N.York: Mujeres ortodoxas rabinas

Lic. Naum Kliksberg


Dos mujeres recibieron su título de rabinas esta semana y se unirán a la única mujer que poseía el título hasta ahora. “No creí que sucedería, ni siquiera soñé con que esto sucedería”, dijo Rahel Berkovits, una de las nuevas rabinas.

 Dos mujeres se graduaron como rabinas ortodoxas esta semana y serán denominadas “rabba” como término femenino correspondiente al título de “rabbi”. Se sumarán a la única rabina ortodoxa que existe hasta el momento, Sara Hurwitzm del Institute Riverdale de la sinagoga del Bronx.

Rahel Berkovits apenas pudo decir un par de frases de la conferencia preparada para su ceremonia de graduación en el centro ortodoxo de Jerusalén, Har’el, antes de largarse a llorar.

“Sí, los verdaderos rabinos, lloran”, dijo después de tomar aire y la congregación festejó su frase con risas. “No creí que sucedería, ni siquiera soñé con que esto sucedería. Llegó tan rápido”. dijo.

Berkovits contó que en su vida religiosa y privada lleva a cabo principios igualitarios.

Es una de las rabinas ortodoxas que recibieron su graduación de manos del Profesor Rabino Daniel Sperber y el Rabino Herzl Hefter, fundador del Centro Har’el.

Berkovits y Meesh Hammer-Kossoy se unirán a otras seis mujeres que se graduaron como rabinas el domingo, en Nueva York, en la Yeshiva Maharat.

Este título no es reconocido por el Chief Rabbinate o Rabinato Principal, ni por las organizaciones de rabinos tradicionales de los Estados Unidos, pero cada vez obtiene mayor reconocimiento en las comunidades religiosas liberales.

La graduación o “smijáh” de mujeres en posiciones similares a las de rabino comenzó hace algunos años en varias comunidades religiosas de Israel y en una de las Yeshivot de los Estados Unidos.

Todos fueron muy cuidadosos en no utilizar el término “rabba” que suena reformista o conservador (la primera mujer rabina del movimiento conservador se graduó hace 30 años) o el término “rabbanit,” que se refiere a la mujer del rabino.
Las llamaban “consejeras de la halajá” o “maestras de la halajá” o “líderes espirituales”.

“No sé si podré llamarme a mí misma ‘rabba’ también en Israel,” dice Engelberg, que planea continuar como maestra en la Midrashá del Secundario para Mujeres en Jerusalém y en la Midrashá de Ein Prat.

Los hombres y mujeres que encabezan la corriente ortodoxa liberal insisten en librar la batalla en su propio campo, viéndolo como un proceso de evolución.

Sperber, figura clave en la Ortodoxia liberal, examinó a cada uno de los graduados en Jerusalém y en Nueva York.


Sabe que las mujeres serán denominadas “rabba,” pero no esconde sus reservas al respecto. “No me gusta ese título porque es un título Conservador y Reformista y es simplemente confuso”, dice. “Es difícil encontrar el término adecuado. Estamos tratando el tema, pero no las llamamos rabba”.

Hefter señala que la importancia principal de estos dos graduados del Centro Har’el es el reconocimiento de lo que adquirieron antes de entrar a su casa de estudios. “Ambas han enseñado Torah durante muchos años y yo les he enseñado a ellas. Las conozco desde 1992. Su graduación no cambiará sus carreras, es un reconocimiento semi institucional de los muchos años invertidos en el estudio”, dice.

“No debemos tener miedo del término ‘rabbi.’ Estoy impaciente. Estoy muy viejo. Si la Torah no progresa junto con las personas, se quedará en el desierto. Y eso sería un desastre”, concluyó.

Fuente:Haaretz 
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal