Caso Nisman: Fein recibió un informe criminalístico con ‎disidencias y crecen los interrogantes

 


Al igual que con la Junta Médica, la fiscal de la causa recibió las conclusiones de los peritos criminalísticos con marcadas diferencias. Los expertos oficiales y el de Lagomarsino descartaron un asesinato. El representante de la querella firmó en disidencia.

 

Ayer, Viviana Fein, la fiscal que investiga la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman, recibió el informe de los peritos criminalísticos que actuaron en el caso, tras varias reuniones de deliberación en las que analizaron fotos y videos del expediente. Tal como sucedió con la Junta Médica, las conclusiones a las que llegaron los expertos difieren en varios puntos, pero principalmente en el más importante: la causa de la muerte.

 

Los expertos de la Policía Federal entregaron un documento de unas cien páginas. El perito de la defensa de Diego Lagomarsino, Luis Olavarría, presentó su propio anexo, mientras que Daniel Salcedo, designado por Sandra Arroyo Salgado, entregó unas 180 páginas de análisis y conclusiones, más un DVD animado de quince minutos detallando la mecánica del hecho.

 

Los cuatro especialistas de la Federal que firmaron el documento de la junta son Nicolás Vega Laiun, Juan Ronelli, Edgardo Ríos y el médico legista Alfredo Sapag, quien había intervenido también en la junta médica. Estos, junto con el especialista contratado por la defensa de Lagomarsino, coincidieron en que no hay elementos para sostener que el fiscal Nisman fue asesinado por alguien presente el 18 de enero en el baño.

 

En diálogo con Luis Novaresio, en radio La Red, Olavarría ratificó la hipótesis. "No hay ningún elemento de una segunda o tercera persona dentro. No hay elementos biológicos. No hay elementos físicos que me indiquen esto", sostuvo el experto.

 

Por su parte, Salcedo firmó en disidencia y en su documento sostuvo que Nisman había sido asesinado y que cuando recibió el disparo estaba con la rodilla derecha en el piso y el torso erguido, de frente a la bañera, con el espejo a un costado.

 

Entre otros detalles, sobre la mancha de sangre que se encontró en la puerta del baño, los peritos oficiales y los de la defensa sostienen que fue consecuencia de que la cabeza del fiscal había quedado contra la puerta y cuando la abrieron quienes encontraron el cuerpo, el pelo, que estaba ensangrentado, produjo la salpicadura.

 

Con respecto a la posición de las manos, consideraron que sólo esa forma de empuñadura (se tomó la mano derecha con la izquierda) explica las manchas que tenían las dos (con sangre en la mano que supuestamente estaba arriba y una parte limpia en la de abajo). Salcedo sostuvo, en tanto, que la mano derecha de otra persona sujetó la derecha del fiscal para apretar el gatillo.

 

Para sostener esta hipótesis, los oficiales señalaron que Nisman tenías manchas de sangre en la mano izquierda. Salcedo, sin embargo, afirmó que la mano izquierda no presentaba gotas de sangre, sino que estaba impregnada lo que demuestra que no se generaron por retroproyección al momento del disparo, sino por contacto, consignó el diario Clarín.

Fuente: Infobae
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal