Israel: Líder en energía sostenible

Ron Prosor


El embajador Ron Prosor habló en el Segundo Foro Anual de las Naciones Unidas sobre Energía Sostenible para Todos, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

El mundo se enfrenta a un serio desafío energético, que exige atención inmediata. La Agencia Internacional de Energía estima que una de cada cinco personas no tiene electricidad. Otros 2.600 millones de personas utilizan combustibles peligrosos para cocinar, inhalando de esta manera humos tóxicos. Para materializar nuestra visión de un mundo en el que todos disfrutan de una energía limpia y segura, debemos actuar ahora para liderar esta transformación.

Con pocos recursos naturales y terrenos en su mayoría áridos, Israel siempre ha tenido que hacer “más con menos”. Durante décadas, los innovadores israelíes han desarrollado tecnologías para aprovechar directamente la energía del sol, el recurso más abundante de Israel. Calentadores de agua solares desarrollados en la década de 1950, han sido instalados en el 90% de los hogares israelíes y se requieren por ley.

Israel está comprometido en buscar recursos energéticos innovadores, y nuestra segunda meta nacional es aumentar la generación total de energía renovable en un 400% para el año 2020.

En el desierto del Neguev, los ingenieros construyeron la instalación solar más grande del país, con una superficie igual a veinte campos de fútbol. La energía que genera compensará más de 100.000 toneladas de emisiones de carbono, el equivalente a la plantación de un cuarto de millón de árboles.

La Knéset —el Parlamento de Israel— es un modelo de eficiencia energética. Este año, el techo de la Knéset fue cubierto con suficientes paneles solares para reducir el consumo energético en un tercio, y ahorrar medio millón de dólares al año.

Además de la energía solar, la primera planta hidroeléctrica de Israel se completará en 2018 y aumentará la capacidad de producción de energía y la seguridad energética.

Israel es un centro de investigación y desarrollo de energía renovable, y se ha comprometido a compartir la innovación y la experiencia con los países en desarrollo en el extranjero. En Ghana, por ejemplo, una compañía israelí le da sentido a la frase: “La basura de una persona es el tesoro de otra”. Ellos toman residuos orgánicos inútiles y los convierten en energía útil. En África rural, otra empresa israelí mantiene las luces encendidas, incluso después que el sol se pone. Innovadoras torres en forma de tulipán absorben la energía solar por el día y producen electricidad por la noche.

En septiembre, líderes de todo el mundo se reunirán en esta misma sala para adoptar una agenda transformadora que guiará el futuro desarrollo sostenible. Es nuestra responsabilidad alumbrar el camino para los pueblos de todo el mundo hacia un futuro más sostenible.

Como dijo una vez uno de los pioneros de energía sostenible de Israel, y cito: “Entender que el mismo sol brilla por igual para todos, no es propiedad de ninguno, y puede suministrar energía en abundancia intrínsecamente promueve la paz. El sol no reconoce fronteras”.

Que nuestro deseo de construir un mundo donde la energía sostenible esté al alcance de todos, sea una razón para la unidad y la solidaridad.

 Fuente: Porisrael
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal