Nuevo film sobre el testimonio de Jan Karski

 


El polaco Slawomir Grünberg utiliza la animación para ilustrar el dramático testimonio de Jan Karski, el combatiente de la resistencia polaca que trajo informes del genocidio judío a los líderes aliados. 


En cierto modo, la presencia de Jan Karski había estado rondando sobre el director de cine Slawomir Grünberg durante casi una década antes que se le ocurriera la idea de hacer una película sobre el luchador de la resistencia polaca de la Segunda Guerra Mundial.
Grünberg ha recibido el Premio Jan Karski de Cine por valor moral en el año 2000 por su película "La oración de la escuela: una comunidad en guerra", acerca de una familia que demandó a las autoridades eliminar la oración de su escuela pública local de Mississippi.


El autor cuenta que la idea de hacer un film sobre la vida de Karski apareció en 2007, cuando se reunió en un almuerzo con el cónsul de Polonia en Nueva York, el jefe del Instituto de Cultura de Polonia en Nueva York, y el ex embajador polaco en Israel Maciej Kozlowski, autor de un libro sobre Karski, que había arriesgado su vida para llevar de primera mano los informes del Holocausto a los aliados.
Le llevó casi una década realizar el film "Karski y Los Señores de la Humanidad", que combina el testimonio de Karski, imágenes de archivos de guerra

y entrevistas con expertos históricos con animación. Las escenas animadas, inspiradas en "Vals con Bashir", el documental israelí de guerra de 2008 por Ari Folman., proporcionan imágenes de la narración de Karski de los acontecimientos.

 
Karski nació como Ene Kozielewski en Lodz, Polonia, en 1914 (Karski fue un nombre de guerra, que finalmente adoptó legalmente), era el más joven de los ocho hijos de una familia católica. Después de completar su servicio militar obligatorio y graduarse con honores en Derecho y Diplomacia en la Universidad de Lvov, obtuvo un nombramiento diplomático.


Karski fue llamado al servicio militar cuando Alemania invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939. Se las arregló para escapar cuando su unidad fue capturada por los soviéticos, se infiltró dos veces en el gueto de Varsovia, y también se hizo pasar por un guardia en el campamento de tránsito Izbica, donde fue testigo de cómo los judíos eran conducidos en vagones de tren con destino a sus muertes. 
Karski, que murió en el año 2000, no había hablado casi nada acerca de sus experiencias durante la guerra después de emigrar a los EE.UU. y se acomodó como profesor de la universidad de Georgetown.


De acuerdo con su amigo y colega universitario, el rabino Harold White, esto era porque pensaba que había fracasado. "Pensó que no había hecho lo suficiente para salvar el mayor número judíos como debía", dijo White.

 Fuente: Aurora
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal