Historia judía, se iniciaron los pogromos

 


El asesinato del Zar Alejandro II originó una oleada a gran escala de revueltas antijudías que arrasaron Ucrania y el sur de Rusia entre 1881 y 1884 a las que se denominó pogromos en los que muchos judíos fueron linchados, las mujeres fueron violadas y la comunidad sufrió grandes pérdidas económicas. Y estos ataques provocaron una grandísima oleada de inmigración judía hacia América, sobre todo a Estados Unidos, Argentina, Canadá y Brasil.

Durante el estallido de 1881, los pogromos se limitaron fundamentalmente a Rusia, aunque también hubo uno en Varsovia en el que fueron asesinados doce judíos.

El nuevo zar Alejandro III culpó a los judíos de los disturbios e impuso una serie de duras restricciones a la libre circulación de los mismos. 

Los pogromos continuaron dándose de forma habitual hasta 1884 con el apoyo tácito del gobierno que miraba para otro lado. 

Todo esto provocó un cambio fundamental en la historia de los judíos polacos y del resto del mundo: La mejor consecuencia de estos acontecimientos dramáticos fue que provocaron una grandísima oleada de inmigración judía hacia América, ante todo hacia Estados Unidos y en menor medida hacia Argentina, Canadá, Brasil y otros países de Suramérica. 

Se calcula que hasta finales de la década de los años 1920 más de dos millones de judíos abandonaron la Zona de Asentamiento, lo que al cabo de dos décadas se demostraría que los salvó de morir en el Holocausto. 

También hubo una considerable oleada migratoria judía hacia los países en ese momento más tolerantes de la Europa Occidental, como Francia, el Reino Unido, Holanda, Bélgica e incluso Alemania, que provocaron un aumento del antisemitismo en la zona. 

Además los pogromos hicieron que entre todos los judíos del este de Europa aumentase el convencimiento de pertenencia a un grupo maltratado, lo que generó un considerable aumento de la fuerza del Sionismo y una gran oleada de inmigración hacia tierras palestinas.

Otra oleada de pogromos aún más sangrienta tuvo lugar entre 1903 y 1906, y se cree que algunos de ellos fueron organizados, o al menos apoyados, por la policía secreta zarista rusa, la Okhranka. Algunos de los peores de estos pogromos sucedieron en el territorio polaco, donde vivía la mayoría de los judíos sometidos al Imperio ruso, incluyendo el Pogromo de Białystok de 1906 en el que más de un centenar de judíos fueron asesinados y muchos más resultaron heridos.

Fuente: Itongadol
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal