La ONU señala a Israel como el peor violador de derechos a la salud en el mundo

Por Hillel Neuer


Mientras los hospitales israelíes continúan con sus tratamientos para salvarle la vida a un creciente número de sirios heridos que huyen del Golán y de los ataques bárbaros del régimen de Assad, la ONU llegó a un nivel máximo de lo absurdo, al adoptar una resolución que señala que Israel viola los derechos a la salud de los sirios en el Golán.

Con una votación de 104 a 4, con 6 abstenciones y 65 ausentes, el Estado Judío fue el único país en el mundo en haber sido señalado el miércoles por la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la ONU. Esta decisión fue ratificada el día de hoy en Ginebra, en una lectura final en el pleno.

La resolución adopta dos informes que colman de culpa a Israel por supuestamente violar los derechos de salud tanto de palestinos como drusos residentes del Golán, y constituyó el único tratamiento de la asamblea de 2015 sobre una situación específica de un país.

No se realizó debate alguno sobre la salud del pueblo yemenita que se encuentran ahora bajo bombardeo indiscriminado saudí; ni se hicieron menciones sobre los 1,850 yemenitas asesinados, los 7,394 heridos, y los 545,000 desplazados, muchos de los cuales están desesperados por encontrar comida.

Por el contrario, el representante de la teocracia de Arabia Saudita tomó la palabra, sin ningún sentido de vergüenza, para denunciar la “intransigencia israelí”, y para implorar “a todos los Estados amantes de la paz” a adoptar la resolución distorsionada y politizada.

El régimen despótico debió haberse sentido especialmente envalentonado, ya que la reunión se realizó junto al Consejo de Derechos Humanos, donde Arabia Saudita tiene lugar como miembro pleno, elegido en 2013 por más de las dos terceras partes de la Asamblea General de la ONU.

Todo esto mientras que el régimen wahabita promociona la contratación de ocho verdugos más para llevar a cabo las decapitaciones, mismas que se han disparado este año, sumando una cantidad de más del doble que en 2014. ISIS solo puede estar celoso de lo que este miembro del CDH-ONU ha logrado.

Este año, la asamblea de salud de la ONU tampoco sostendrá un solo debate sobre los derechos de salud de los civiles ucranianos atrapados en una guerra con milicias apoyadas por Rusia. Las 6,000 personas muertas y el millón de desplazados simplemente no son de interés.

Preocupada por los supuestos pecados de los israelíes, la ONU se hizo de la vista gorda respecto a las últimas advertencias hechas por los expertos de la salud, reportadas en Newsweek, de que Ucrania se encuentran en peligro inminente de experimentar la primer epidemia de Polio que Europa haya visto en décadas. “Millones de niños están en riesgo de sufrir enfermedades incapacitantes o enfermedades infecciosas fatales, incluyendo sarampión, difteria y rubeola”, dijo el reporte. Y, sin embargo, la ONU no puede preocuparse por eso- y Rusia felizmente votó por la condena de Israel redactada por la OLP.

LA RESOLUCIÓN CONDENA ABSURDAMENTE A ISRAEL POR VIOLAR LOS DERECHOS A LA SALUD DE LOS SIRIOS; IGNORA LAS ATROCIDADES DE ASAD

Lo más absurdo de todo, no obstante, fue que la resolución falsamente llamaba a una extrema necesidad de “una asistencia técnica relacionada con salud” para “la población siria en el Golán sirio ocupado”- la cual, de hecho, tiene un excelente tratamiento- y no dijo nada respecto a la población siria que está siendo masacrada en Siria.

Al contrario, la búsqueda de chivos expiatorios en Israel- bajo la forma de un debate especial, dos informes desiguales, la resolución, y la publicación de las peticiones de los países- le dio una plataforma en la ONU al régimen asesino de Asad.

“Las autoridades de la ocupación israelí continúan experimentando en prisioneros sirios y árabes con medicinas y drogas, y les inyectan virus patógenos”, escribió Siria, en una petición marcada con tropos antisemitas conspirativos, y, sin embargo, circulaba como un documento oficial de la ONU en la agenda de la conferencia.

Al no poder negar el tratamiento israelí sobre los sirios heridos, el régimen maquinó otro plan: deliberadamente, Israel sana a sus oponentes para que puedan “continuar sus actividades subversivas terroristas dirigidas contra los ciudadanos pacíficos e infraestructura”.

De haber querido, la Unión Europea (U.E.) pudo haber aclarado las cosas y tomado una posición en contra de tal demonización del Estado judío.

Desgraciadamente, Inglaterra, Francia, Alemania y los demás Estados de la U.E. se unieron a los chacales al votar en la resolución de hoy.

Los Estados de la U.E. pudieron haber introducido su propia resolución sobre cómo Siria ha matado a más de 200,000 personas de su propio pueblo, incluyendo a 20,000 niños, causado que tres millones huyeran como refugiados, y desplazado a otros 6 millones dentro de Siria misma, ascendiendo a la destrucción total de los derechos a la salud del pueblo sirio.

No obstante, la Unión Europea se mantuvo en silencio. En su lugar, justificó su voto al afirmar que la resolución era “técnica”. Es el mismo viejo juego de Bruselas-Ramala: la OLP somete un texto mucho más inflamado al principio, sabiendo que será revisado después, para permitirles a los europeos pretender haber alcanzado un texto “balanceado”. Así, se espera que, después, Israel celebre que ha sido linchado con una cuerda más ligera.

LA ONU DEBERÍA SEÑALAR A ISRAEL: COMO UNA ALMENARA DE HUMANIDAD

La verdad es que la asamblea de salud de la ONU debería señalar a Israel- como una almenara de humanidad.

La ONU debería señalar a Israel porque, si entras a cualquier hospital o clínica israelí, lo verás repleto de palestinos que reciben una atención médica y tratamiento de clase mundial.

Y esto era verdad aún el verano pasado, mientras Hamás lanzaba miles de cohetes hacia Israel, y colocaba su centro de control terrorista debajo del hospital Al-Shifa en Gaza, un asqueroso abuso de derechos a la salud que no fue mencionado en la asamblea mundial de salud.

La ONU debería señalar a Israel porque sus doctores han creado el maravilloso programa “Salva el Corazón de un Niño”, mismo que ha proveído de cirugías cardiacas- que han salvado vidas- a más de 3,400 niños de 48 países diferentes, así como doctores y enfermeras desde China hasta Zanzíbar. Casi la mitad de los pacientes son musulmanes de Cisjordania, Gaza y otros países árabes.

La ONU debería señalar a Israel porque fue un líder mundial al dar respuesta al terremoto fatal de Nepal, mandando a un equipo militar de médicos con 260 miembros, así como a expertos en búsqueda y rescate que trataron a 1,600 víctimas, incluyendo 85 cirugías y 8 partos.

Y la ONU debería señalar a Israel porque sus científicos ganadores del Premio Novel y sus compañías de innovación en biotecnología se han convertido en innovadores globales que han creado productos terapéuticos, herramientas de diagnóstico y técnicas revolucionarias de medicinas, lo cual beneficia a las personas alrededor de todo el mundo.

No obstante, mientras la ONU descienda al irracionalismo, buscando chivos expiatorios en el Estado judío por todos los problemas que hay en el mundo, así como la Europa medieval acusó a los judíos de envenenar los pozos, la organización traiciona la causa de la humanidad y los nobles principios sobre los cuales fue fundada.

Hillel Neuer es el Director Ejecutivo de UN Watch

Fuente: UN Watch / Traducción: Miriam Baley.
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal