David Grossman:
“La ministra de cultura transforma a Israel en una secta ‎militante, fundamentalista”‎

Por Gili Izikovich


La polémica en torno a la nueva Ministra de Cultura y Deporte, Miri Regev, quien entre otras cosas amenazó con suspender la financiación de un teatro infantil en Yafo, ha generado grandes protestas en la comunidad artística de Israel.

Una de esas voces es la del reconocido escritor David Grossman. “Pienso en lo típico y lamentable es que hemos sido arrastrados a este discurso poco después de que la ministra asumió el cargo,” manifestó Grossman.

“Habríamos imaginado otro debut,” añadió el destacado autor, cuyas obras han sido traducidas a más de 30 idiomas. “La habríamos descrito hablando de la diversidad cultural del país; de una fructífera interacción entre religiosos y seculares, oriente y occidente; y de la importancia de la cultura israelí en la vida de tantas personas.

“En cambio, escuchamos declaraciones provocativas, restrictivas, mientras que ella considera que su función es defenderse en contra de la deslegitimación del Estado de Israel. Esto refleja una incomprensión de su función como ministra de cultura.“

Regev amenazó con cortar la financiación del teatro infantil Elmina en Yafo luego de que su fundador, el reconocido actor árabe israelí Norman Issa, se negó a actuar en un asentamiento del Valle del Jordán, bajo la producción del Teatro de Haifa.

“Hay tantas cosas que decir, y sin embargo, Miri Regev ha demarcado un tipo de discurso que no es más ancho que el filo de las tijeras de la censura,” subrayó Grossman,

“Nosotros, los artistas, debemos continuar nuestra obra, debemos seguir documentando nuestra compleja realidad israelí, criticar y mostrar lo bello de ella Queda claro que nosotros, que estamos bajo ataque debemos defender nuestra posición claramente.“

A pregunta expresa sobre si hay una manera de resolver la disputa con Regev, Grossman dijo que no creía que ella cambiase de parecer: “Me parece que la ministra Regev entró en colisión desde un principio. En última instancia, ella representa la visión de mucha gente que da prioridad a la judeidad y el israelismo y desea permanecer sólo allí. Sin embargo, habemos aquellos para quienes esta identidad forma una parte dominante en sus vidas, pero que también quieren encontrarse con el mundo. La postura que Regev representa corre el riesgo de limitar nuestro contacto con la realidad y con nuestra compleja situación.

El peligro es que si este proceso continúa y se incrementa nuestro aislamiento del mundo, Israel se convertirá en nada menos que una secta militante y fundamentalista, limitada por los márgenes de la historia,” El máximo interés de la ministra de cultura debe ser el contacto con la realidad, que permite diversidad dentro de una profunda y extensa crítica.“

“A veces tenemos que incluir lo que nos lastima también. La libertad absoluta para expresar opiniones es un elemento tan fuerte en la vida de la sociedad. Sin embargo, permitimos su erosión e incluso la rechazamos. Perseguimos una “justicia” estrecha y literal, que conduce a la hipocresía. En un lugar así, como dijo el poeta israelí Yehuda Amijai, no crecen flores ni cultura.”

 

"Manada de bestias”

Los comentarios de Gross surgen un día después de un encuentro de artistas e intérpretes israelíes en Yafo a fin de discutir las recientes decisiones y declaraciones de Regev, entre elllas, su amenaza de cortar la financiación al teatro Elmina.

El actor y director Oded Kotler provocó furor cuando comparó a los votantes del Likud (partido de Regev) con “una manada de bestias.”

Kotler llamó a Regev imaginar “nuestro mundo silenciado, sin libros, sin música, sin poesía – un mundo donde nadie perturba a la nación mientras celebra los 30 escaños, seguidos de una manada de bestias que come paja y digiere el bolo alimenticio.”

En un principio sus comentarios fueron aplaudidos por su audiencia, aunque más tarde provocaron fuertes críticas de izquierda y derecha.

En respuesta, Miri Regev dijo que llamar a los votantes del Likud “‘bestias’ expone el rostro feo y arrogante del artista, así como de los que le aplaudieron. En mi opinión, dicha afirmación expresa una oscuridad cultura,” exclamó.

Por su parte, el líder de la oposición Knesset Isaac Herzog, criticó los comentarios de Kotler y el apoyo recibido por su audiencia.

“Incluso artistas e intelectuales deben saber que por más difíciles y justificados que sean los argumentos, debemos mantener nuestra calidad de seres humanos, y respetar distintas opiniones,” escribió en Facebook.

 Fuente: Haaretz/Enlace Judío
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal