Entrevista a Abraham Cohen:
‎ ‎“Queremos es darle Vida a esta comunidad, Continuidad ,
que nuestros ‎miembros la sientan como su segundo hogar”‎

Por Michelle Hafemann


El pasado 17 de mayo, se realizó la elección de Directorio de la Comunidad Israelita de Santiago, con una participación histórica de socios (183 de 240), en un proceso que se había caracterizado por ser bastante reñido y que enfrentaba a dos listas: una de “Renovación” y una compuesta por directores históricos de la kehilá. El resultado fue la composición  de un Directorio compuesto por  8 representantes de la primera lista, encabezada por Abraham Cohen Benadava, quien hasta entonces se había  desempeñado como Director de Culto y que ahora –a poco más de dos semanas de la elección- está embarcado en liderar esta mesa de unidad y de conducir los cambios que espera para la comunidad en dos dos años de gestión que tiene por delante. 

La lista que encabezaste se conoció como “Lista de Renovación”, ¿por qué?

-La idea de renovación venía de nuestro proyecto de introducir algunos cambios en la comunidad. Lo que pretendemos es traer juventud a la comunidad y para lograr eso, tiene que haber gente joven en el Directorio y también tienen que haber programas para jóvenes. Esa es la idea. Nosotros tenemos en estos momentos en el Directorio a jóvenes desde 24 a 40 años, en una comisión que manejan Patricio Navarro, Yoel Hassán, Yair Abaud y Daniel Vaisbuch entre otros

¿Qué otros objetivos se han planteado?

-Estamos haciendo un plan de continuidad para la comunidad, porque así como nos  interesa traer jóvenes, nos interesa también que la gente mayor se mantenga dentro de la comunidad, siempre manteniendo nuestras tradiciones sefaradíes y en el marco que nos da el judaísmo. Somos una comunidad Masortí, tradicionalista, con RAICES   Sefaradies  y eso no lo vamos a cambiar.

También queremos mantener y aumentar el número de socios, queremos ser una comunidad financiada. Tenemos un muy buen equipo humano, partiendo por nuestro Rabino, Daniel Zang, y nuestra Directora Ejecutiva, Kelly Armoza.

Bajo ese punto de vista, lo que queremos es darle vida a esta comunidad, que nuestros miembros la sientan como su segundo hogar.

Esta fue una elección bien peleada y algo polémica, quizás por el mismo hecho de que una lista se planteó como la “renovación” y la otra estaba conformada por directores históricos de la comunidad.

-Nos juntamos en un momento con la finalidad de hacer una lista de consenso, que no fue posible, y  bajo ese punto de vista se formaron dos listas con diferentes tendencias y ambas dos listas con el deseo de lo mejor para la comunidad. Ya la verdad es que la Lista A y la Lista B ya terminaron, en  estos momentos hay un Directorio que está conformado por ambas listas y que se llama Comunidad Israelita Sefaradí. Lo otro ya es pasado. Nunca fue tanto como para que se fuera a quebrar la comunidad, pero evidentemente teníamos unas diferencias y éstas se vieron reflejadas en los votos.  

¿Las diferencias también tenían que ver con el enfoque de ciertos temas valóricos, como matrimonios mixtos, homosexualidad, etc.?

-Esta es una comunidad abierta y transversal, en todo sentido, y por supuesto tenemos  matrimonios mixtos, tenemos miembros de la comunidad que son homosexuales, y bajo ese punto de vista, toda persona que sea judía y quiera pertenecer a la comunidad, puede hacerlo, ya sea  ashkenazí o sefaradí.

¿Cómo se insertan en el mapa comunitario, cuál es la relación con otras comunidades?

-Trabajamos con todas las comunidades masortíes, nos llevamos muy bien con todas las Comunidades  judías en Chile . Tenemos planes de hacer actividades en conjunto con la Comunidad Israelita de Viña del Mar, yo acabo de hablar con el Presidente del Directorio de esta comunidad, y tenemos planes de hacer algo en conjunto. Queremos, en el fondo, mantenernos unidos con todas las comunidades, porque a pesar de que las sinagogas y comunidades sean muchas, siempre tenemos que mantenernos unidos como uno solo.

¿Y la relación con Maccabi Hatzair? Uds. están acá en el estadio y tú mismo pasaste por Maccabi, así como tus hijos.

-Bueno, lo que sucede con Maccabi Hatzair hasta ahora es que no hemos tenido una gran relación, porque Maccabi es muy independiente, incluso estando en el Estadio Israelita, no es parte del mismo. Maccabi viene de Tarapacá 850, donde yo fui janij, luego madrij, Roshdud, RoshShijvá, y Merakez Snif  estuve a cargo de los campamentos en Mirasol, después fui presidente de la Federacion  Juvenil Sionista y trabajé en la Organización Sionista Independiente, OSI. Tengo una larga historia comunitaria que me gustaría  se prolongara   en actividades con Maccabi Hatzair, algo estamos tratando de hacer, pero recién tenemos 10 días de elegidos, estamos en pañales! Pero me encantaría que, por ejemplo, los sábados en la tarde termináran con una Havdalá en la sinagoga,  sus actividades y creo que sería muy provechoso para Maccabi como para nosotros como comunidad.

¿Y cuál es la relación con la comunidad Beit Yosef, que es sefaradí ortodoxa, y que se formó con gente que salió desde esta comunidad?

-Sí, la mayoría de la gente de esa comunidad era gente que estaba con nosotros. Indiscutiblemente tenemos visiones distintas en cuanto al judaísmo. Tenemos una buena relación, nuestros rabinos son  diferentes, pero tenemos una relación llevadera, yo los conozco a todos, si partimos juntos en la sinagoga de Santa Isabel.

Hemos sabido que la Comunidad Sefaradí está buscando una nueva sede y salir del Estadio Israelita. ¿Es así?

-Nosotros siempre hemos mantenido el deseo de tener nuestra propia sede, no obstante estamos muy cómodos en el Estadio Israelita,  tenemos la de Ricardo Lyon, que pensamos en algún momento en vender o arrendar. Es un plan que tenemos en carpeta, pero que no vamos a concretar a corto plazo.

Para finalizar, quisiéramos pedirte que le envíes un mensaje a los miembros de la Comunidad Sefaradí como nuevo Presidente del Directorio.

-Los más importante es que el Directorio está trabajando para que la comunidad crezca, y no sólo en número, sino en calidad. Queremos una comunidad más unida, en la cual  no existan diferencias entre sus socios , queremos una  comunidad financiada  y estamos trabajando para eso , también que aumenten los matrimonios y Bar Mitzvá, en nuestra Sinagoga que sumemos más gente a la comunidad. En este Directorio, de 17 personas, más un Director de Ética, el PastPresident y el Representante de FESELA, somos en total 20 personas trabajando para hacer más grande esta comunidad. Tendremos que ver en dos años más si logramos nuestros objetivos, pero tenemos confianza en que así será. 

 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal