Amnistía Internacional, acusó a Hamás de ‎cometer crímenes de guerra en Gaza

 


Amnistía Internacional (AI) acusó a Hamás de cometer crímenes de guerra al secuestrar, torturar y ejecutar extrajudicialmente a palestinos en Gaza al amparo del conflicto armado con Israel en 2014, además de atacar físicamente a decenas por simpatizar con el movimiento Al Fatah.

«Estrangular cuellos: secuestros, tortura y homicidios ilegítimos de palestinos perpetrados por fuerzas de Hamás durante el conflicto de Gaza e Israel en 2014» se titula el informe que la ONG publicó y que señaló a la organización terrorista palestina como responsable de al menos 23 muertes y decenas de casos de arrestos y tortura entre julio y agosto del año pasado.

Israel llevó a cabo la ofensiva «Margen Protector contra Hamás en Gaza en el verano pasado para detener los lanzamientos de misiles contra ciudades y poblaciones del sur del país y para destruir los túneles de los terroristas, muchos de los cuales ya se infiltraban dentro del territorio hebreo.

«Ese fue el momento que aprovecharon las fuerzas de Hamás para saldar despiadadamente cuentas, perpetrando homicidios ilegítimos y otros abusos graves», destacó el director del programa de AI para Oriente Medio y el Norte de África, Philip Luther.

«Estos actos estremecedores, algunos de los cuales constituyen crímenes de guerra, tenían por objeto tomar venganza y sembrar el terror en toda la franja», subrayó el directivo.

La ONG informó cómo algunos de los muertos fueron ajusticiados públicamente - como seis hombres ejecutados a las puertas de una mezquita -, otros perecieron en prisión en extrañas circunstancias y otros aún siguen desaparecidos.

«Cuando traté de abrir la bolsa para inspeccionar su cuerpo, no me lo permitieron y me dijeron que me lo llevara para el funeral», relató el hermano de A.J., de 34 años y antiguo miembro de las Fuerzas de Seguridad Preventivas de la Autoridad Palestina (AP), en juicio por «comunicarse con grupos hostiles» en el momento de su muerte.

«Cuando llegamos a casa, quité la bolsa para bañarle y note que la parte del pecho estaba hecha pedazos por varios agujeros de bala» que también localizó en otras lugares hasta un total de 32 impactos.

En ocasiones los detenidos se encontraban bajo arresto sin haber sido acusados formalmente incluso antes de que se iniciara la ofensiva militar, otros esperaban el desenlace de los recursos de apelación contra sus sentencias de muerte y algunos denunciaron haber sido condenados en juicios militares irregulares u objeto de torturas que provocaron sus confesiones.

«No era realmente un interrogatorio, sólo una sesión de tortura», relató por su parte A.H., miembro de Al Fatah y antiguo trabajador de la AP de 45 años. «Tras dos horas de preguntas me dijeron si tenía algo que decir. Cuando dije que no, me dijeron que me llevarían a casa».

«Tenía los ojos vendados. De repente, sentí que todo mi cuerpo era golpeado, esta vez con objetos cortantes, que provocaron fracturas en mis manos. Los golpes continuaron unos diez minutos, luego alguien tiró mi teléfono cerca de mi y dijo, 'aquí está tu celular y aquí un mensaje para transmitir a los servicios de inteligencia de Ramallah'», explicó.

Hamás y Al Fatah, enfrentados desde 2007, firmaron un pacto de reconciliación en abril de 2014 cristalizado en un gobierno de reconciliación nacional que sobre el terreno no se materializó, continuando el conflicto entre el grupo terrorista, con el control de Gaza y el nacionalista, al mando de la AP en Cisjordania.

«La administración de facto de Hamás en Gaza debe transmitir a todas las fuerzas encargadas de hacer cumplir la ley el mensaje de que tienen que dispensar en todo momento un trato humano a los detenidos. Deben investigarse de manera imparcial e independiente todas las denuncias de ejecución extrajudicial y tortura a fin de poner a los responsables a disposición judicial», exigió Luther.

La AP se unió a la Corte Penal Internacional (CPI), una decisión a la que Israel se opuso firmemente, y la entidad está examinando posibles crímenes de guerra en el conflicto.

Los fiscales de la CPI tendrán jurisdicción sobre todos los crímenes futuros cometidos en territorio palestino o por ciudadanos palestinos.

Fuente: Israelenlinea
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal