Ecología en la Biblia y Talmud
Segunda Parte

Esther Mostovich de Cukierman


Hace pocos días volví de Israel, donde tuve el privilegio de ver cómo montes llenos de árboles crecen en lo que fue desierto, gracias al agua que los riega gota a gota, en la labor sin descanso del Keren Kayemet Leisrael. Cumplo mi promesa de publicar las fuentes de Biblia y Talmud sobre Ecología. En este como en tantos temas, las fuentes hebreas nos hablan al siglo XXI. En tres notas he sintetizado mi capítulo publicado  en el Tomo II de “Talmud y Derecho” por Facultad de Derecho, Universidad de la República. Ed.Fundación de Cultura Universitaria, Montevideo, Uruguay, 2009. Esta es la Segunda de esas tres notas. 

1) Agua y vida.

Los rabíes se preguntan: ¿ por qué al terminar el tercer día de la Creación, el Señor vio que lo que había hecho era bueno ? ¿Por qué no dice eso el segundo día? La interpretación rabínica declara : Sin agua no es posible la vida y fue en el tercer día de la Creación se distribuyó y formó el agua . Por eso al terminar el tercer día el Señor vio que lo que había hecho era “bueno”.

El Tanaj (Biblia) compara el agua con la vida. II Samuel,. dice “ ( Los seres humanos ) irremisiblemente , hemos de morir. Somos como agua derramada sobre la tierra, que no puede ser recogida”. En el Talmud, Tratado Iebamot (cuñadas) , Rabí Iehudá Ha Nasí deduce de ese versículo un principio general: “No debe derramarse agua del pozo cuando hay otros que la necesitan”. Lo interesante es ver el marco en que Rabí Iehudá aplica esta enseñanza . Rabí Iehudá está hablando en este pasaje de que el hombre no debe desperdiciar su semen. El rabí enseña a no desperdiciar los recursos que son la base fundamental para la vida. No desperdiciar el agua en sentido literal, el agua es vida. En sentido alegórico, no desperdiciar el semen, que puede procrear vida. Agua que se deja perder, es como vida que se deja morir antes de nacer. 

2) El reino animal.

El hombre es responsable de los animales domésticos de que se sirve o los que cría, a tal punto que debe darles de comer a ellos antes de sentarse él mismo a comer . El Talmud, Tratado Berajot ( Bendiciones) establece : “Se prohibe al hombre comer antes de haber alimentado a sus animales”. La interpretación rabínica entiende que esta es una obligación bíblica que surge de Deuteronomio: “ daré hierba en tu campo para tu bestia de modo que comerás y te saciarás” . Los rabíes deducen de este versículo que para tener comida y saciarse, el hombre debe alimentar primero,  a sus  animales. Comer el dueño, está después.

Los animales domésticos también deben descansar. Desde los Diez Mandamientos, los animales domésticos deben descansar el Shabat (sábado) . Y si bien el ser humano no debe trabajar en Shabat, ese día está obligado a ordeñar las vacas, porque de no hacerlo, las vacas sufrirían gran dolor. Y si por cualquier otra causa los animales están sufriendo en ese día, debe hacer todos los trabajos necesarios para evitarles sufrimiento. Igual que lo debe hacer por los humanos.

3) Los animales salvajes.

En el episodio del Arca de Noé se deja en claro el mandato de cuidar todos los animales, “ limpios e impuros “, para conservar a cada especie sobre la tierra. Aún cuando nos parezca que esos animales son inútiles. Un midrash (interpretación rabínica ) dice que siendo muy joven , David, quien más tarde sería Rey de Israel y autor de muchos de los Salmos de la Biblia , vio una avispa comiéndose a una araña y dijo “ Señor mío, Rey del Universo, ¿para qué creaste a estos animales tan inútiles como dañinos? ¿Qué beneficio le traen a Tu mundo ?” Al poco tiempo, David tuvo que huir del rey Saúl que lo perseguía, convencido de que David quería destronarlo y convertirse en el nuevo Rey de Israel. De acuerdo al relato, David corre por su vida y durante la noche se refugia en una cueva entre las rocas. Es en esa noche que una araña acierta a tejer su tela cubriendo la entrada de la cueva; cuando Saúl pasa con sus soldados frente al escondite, en búsqueda del fugitivo , decide seguir de largo, pensando que en una cueva cuya entrada está tapada de telarañas, seguramente nadie ha entrado durante mucho tiempo . Dice el midrash que David acepta la lección y al salir, besa a la araña . No sólo eso, sino que desde ese momento surge en él ,el sentimiento que brota de los Salmos que compuso , reconociendo que toda la naturaleza, desde la más insignificante de las hierbas y los animales hasta las más altas esferas, son obra del Creador y necesarios para el mundo.

Podemos aprender de los animales , dice el profeta Job . “ Mi Hacedor nos enseña mediante las bestias de la tierra y nos hace sabios mediante las aves del cielo”. Los sabios del  Talmud en el Tratado Eruvin (los límites del Shabat ), se preguntan qué significan  estas palabras de Job . Veamos la lectura que hacen los rabíes. De aquí derivan enseñaza, entre otras cosas, para cortejar a una esposa.

-Dice rabí Iojanán : Si no estuvieran ordenadas por la Torá, podríamos aprender la modestia del gato; la oposición al robo de la hormiga, la negativa al adulterio de las palomas.

-Dice rabí Jiiá: Cuando Job dice “nos enseña mediante las bestias”, se refiere a la mula, que se arrodilla para hacer aguas. “Nos hace sabios mediante a las aves del cielo” se refiere al gallo, que primero adula a la gallina, antes de tener relaciones con ella.

Estamos viendo la forma sutil que usan los rabíes para hablar de las relaciones sexuales entre la pareja. Las palabras tienen un sentido simple, al describir el apareamiento del gallo y la gallina. Sin embargo, el sentido va más allá. 

-¿Cómo adula el gallo a la gallina? pregunta una voz.

-Contesta rabí Iehudá lo que sobre esto le enseñó su maestro, Rab: El gallo le dice: “ te compraré un vestido que te llegará hasta el suelo” 

-Observa, dice otro rabí, que el gallo para pisar a la gallina, extiende sus alas y las baja hasta tocar el suelo .

-Otra voz interrumpe : y cuando el gallo sacude la cresta e inclina su cabeza sobre la gallina, le dice al oído: ¡ que se le arranque la cresta al gallo que teniendo dinero, no te compre ese vestido!

Las risas de los rabíes no figuran en el texto, pero casi las podemos escuchar.

El ser humano puede usar pero no abusar de los animales. La matanza del animal es un acto lleno de respeto, evitando el dolor del animal. Un dato interesante. Es en el tema de la matanza de animales que la Biblia declara la existencia de una Ley Oral junto a la Ley escrita. Dice en Deuteronomio: “podrás degollar de tu ganado de acuerdo con lo que te tengo mandado”.

“Lo que te tengo mandado “ sobre la shejitá, matanza de animales, no está escrito en la Biblia. A texto expreso , aquí el Deuteronomio se remite a la enseñanza verbal que recibió Moisés en el Sinaí. Esa Ley oral, desde Moisés en adelante, se fue transmitiendo verbalmente, de generación en generación. Esta ley oral ,en el siglo III e.c. se redacta por escrito en la Mishná, complementándose más tarde, en el siglo VI, con la Guemará conformándose entre las dos, el Talmud de Babilonia. 

4) Ecología.

Los comentaristas de la Ley hebrea no hablan de ecosistema ni de ecología . Para los rabíes la  óptica es otra: “el Señor no creó la tierra por la tierra misma sino para ser habitada” , dice el profeta Isaías. “Y para que en ella los seres humanos cumplan las Leyes de la Biblia” , agregan los rabíes. La naturaleza es sólo uno de los aspectos en que se manifiesta el Creador. Cada letra del alfabeto hebreo tiene valor numérico, en consecuencia cada palabra hebrea tiene valor aritmético. Hay toda una ciencia que se llama Guematria , derivada de la palabra griega Geometría. Los rabíes ven cada palabra hebrea como una forma geométrica desarrollada en el espacio. La guematria compara palabras que aritméticamente tienen el mismo valor e interpreta que si dos palabras valen numéricamente lo mismo es porque tienen igual valor en otros sentidos. Pues bien, el valor numérico de la palabra Elohim (el Señor) es igual al de la palabra Hateba ( Naturaleza) . Los rabíes enseñan: Respetar y cuidar la naturaleza es una manera de ligar al Señor a cada momento de la vida diaria. En el ciclo de la vida un ser nace y otro muere, cada criatura necesita de otra para cumplir su función .Cada planta y cada ser viviente contribuye al perfecto balance de la Creación.

Esther Mostovich de Cukierman 

Algunas de las fuentes citadas.

II Samuel, 14:14 . ( Los seres humanos ) irremisiblemente , hemos de morir. Somos como agua derramada sobre la tierra, que no puede ser recogida. 

T.B. Iebamot, 11b . No debe derramarse agua del pozo cuando hay otros que la necesitan.

Deuteronomio 11:15 . Daré hierba en tu campo para tu bestia de modo que comerás y te saciarás. T.B. Berajot 40a : Se prohibe al hombre comer antes de haber alimentado a sus animales.

Job 35:11 . Mi Hacedor nos enseña mediante las bestias de la tierra y nos hace sabios mediante las aves del cielo.

T.B. Eruvin 100 b . Dice rabí Iojanán : Si  no estuvieran ordenadas por la Torá, podríamos aprender la modestia del gato; la oposición al robo de la hormiga, la negativa al adulterio de las palomas.

Deuteronomio, 12:21: podrás degollar de tu ganado de acuerdo con lo que te tengo mandado. 

Isaías, 45:18. El Señor no creó la tierra por la tierra misma sino para ser habitada.

Fuente: CCIU
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal