Comentarios a la película “Bethlehem”. B’nai B’rith, Santiago, ‎‎31 de mayo de 2015

Isaac Caro


Producción y argumento. Esta es una película dirigida por el cineasta israelí Yuval Adler, que tuvo nominaciones en el Festival de Cine de Venecia en 2013, en el Festival de Cine de Toronto del mismo año, y nominaciones como mejor película en idioma no inglés de los Premios Oscar de Hollywood. El guión fue escrito por Adler y también por Ali Waked desde 2007 hasta 2010. Los protagonistas de la película tienen la característica de que no son actores profesionales, sino que esta fue la primera vez que participaron en un film, siendo descubiertos accidentalmente por los directores o productores.

La película comienza cuando diferentes chicos palestinos disparan en contra de un letrero que dice “Belén”, donde todos tratan de mostrar mayor valentía y fuerza. Ellos son de Beit Sahour. Posteriormente, la historia se centra en el marco de un terrorista suicida que se inmola en la calle King George en Jerusalén, donde hay 9 muertos. La trama siguiente se desarrolla en la búsqueda del terrorista en los territorios palestinos. La película muestra varios temas que son de importante consideración, como veremos más adelante.

Los lugares. Jerusalén, Beit Sahour y Har Homa son los lugares principales donde se desarrolla la historia. Beit Sahour es un municipio con fuerte presencia cristiana que está situado en los alrededores de Belén, bajo la administración de la Autoridad Nacional Palestina. Beit Sahour (del árabe “Guardianes de la noche”), tiene unos 12.000 habitantes, de los cuales un 80% aproximadamente son cristianos. Es conocida por ser un lugar de resistencia no violenta durante la primera y segunda intifada.

Varias organizaciones se crean o tienen su sede en este lugar, como son: el Movimiento de Solidaridad Internacional, organización palestina que “busca resistir la ocupación israelí usando métodos no violentos”. También está el Centro de Información Alternativa, organización palestino-israelí, que tiene por finalidad “la autodeterminación del pueblo palestino a través de una paz justa”. Una tercera organización es el Grupo de Turismo Alternativo, ONG especializada en peregrinaciones a Jerusalén, Hebrón y Belén.

La historia final tiene lugar en Har Homa (del hebreo “Muralla de Montaña”), que tiene unos 25.000 habitantes. Este es un lugar altamente simbólico, pues es un asentamiento israelí, cerca de Belén, anexado por Israel a la Municipalidad de Jerusalén después de la guerra de 1967.

Relaciones personales y comunitarias. La relación entre dos pueblos está encarnada y personificada en Sanfur y Razi, el primero es un joven palestino de 17 años colaborador de la inteligencia israelí, el segundo un israelí que pertenece a los servicios de seguridad Shin Bet. Junto con mostrarse la relación entre ambos, cabe algunas interrogantes, que me atrevo solo a formular: ¿Es genuina la relación de amistad entre ambos protagonistas? ¿El asesinato de Razi por parte de Sanfur obedece solo a una acción de venganza por la muerte del hermano de Sanfur que era inevitable o por el contrario podría haberse evitado?

Quisiera recordar algunas frases que nos hablan de esta relación entre ambos protagonistas. Cuando Sanfur va a Jerusalén a visitar a Razi, tras ser revisado, éste le dice al guardia “Confío en él como mi propio hijo, dejadle en paz”. Este primer encuentro tiene lugar mientras existe un terrorista escondido en alguna parte de Jerusalén. Posteriormente, la inteligencia israelí quiere que Razi lleve a Sanfur donde su hermano, pero Razi protege a Sanfur para que éste vaya a ver a su tía a Hebrón, en lugar de ir a Belén. ¿Cómo interpretamos esto? Después de la muerte de Ibrahim, Razi le dice a Sanfur: “Tengo muchas ganas de verte. Nada ha cambiado entre nosotros. Nada puede cambiar nuestra relación”.

Sin embargo, esta relación tiene un vuelco sustancial después de la muerte de Ibrahim, hermano de Sanfur. Este decide unirse a la resistencia armada encarnada en la figura de Badawi, y es descubierto por su colaboración con Israel. Badawi le dice que le dará una oportunidad más, y esta oportunidad consiste en matar a Razi. De manera textual le sentencia “Estás acabado en Belén. Por lo menos muere como un mártir”. Después de esto, Sanfur llama a Razi, y quedan de reunirse en Har Homa. Razi quiere ir solo al encuentro, pese a la preocupación de su esposa. Sanfur esconde el arma y dice que se junten otro día. Razi insiste en juntarse ese día. Ambos se juntan. Sanfur pide que lo lleve a Israel, ante lo cual Razi se niega. Toma el arma y le dispara. Cuando finalmente Sanfur mata a Razi, ¿no queda la sensación de que los israelíes son los buenos y los árabes los malos? La película ha recibido algunas críticas en este sentido.

División al interior de la dirigencia palestina. Los enfrentamientos que se dan al interior del mundo palestino están consagrados en la brecha que separa al movimiento Hamas del movimiento Al Fatah. Ibrahim, hermano de Sanfur, pertenece a las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa. Sin embargo, Hamas busca también incorporar a Ibrahim, al parecer sin éxito. De este modo, el padre de Ibrahim dice enfáticamente después de su muerte: “mi hijo estaba en las brigadas de Al-Aqsa, no en Hamas”. Además, hay una pelea por quién se lleva el cadáver de Ibrahim, quien es acusado de estar asociado con Hamas. Luego que Hamas se lo lleva, lo devuelven a las Brigadas y a sus padres.

El enfrentamiento es manifiesto y en uno de los diálogos se pregunta “¿por qué las brigadas transfieren dinero a Hamas?”  La respuesta es clara: porque están los estadounidenses presionando por un alto al fuego y Hamas quiere favorecer a la Brigadas para que la Autoridad Nacional Palestina quede mal.  Las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa pertenecen al ala militar de Al-Fatah. Nacieron en 2000, en el contexto de la segunda intifada. Aunque están vinculadas con Al-Fatah, que es el movimiento principal de la Organización de Liberación Palestina, cuentan con bastante autonomía. Existen varios grupos armadas, con diferentes nombres, tanto en Cisjordania como en Gaza. Su fundador es Marwan Barguti, detenido por Israel en 2002 bajo el cargo de asesinar a civiles israelíes.

Servicio secreto israelí. Uno de los protagonistas, Razi, es miembro de Shin Bet, acrónimo de Sherut Bitachon Klali (Servicio de Seguridad General), que corresponde al servicio de seguridad e inteligencia de Israel, que tiene unos 5.000 hombres. Las otras dos organizaciones principales de la inteligencia israelí son el Mossad y Aman. El primero, creado en 1949 es responsable de las actividades de inteligencia en todo el mundo. El segundo constituye el servicio de inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel, creado en 1950. El Shin Bet, en tanto, tiene su accionar principal en Israel y en los territorios palestinos de Cisjordania y Gaza.

Otros temas. Del film se pueden concluir también otros temas. Primero, del lado palestino radical no se hacen distinciones entre judíos e israelíes. Este es un rasgo característico de los movimientos palestinos más radicalizados, donde el antisionismo aparece como un componente natural del antisemitismo. En la película escuchamos frases como las de Ibrahim, quien dice: “Vamos a darle a los judíos una lección”. Segundo, la tensión entre lealtad familiar y lealtad nacional: el padre de Sanfur le recomienda que se mantenga alejado de Badawi. Sin embargo, Badawi lo persigue, lo atrapa y lo amenaza con colgarlo en la plaza pública. Lo acusan ante el padre de colaborar con Israel, ante lo cual él lo niega. El padre dice: “Incluso si es cierto es un asunto de familia, no te metas en eso”.

Críticas al film. Vamos a considerar dos opiniones contrastantes. Gideon Levy es un periodista israelí de izquierda que escribe en Haaretz. En un reportaje sobre la película publicado el 6 de octubre de 2013 señala que este film muestra que los israelíes son los buenos, en tanto que los árabes son los malos. Agrega que existe distorsión, ocultamiento de la verdad, mostrando “la miseria del colaborador, la humanidad del agente, pero en verdad el film dibuja un cuadro sin contexto, y sin contexto no hay verdad”. Y sigue señalando “no hay ocupación, no hay opresión, solo una mafia, que esta vez habla árabe”. En contraste con esta mafia y la corrupción de la ANP, se presenta un servicio secreto israelí lleno de corazón, “con un agente misericordioso que tiene el apoyo de su mujer y su secretaria”. Levy agrega de manera enfática: “El evitar el tema de fondo por parte de Adler es abominable. Un israelí que hace una película de acción sobre la intifada sin tomar una posición es un cobarde”.

En contraste, está la opinión de Leora Frucht, publicada en Haaretz el 22 de octubre de 2013, donde se da a conocer además la opinión del palestino Ali Waked, coautor del guión de esta película. Waked, quien vive en Jaffa, señala: “yo no pienso que el film retrate a un lado o al otro como malos. Como palestino no sería capaz de demonizar a mi propio pueblo”. Y agrega que el film es un reflejo preciso de la realidad, señalando además que el fracaso en tomar una posición política es uno de los atributos principales de la película. De manera textual agrega: “Cambiar la realidad no era nuestra meta. El film ha sido visto ampliamente y está generando un debate en Israel. Si le permite a la gente comprender que estamos enredados en una situación perdida que debe cambiar, entonces significa que hay un logro”.

Fuente: IC
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal