Entrevista a León Cohen, nuevo Presidente de la Comunidad Judía de Chile:

“Mi idea de aporte a la comunidad judía de Chile tiene que ver con un tema estructural, de orientar el trabajo de estos dos años a tener una comunidad judía más unida, más participativa y más activa”

Por Michelle Hafemann


El desembarco de León Cohen a la Comunidad Judía de Chile, CjCh, ha sido tan intenso como publicitado. Esto porque se ha planteado el objetivo de realizar una completa reestructuración de la orgánica de la institución que reúne y representa a todas las organizaciones judías del país. “El gran legado de este nuevo directorio tiene que ser “estructurar”, que todos los judíos chilenos estén participando”, deja en claro el economista de 58 años, Ingeniero Comercial y Economista de de la Universidad de Yale, padre de dos hijos y ex Presidente de Bnei Brith Chile. Esto ha significado la incorporación de nuevos profesionales a la CJCh, buscados específicamente por sus perfiles laborales y habilidades, conformando un directorio tan amplio como joven. “Estoy muy optimista de que nos va a ir muy bien”, anticipa, cuando recién arranca una gestión que pretende hacer historia en esta comunidad.  

¿Cómo han sido estos primeros días desde que asumiste la presidencia de la Comunidad Judía?

-Han sido muy intensos, de mucho trabajo, que incluyeron cuatro días en Washington en el congreso del American Jewish Commitee, AJC, con la delegación chilena que estuvo compuesta por Marcelo Isacsson, los diputados Gabriel Silber y Daniel Farcas, y tres jóvenes invitados por AJC: Vanessa Hites, Yoab Bitrán y Gisele Feldman. Han sido días intensos también porque mi idea de aporte a la comunidad judía de Chile tiene que ver con un tema estructural, de orientar el trabajo de estos dos años a tener una comunidad judía más unida, más participativa y más activa. Y ese es un trabajo súper intenso, que no tiene que ver ni con enfrentar crisis o problemas, sino más bien con una mirada a futuro, de fondo y de largo plazo. Eso ya partió y estoy súper contento porque hasta ahora la gente a la que he invitado, que ha sido mucha, han dicho que sí. Nadie se ha restado y es súper agradable notar que todo lo que tú pides la gente lo acoge con mucha voluntad y tiene la mejor disposición. En esta comunidad lo que más tenemos es talento y compromiso, entonces la idea es destapar esos recursos tan ricos, tan vastos, en pos del trabajo para la misma. Así que tenemos harta pega, pero estoy muy contento y entusiasmado.

¿Cuánta gente has convocado hasta ahora?

-Bueno, el Directorio es grande y muy activo. Cada persona  que está en él -junto con tener un cargo en el gobierno corporativo de la comunidad- tiene un rol específico y preside o es sublíder de un comité. Entonces, gracias a esta estructura, en vez de tener a 10 personas trabajando, podemos tener a 50 u 80, cada cual en sus temas. Además, en términos del staff de profesionales de la CjCh, había gente que estaba originalmente vinculada a un proyecto de renovación en la comunidad y gente que se ha ido integrando en el camino, sumándose al equipo de grandes profesionales que ya estaba trabajando en la comunidad.

Uno diría que la gente es reacia a asumir cargos comunitarios, en el sentido de que requieren de mucho tiempo, las personas que los ostentan son objeto de críticas, se debe postergar a la familia. Pero lo que comentas es lo contrario, la gente respondió ávidamente al llamado que les hiciste.

-Sí, pero lo vivimos en nuestro país el invierno pasado nos hizo darnos cuenta a muchos que la opción de ser judíos en Chile y no ser conscientes de eso no existe. Si queremos que nuestros nietos y nuestros bisnietos vivan en plenitud su judaísmo en Chile, tenemos que preocuparnos ahora y preocuparnos harto. Y me imagino que a eso responde la tremenda disposición que he encontrado en todas las personas.

Y en términos personales, ¿qué hizo que aceptaras asumir la presidencia de la comunidad?

-Cuando me lo propusieron, mi primera respuesta fue que “No” por un tema de tiempo: yo soy consultor de empresas, entonces mi activo es mi tiempo. Pero luego me di cuenta de que había mucha gente de la comunidad con ganas de trabajar, que había la posibilidad de conseguir recursos para para hacer más proyectos y tener una estructura más grande. Lo pensé de nuevo y evalué qué podía hacer yo por mis hijos y por mis nietos concretamente. Me conmovió cuando vi en todo este proceso la actitud de los jóvenes, que están enfrentando momentos duros en las universidades pero con una tremenda disposición, con entusiasmo, con ganas, tanto en temas de defender el buen nombre de Israel en esos espacios, como también siendo muy proactivos en la sociedad, aportando, llevando ayuda al Norte, al Sur, a Valparaíso. Y esa tremenda actitud conmueve y uno se pregunta “Bueno, si estos cabros están jugados al máximo, porqué uno no”. Y si puedo aportar con mi experiencia en la dirigencia judía, fantástico. Pero estoy de acuerdo contigo, ser dirigente tiene muchos costos, implica mucho tiempo y ser objeto de críticas, muchas de ellas probablemente basadas en prejuicios. Pero ser judío nunca ha sido fácil.

En tu caso venías de una ya amplia experiencia comunitaria, fuiste Presidente de la Bnei Brith, representante de la Bnei Brith en la Mesa de Diálogo…

-Yo soy “bneibritiano”, llevo en la Bnei Brith casi 30 años, me formé comunitariamente ahí, tuve la suerte de ser presidente de la institución desde el 2002 al 2004 y actualmente soy Presidente para Latinoamérica, cosa que originalmente vencía en marzo de este año, pero que con el cariño y generosidad de mis hermanos latinoamericanos lo vamos a adelantar: fines de agosto habrá una reunión extraordinaria en Argentina y voy a dejar el cargo, para dedicarme al 100% a este desafío.

Algo comentaste, pero el tema de esta reestructuración en la organiza comunitaria se basa en la formación de comités temáticos. Hemos sabido que hay un comité sobre el agua, otro de contingencia, ¿qué nos puedes contar de eso?

-En el ámbito de los asuntos más públicos, externos a la comunidad, tenemos dos comités funcionando, uno de Comunicaciones que lo lidera Matías Wolff y otro de Análisis Político, No Discriminación y DD.HH., que lo lidera Shai Agosin. En los asuntos internos, hay un comité que se llama “Proyecto Maim” y que buscará aportar desde la comunidad judía al país con un tema tan importante como es el tema del agua, su cuidado, cómo aprovecharla mejor, cómo educarnos para usarla mejor, que es un tema gigantesco en todo el mundo y en especial en Chile. Este lo lidera Luis Gurovich. Está también el Comité de Instituciones, que tiene que velar por la relación de la CJCh con todas las instituciones judías en Chile y también ver de qué forma los judíos nos organizamos en el mundo para identificar nuevas oportunidades y aprovecharlas en Chile, que lo lidera Rubén Cohen. Hay un Comité de Sustentabilidad que tiene que ver con los recursos y lo lidera Fernando Albala y también tenemos un Comité de Tesorería que lo lidera Claire Hes. Y estamos próximos a crear un nuevo comité que es una academia para formar líderes comunitarios en temas de asuntos públicos, pero no en temas de liderazgo, porque en liderazgo cada institución hace un buen trabajo. Nosotros pensamos aportar en el tema de ideas de no discriminación, Medio Oriente, antisemitismo, y dar una formación muy fuerte a todos nuestros líderes, en especial a líderes juveniles, y en especial en esos temas que son tan difíciles de abordar.

Y eso les permite ir formando generaciones de recambio, porque en un momento en lo que era el CREJ hubo un “gap” entre la generación dirigente y la de recambio, porque muchos años no se formaron líderes de recambio. 

-En esta mesa yo, que tengo 58 años, soy el segundo más viejo del Directorio, lo cual me tiene muy contento. Es un directorio muy joven, con Matías Wolff como Vicepresidente, que tiene apenas sobre los 40 años, y a todos les he pedido en ser muy proactivos en tener “minián”, en convocar, convocar y convocar, que cada equipo tenga de 8 a 10 personas, con muchos sub 40. Que haya un seguimiento y recambio de liderazgo a futuro, y que haya mucha gente y muchos jóvenes.

Hay un tema que está circulando hace tiempo y es el tema del recambio de nombre, de volver a retomar el nombre de CREJ, ¿eso va a ser así?

-Aquí voy a hablar a título personal, porque no lo hemos debatido: yo creo que el nombre CREJ hay oportunidades para mejorarlo, CREJ es una sigla y las siglas a veces no comunican todo lo que uno puede expresar. Es un lindo nombre pero tiene ese problema, y este es un tema que está en la tabla pero que no hemos resuelto, pero que vamos a revisar sin duda, porque el nombre “Comunidad Judía” tiene una dualidad, que es al mismo tiempo un colectivo y un individuo, entonces cuando una persona hablar desde la Comunidad Judía, ¿de dónde lo hace? ¿Desde el colectivo o desde la individualidad. Tenemos que llegar a un nombre que en positivo diga lo que somos: los judíos chilenos.

A propósito de esto mismo, el año pasado urgieron grupos desde la izquierda extracomunitaria judía a decir que esta orgánica comunitaria no era la representativa de la comunidad judía de Chile y que ellos hablaban desde el colectivo de los judíos chilenos.

-Primero que todo, vivimos en una democracia, Chile es una democracia y nosotros como judíos somos híper demócratas, por lo que cualquier persona puede dar su opinión. Yo creo que lo que le podemos decir a todos es que dejen claro que hablan a título personal, que si es una opinión propia, deje en claro que habla en título personal, para que no se entienda que es la opinión de la comunidad. Segundo, que traten de acercarse, yo tengo las puertas abiertas para escuchar lo que ellos pueden aportar. La diversidad de ideas enriquece la postura que como judíos chilenos tenemos del conflicto del Medio Oriente. En Chile tenemos opiniones muy diversas así como las hay en Israel, que es una híperdemocracia. Entonces tenemos que aspirar a que estas personas aporten a tener una mirada que nos represente a todos, al menos hacer ese esfuerzo. Y yo creo que con buena voluntad se puede, tener una mirada que parta la idea de velar por la seguridad del Estado de Israel, que me parece que es una cosa que está fuera de cuestión, y velando porque haya paz en el Medio Oriente, cosa que me parece que también está fuera de cuestión, y que nos incluya a todos.

Así mismo como judíos chilenos, hay un tema que para Anajnu ha sido una preocupación constante, que es el tema de los judíos invisibles, que son los judíos que sí se identifican con la institucionalidad comunitaria, que a lo mejor han quedado fuera de ella por razones económicas o de ubicación geográfica, y no por una posición política.  ¿Cómo vas a abordar este tema en tu directorio?

-No tenemos todavía una estructura para ello, pero yo comparto plenamente esa preocupación. Uno de los principales objetivos que nos hemos puesto en este mandato, es que todos los judíos estemos “On”, que todos estemos activados. Y mientras más desactivados estén algunos, más importante es que se sumen. La verdad no tengo una estrategia concreta todavía, pero con seguridad es un tema que lo vamos a abordar. Yo vengo de la comunidad sefaradí de Valparaíso y estoy más que consciente de lo difícil que es ser judío en la vida moderna, ya sea por temas socioeconómicos, socioculturales, una alta asimilación, y eso tenemos que compartirlo con todos. Santiago no es el sector Oriente y Chile no es Santiago, y pretendemos llegar a todos. Es un esfuerzo grande, pero con dedicación  lo vamos a hacer. Estoy 100% de acuerdo de que esa debe ser una de nuestras prioridades.

¿En qué pie están las relaciones con la comunidad palestina? ¿Hay relaciones?

-Entiendo que nunca ha habido y entiendo también que no ha sido por falta de esfuerzo de nuestra comunidad. Nosotros estaremos siempre abiertos a tener conversación con la comunidad palestina de Chile y con todo el mundo. Y espero que en estos años se den oportunidades. Yo encuentro legítimo que ellos defiendan sus posiciones, pero siempre que eso se de en un marco de respeto y tolerancia. Cuando eso escapa a ese marco, no es bueno para nadie, ni para la comunidad palestina, ni para la judía ni para el país. Creo que eso empobrece a Chile.

Nosotros tendremos una actitud abierta al diálogo, pero eso no se debe confundir con que vayamos a tolerar expresiones antisemitas y actitudes que de alguna manera nos pongan en riesgo como judíos chilenos. Creo que hay una línea delgada, pero muy clara, entre lo que es la crítica, la libertad de opinión y lo que es la agresión y la incitación al odio. En eso seremos inflexibles.

Lamentablemente no contamos con un cuerpo legal que nos proteja de la incitación al odio, porque si bien en Jánuca en La Moneda se anunció la Urgencia para el proyecto, éste no ha avanzado en el Congreso.

-Así es y esa será una prioridad para nosotros. Hoy día las personas están protegidas por la Ley Zamudio, pero los colectivos no. De manera que en todas las actividades que hemos tenido con autoridades les hemos planteado nuestro interés de que el Proyecto de Ley Contra la Incitación al Odio prospere.

¿Qué otros temas van a marcar la agenda política de tu período como Presidente de la CJCh?

-Hay muchos temas, por ejemplo los estudios que tenemos nos muestran de que hay un importante porcentaje de la población que no nos conoce como judíos y eso es una buena noticia, porque significa que gran parte del antisemitismo es producto de la ignorancia y el prejuicio. Entonces tenemos que trabajar activamente para que nos conozcan, para que nos vean. Cómo hacemos eso, siendo muy proactivos en relacionarnos con todo el entramado social del país y también aportando. Y por eso es que hemos elegido el tema del agua, porque aparte de todo el aporte que ya hace la comunidad en diversos temas, que queremos tomar un eje de trabajo que atraviesa a todas las instituciones. Pensamos que esa es una herramienta concreta que nos permite aumentar nuestra vinculación con el país real.

¿Esta va a ser una gestión de puertas abiertas?

-Absolutamente, mi mail y mi celular están abiertos. Y me gustaría escuchar de todos y en especial de los jóvenes, que son para quienes estamos construyendo esto.

 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal