Los Musulmanes Moderados Están Solos

Samuel Westrop


[La Policía de Bedfordshire "estando junto" con Qadeer Baksh, un activista islamista que llama a matar a los homosexuales.
(Fuente de la imagen: Bedfordshire Policía Twitter)

Si los funcionarios, la policía e incluso los líderes judíos desean fomentar la solidaridad con la comunidad musulmana contra los ataques de retórica extremista y terroristas como en París, ¿no es mucho mejor trabajar con los musulmanes que no abogan por el asesinato de los no musulmanes?

Cuando los extremistas y las autoridades están juntos, los verdaderos moderados están solos.

El 6 de marzo, la Asociación de Jefes de Policía, un organismo financiado por el Ministerio del Interior, lanzó una campaña nacional denominada, “We Stand Together” [“Estamos Juntos”], que exhortaba a las fuerzas policiales británicas y guardias en todo el Reino Unido a unir a las comunidades locales para “luchar contra los crímenes de odio y la intolerancia”.

La campaña era aparentemente una campaña de relaciones públicas lanzada a raíz de “los recientes ataques terroristas en París y Dinamarca, que incrementaron la tensión en algunas comunidades en el RU”.

Como parte de la campaña, las policias locales de todo el país organizaron eventos y dispusieron sesiones de fotos con grupos y portavoces de la comunidad musulmana.

Como era de esperar, algunos de estos socios musulmanes formaban parte de las redes de extremistas y de sectas religiosas de línea dura. Una y otra vez, en nombre de la “diversidad”, funcionarios y autoridades se asocian con extremistas.

En Bedfordshire, por ejemplo, un condado al norte de Londres, la policía local publicó una foto de uno de sus oficiales “estando junto” con Qadeer Baksh, el presidente del Centro Islámico de Luton. Baksh ha declarado que en un estado islámico “ideal”, la homosexualidad sería castigada con la muerte.

Baksh también administra el Centro Islámico de Luton, que ofrece plataformas para predicadores extremistas como Abu Usama al-Thahibi, quien ha elogiado a Osama Bin Laden y llama a matar a los homosexuales.

El sitio web del Centro Islámico de Luton, “Llamar al Islam”, está lleno de antisemitismo y odio al judío. “Le pedimos a Allah”, declara un documento, que Él nos conceda la capacidad para buscar los medios adecuados para obtener la victoria sobre los judíos y sobre el resto de los enemigos del Islam”.

Otras secciones de la web estatal del Centro declaran:

“Los judíos se esfuerzan todo lo posible para corromper las creencias, la moral y las costumbres de los musulmanes. Los judíos conspiran y ansían poseer las tierras musulmanas, así como las tierras de otros. Han cumplimentado algunos de sus planes y continúan luchando duramente para implementar el resto de ellos. Aunque involucran a musulmanes en guerras que implican fuerza y armas y han ocupado algunas de sus tierras, también los combaten difundiendo pensamientos, creencias destructivas e ideologías destructivas; como la masonería, el qadiaanisimo, el bahaaismo, el teejaanismo y otros – buscando el apoyo de los cristianos y otros, con el fin de cumplir sus objetivos”. [sic]

Baksh es también el director de la escuela OliveTree en Luton, que, en 2014, fue investigada como parte del examen del gobierno del extremismo en las escuelas. En la escuela, los inspectores encontraron materiales que promueven enseñanzas extremistas. Esto incluyó un libro titulado, El Ideal Musulmán, que, por ejemplo, anima a los padres a golpear a sus hijos si no rezan.

El vicedirector de Baksh en la escuela Olive Tree, Ahmed Al-Nashash, también ha elogiado la “pureza de sangre” de los “mujahideen” de Hamas – es decir, los jihadistas.

Como parte de la campaña “We Stand Together”, la Policía de Bedfordshire también publicó una foto de sus funcionarios posando con Ashuk Ahmed, un “líder de la comunidad” local y el receptor de los honores de la Reina.]

Ahmed era “asesor de igualdad y diversidad” para la Policía de Bedfordshire hasta que, a principios de 2015, se le pidió en voz baja que renuncie, después de que publicó en medios sociales, fotos fraudulentas de políticos israelíes supuestamente dándose un banquete con la sangre de niños palestinos. Ahmed también publicó acusaciones difamatorias de que partidos políticos británicos estaban en las garras de “pagadores sionistas”, y vídeos calumniosos que pretendían “exponer…la actual toma de Estados Unidos por la tribu judía ashkenazi”. [sic]

¿Por qué la policía de Bedfordshire “está junto” con un activista islámico extremista del que se había disociado previamente?

Además, desde la renuncia de Ashuk Ahmed, el Partido Demócrata Liberal de Gran Bretaña lo ha seleccionado como su candidato para las próximas elecciones parlamentarias.

Bedfordshire no es el único lugar donde abundan los problemas. En Londres, la campaña “Estamos Juntos” fue lanzada en la mezquita de Regents Park, donde su director, Ahmad Al Dubayan, habló junto a funcionarios de alto rango de la policía, el Gran Rabino de Gran Bretaña y otros líderes de la comunidad judía.

Dubayan es un fideicomisario de una escuela británica con financiación saudita, la King Fahad Academy, en la cual, informó el Times en 2007, a los alumnos se les enseñaba que los judíos eran “monos” y se les pedía “mencionar algunas características repugnantes de los judíos”.

La propia mezquita ha sido presentada en una serie de documentales encubiertos que investigan las enseñanzas extremistas. En 2008, fueron filmados predicadores en la mezquita convocando a los musulmanes a asesinar a homosexuales y adúlteros, afirmando que los apóstatas y no creyentes deben ser sacrificados, y describiendo a Gran Bretaña como una “tierra del mal” en el que el comportamiento de otras razas era “vil”.

En términos generales, la Mezquita de Regents Park es una institución salafista. Además, Qadeer Baksh y su organización, el Centro Islámico de Luton, son parte de la red salafista de Gran Bretaña. ¿Qué, por lo tanto, motiva a que oficiales superiores de la policía británica y líderes judíos organicen eventos conjuntos con esos grupos? Esto ciertamente no es “diálogo” con la comunidad musulmana. De acuerdo con la más amplia encuesta, sólo el 7% de las mezquitas británicas son salafistas.

Al “estar juntos” con salafistas, las autoridades seguramente no se granjean la simpatía de la mayoría de la comunidad musulmana de Gran Bretaña. El Centro Islámico de Luton, por ejemplo, ha publicado ataques contra otras sectas islámicas que representan un número mucho mayor de musulmanes británicos. De acuerdo con el llamamiento del Centro Islámico de Luton en la página web Islam, los ahmadiyyahs son “no-musulmanes”, los sufíes son “satánicos”, y los chiítas son una “secta desviada” establecida por una conspiración judía.

Si los funcionarios, la policía e incluso los líderes judíos desean fomentar la solidaridad con la comunidad musulmana contra los ataques de retórica extremista y terroristas como en París, ¿no es mucho mejor trabajar con los musulmanes que no abogan por el asesinato de los no musulmanes?

Cuando los extremistas y las autoridades están juntos, los verdaderos moderados están solos.

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Fuente: Gatestoneinstitute
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal