Un holandés afirma haber resuelto un acertijo secreto que revela el ‎paradero del oro de los nazis

 


Un holandés fabricante de violines cree que el paradero de uno de los mayores tesoros de Hitler podría estar en una partitura.

 

El «oro de los nazis», estas cuatro palabras tienen la capacidad de trasladarnos, en pleno siglo XXI, a una época oscura en la que –según dice la leyenda- los hombres de Adolf Hitler escondieron miles y miles de lingotes a lo largo y ancho de Alemania con la intención de que no fueran robados por los aliados; sin embargo, esta historia es tomada usualmente como una mera anécdota más propia del imaginario colectivo que de los libros de Historia.

 

No opina lo mismo el fabricante de violines holandés Cyril Whistler. Y es que, este hombre afirma haber descubierto un código secreto que muestra el paradero de 50 millones de libras en oro nazi (unos 69 millones de euros), además de una cantidad indeterminada de diamantes. Según explicó este novato «caza-tesoros» al diario alemán «Bild», el susodicho código se encontraba oculto en una antigua partitura del compositor Gottfried Federlein, fallecido en 1952.

 

http://www.enlacejudio.com/wp-content/uploads/2015/06/Oro-Nazi1-Enlace-Judio-Mexico-300x169.jpg

 

El oro nazi

 

Whistler buscaba en la partitura uno de los muchos escondrijos en el que –presuntamente- los nazis escondieron oro cuando se percataron de que estaban perdiendo la guerra. Los objetivos eran obvios: evitar que los aliados lo usasen en su propio beneficio y, en un futuro, poder utilizarlo para financiar la resistencia que se movilizaría a favor de Hitler en Alemania. Así pues, y aunque en un principio todos los lingotes se hallaban en el Reichsbank de Berlín, se cree que fueron trasladados a escondrijos ocultos como cuevas o pozos.

 

De entre todos aquellos alijos, el fabricante de violines buscaba uno: el que el mismísimo Adolf Hitler había ordenado esconder a Bormann (su secretario personal) en las colinas de Baviera durante los últimos días del Tercer Reich. Y es que, siempre según afirma Whistler, tenía constancia de que el subalterno del «Führer» había garabateado las coordenadas del mismo (con un curioso código) en una partitura que nunca llegó a las altas esferas nazis. Una historia, cuanto menos, increíble.

 

http://www.enlacejudio.com/wp-content/uploads/2015/06/Oro-Nazi2-Enlace-Judio-Mexico-300x282.jpg

 

El estudio

 

Tras hacerse con la presunta partitura original (del compositor Gottfried Federlein) Whistler ha pasado los últimos dos años estudiándola. Todo ello, bajo la idea de que era un «mapa musical» hacia el tesoro. Ahora, tras horas y horas de investigación, este holandés afirma que los lingotes se encuentran en una base del ejército alemán en la ciudad bávara de Mittenwald. No es el primero que cree haberlo hallado (pues el cineasta León Giesen ya ha realizado varias excavaciones en la zona buscando el mismo premio) pero es el primero que parece haber hallado un lugar concreto.

 

«Estudié la puntuación. A primera vista, es una pieza poco atractiva con anotaciones mecanografiadas y runas. Giesen llegó a la conclusión de que las runas se añadieron como una distracción. Para mí; sin embargo, los signos y letras escritas estaban allí por algo. Pronto descubrí un número típico que se repite una y otra vez entre las barras, así como un cifrado en toda la partitura. Cuanto más estudiaba la pieza, más descubría. Las notas, el número y las señales indican una ruta», señala el holandés a «Bild».

 

Al considerar «más allá de toda duda razonable» que sus descubrimientos son infalibles, Whistler ha presentado sus conclusiones al alcalde de Mittenwald -Adolf Hornsteiner- y a la ministra de Defensa germana, Ursula von der Leyen. Su intención es que se lleven a cabo las investigaciones pertinentes, aunque por mero interés histórico (a pesar de que, según afirma, el escondrijo contiene 100 lingotes de oro y una gran cantidad de diamantes).

 

Por su parte, el portavoz de las Fuerzas Armadas del país ha señalado que no se llevarán a cabo, de momento, las excavaciones: «Esta propiedad es una zona militar. El acceso al lugar por parte de una expedición arqueológica requiere la aprobación final del Bundeswehr, y hasta ahora no hemos recibido ninguna solicitud».

Fuente: abc.es
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal