición crítica en el panel internacional como también con sus conflictos internos, la diferencia es que ahora goza de una nueva posición, con el éxito de estas últimas semanas, pudo demostrar en especial a sus seguidores, lo que se puede llegar a conseguir a través de un trabajo llevado por años, el problema es que el mundo pasa por alto cómo esta nueva influencia nace en los países del tercer mundo, particularmente en Latinoamérica.

El Director del "Centre forsecure free society”, Joseph M. Humire, especializado en cuestiones de seguridad y mercado libre, y también el coordinador de un estudio llamado IranStrategicPenetration of LatinAmerica, lo explicó de la siguiente manera:

- La estrategia llevada por Irán está basada en una guerra asimétrica la cual consiste en crear una influencia o conquista sin el uso de la fuerza militar. Por lo contrario se trata de enfrentar al enemigo influenciando en la opinión pública y legitimidad política creando así cierta ventaja. Si esta fue la estrategia llevada durante años para su lucha en contra de Israel y EE.UU., tengamos en cuenta también los grupos terroristas que Irán posee como herramienta más violenta para su plan. Dentro de Latinoamérica, Irán ya consiguió sus primeros logros, uno es la creación de un lobby en los gobiernos pudiendo formar una base de trabajo que consiste en fortalecer sus alianzas diplomáticas, y por el otro una más clandestina con fines más nefastos. Siendo así estamos frente a un futuro de más ataques terroristas con la contribución de agentes locales latinoamericanos.

La política exterior de Israel y de Estados Unidos tiene a Latinoamérica como una última prioridad, sin darse cuenta que de esta manera se creó un vacío que fue ocupado por Irán sin ningún interés por parte de las potencias de supervisar qué se está cosechando, subestimando el poder político que países como Irán pueden tener en el futuro.

Hezbollah tomando posiciones

Todos sabemos de la influencia iraní sobre las organizaciones terroristas, utilizadas también para el atentado de la AMIA en Bs. As, pero eso es solo un ejemplo. Irán expandió sus lazos, y un ejemplo más es Cuba.

Cuba fue el primer país que reconoció la República Islámica de Irán en el año 1982, por esa época tanto Fidel como su hermano Raúl Castro tenían una estrecha relación con los ayatolas iraníes.

Esta relación tenía el objetivo de asesorar a Irán en acrecentar su influencia en los países latinos, la cual creció más con la llegada de Hugo Chávez, pero el movimiento importante se ve hoy entre Teherán y la Habana. Irán dependerá de Cuba para su próximo objetivo y eso lo conseguirá ya que en comparación con otros países de Latino América, Cuba cuenta con un conocimiento adquirido por los soviéticos en poder perfeccionar los servicios de estrategia y terreno militar. Todo eso a cambio de asistencia económica, la cual Irán hoy puede ceder después del levantamiento de las sanciones.

El peligro no solo es en Latinoamérica y su relaciones con Irán, debemos entender que si Irán lleva más de 30 años llenando el vacío que se creó en estos países, a su vez que concreta sus metas políticas como terrenales y sociales, ¿cómo ningún medio de comunicación se da cuenta? ¿Qué pasará en los próximos años? ¿Qué otros logros nacerán? Si no vimos el principio de esta amenaza desde 1979, y el mundo sigue dando importancia solo cuando es afectado un país como Francia, Inglaterra o EEUU, estaremos en problemas.

Creo que es hora de que Israel comience a colocar su mirada en los países de Latinoamérica, no solo en el rubro comercial si no también político.

No nos pusimos a pensar que si Hezbollah se creó en el Líbano como punto estratégico y así logró bajo la influencia y el apoyo de Irán atacar a Israel, por los años 80, como así también desató una guerra en el 2006, debemos mirar más qué está sucediendo entre Irán y los países latinoamericanos, y para responder o entender a la pregunta ¿por qué Latinoamérica?, solo basta con calcular los kilómetros entre la Habana y Miami, México y Texas, junto con el respaldo del resto de los gobiernos.

Fuente: Aurora
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal