Carta despedida de Gerardo Gorodischer al concluir su ‎período
al frente de la Comunidad Judía de Chile.‎

 


Estimado Ishuv:

Llegó el día. Hoy, luego de dos años y medio, concluyó mi periodo como Presidente de la Comunidad Judía de Chile. Que desde ya, decir, ha sido todo un honor, un privilegio y a la vez, una gran responsabilidad.

Durante este tiempo, tuve el privilegio de conocer y relacionarme con las más altas autoridades del país, como también grupos minoritarios que –sin duda- tenemos mucho en común. También tuve la oportunidad de visitar la Kneset y al Papa Francisco en Roma, entre muchas otras. Todas estas experiencias, siempre, se hicieron llevando los valores y objetivos de nuestra comunidad.

Hoy, la Comunidad Judía de Chile está instalada en el nuevo gobierno y Congreso, siendo un factor importante en el quehacer nacional y una labor que hemos trabajado durante largo tiempo y que día a día se ve reflejado en nuestra sociedad.

En la vida comunitaria, tuve la oportunidad de conocer de cerca el quehacer (trabajo) y problemática de cada institución y tratar –de alguna forma- aportar a la unión de nuestro ishuv,  tarea que hay que debemos seguir haciendo.

Luego de este tiempo, soy un convencido de que hoy contamos con una comunidad más activa, preocupada e informada lo cual, sin duda, nos favorece a todos. Tenemos una juventud más solidaria, que se ha movilizado para ir en ayuda de los más necesitados y están unidos por el servicio público. Nuestra comunidad entendió la importancia que es trabajar de cara al país, defendiendo nuestro rol de chilenos judíos, como también los valores y derechos que posee el Estado de Israel a existir.

Quizás quedaron tareas pendientes, no obstante me siento orgulloso por el trabajo realizado, considerando los recursos y estructura que contábamos para enfrentar los complejos momentos que nos tocó vivir. Y aunque para algunos puede ser excusa, “con poco hicimos mucho”, usamos el cariño, la creatividad e inteligencia en pos de la comunidad y de Chile.

Como judíos debemos comprender el momento histórico que estamos viviendo. Debemos comprender el significado que tiene Israel, su continuidad y la libertad del pueblo judío. Debemos prepararnos y realizar –tarea que no es sólo de la Comunidad Judía de Chile- actividades de esclarecimiento. Cada judío debe estar preparado para responder adecuadamente. Se deben dotar de recursos necesarios para que la Comunidad Judía de Chile tenga una estructura que le permita defender nuestros derechos como chilenos judíos ante ataques que la mayoría de las veces son injustificados.

El nuevo liderazgo comunitario que asume hoy, tiene un proyecto que tiene como objetivo potenciar los puntos antes mencionados. Sin embargo, se requiere la participación y compromiso de todos para poder cumplirlo. Sólo el trabajo y constancia puede seguir haciéndonos más grandes y empoderarnos de las responsabilidades que tenemos

A León Cohen y a todo su equipo les deseo lo mejor y estoy seguro que sabrán estar a la altura de las circunstancias para seguir llevando el legado comunitario hacia las próximas generaciones. Pueden contar conmigo siempre, porque todos debemos ser parte de este continuo progreso.

Quiero agradecer a cada uno de ustedes, por haberme permitido tener el honor de servir a nuestro ishuv durante estos dos años y medios. Aprendí mucho, lo que sin duda, no sólo servirá para mi vida comunitaria, sino también en lo profesional y  lo más importante, en mi vida) personal.

Agradezco de todo corazón a mi equipo:
Marcelo Isaacson quien con su profesionalismo, trabajo, pasión y experiencia fue fundamental en la gestión para alcanzar los objetivos planteados.

Marcos Levy y Danit Ergas: gracias por su entrega, dedicación y compromiso. Llevan la Comunidad Judía de Chile en la sangre y entregándose por completo a ella.

Hernán Fischman: La experiencia y aplomo fue fundamental en los momentos más álgidos que nos tocó enfrentar.

Sergio Jodorkovsky: un conocedor de la interna comunitaria. Fue tejiendo una red de comunicación de contención e hizo que las comunidades trabajaran juntas y tendió los puentes creando una comunidad más unida, activa y participativa.

Roni Zymerman: un gran aporte en lo legal.

Claudio Perek y su equipo que fueron la garantía de tranquilidad para todos y por último a Alfredo Misraji, quien con su espíritu de madrij permanente fue clave en todas las iniciativas solidarias y en donde hizo suya la frase: “los sueños nunca están en crisis”.

También le agradezco al comité interparlamentario chileno – israelí. A su presidente Ramón Farías, quien abraza los valores de vida y paz del Estado de Israel. Simplemente un gran amigo de nuestra comunidad. También los diputados Daniel Farcas y Gabriel Silber, activos e inquietos, siempre presentes. A Shai Agosin y Gabriel Zaliasnik ex presidentes de la Comunidad Judía de Chile, quienes estuvieron presentes y apoyaron incondicionalmente en todo momento.

Por último agradezco a todos los rabinos, directores, directores ejecutivos de las instituciones quienes siempre fueron muy generosos y apoyaron mi gestión.

No puedo dejar de mencionar a mis cuatro hijos, fuente de mi inspiración y razón de mi trabajo comunitario. A mi madre quien fue un pilar fundamental para todas las campañas especiales y a mi pareja, por la paciencia e incondicionalidad. A todos ellos, sinceramente, les expreso todo mi amor y agradecimiento.

Reitero mis agradecimientos y tienen mi compromiso que seguiré trabajando por nuestra comunidad y por el Estado de Israel.

Dejo dos frases que para mí significaron mucho y que lo dicen todo:

  • “Llegar tan alto no te da más derecho, si no que más obligaciones”
  • “ A veces quienes menos imaginamos, son los que hacen lo que nadie se imaginaria”

Gracias a todos.
Mi eterno cariño y agradecimiento
Shalom

 

 

Gerardo Gorodischer.
4 de junio de 2015.

 

Fuente: Elperiodico.com.es
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal