Diez Maneras en las que Israel es tratado diferente

David Harris


Es terrible ver cómo Israel es tratado por una norma totalmente diferente a otros países en el sistema internacional. Por supuesto, Israel merece el escrutinio, al igual que todas las demás naciones. Pero también merece la igualdad de trato – nada más, nada menos. 

En primer lugar, Israel es el único Estado miembro de la ONU cuyo simple derecho a existir está bajo constante desafío.

No obstante el hecho de que Israel encarna una conexión ancestral con el pueblo judío como reiteradamente es citado en el libro más leído en el mundo, la Biblia, que fue creado en base a la recomendación de 1947 de la ONU y que ha sido miembro del organismo mundial desde 1949, hay un coro incesante de naciones, instituciones y personas que niegan la legitimidad política de Israel.

Nadie se atrevería a cuestionar el derecho a la existencia de muchos otros países cuya base para la legitimidad es infinitamente más cuestionable que la de Israel, incluidos los que fueron creados por la fuerza bruta, la ocupación, o cartógrafos distantes. Vea nada más cómo muchas naciones encajan en esas categorías, incluyendo, por cierto, algunos países árabes. ¿Por qué, entonces, es que la temporada de caza abierta sólo apunta hacia Israel? ¿Sería posible que no tuviera nada que ver con el hecho de que es el único país de mayoría judía en el mundo?

En segundo lugar, Israel es el único Estado miembro de la ONU que ha sido destinado a la aniquilación por otro estado miembro de la ONU.

Piense en ello. El liderazgo de Irán, junto con organizaciones financiadas por Irán en el Líbano y Gaza, han pedido reiteradamente borrar a Israel del mapa. ¿Hay algún otro país que se enfrenta a la amenaza de la destrucción genocida?

En tercer lugar, Israel es el único país cuya capital, Jerusalén, no es reconocida por otras naciones.

Imagínese lo absurdo de esto. Diplomáticos extranjeros viven en Tel Aviv, mientras que la realización de prácticamente todos sus negocios es en Jerusalén. Aunque ninguna nación occidental cuestiona la presencia de Israel en la mitad occidental de la ciudad, donde se encuentran la oficina del primer ministro, la Knesset (Parlamento) y el Ministerio de Asuntos Exteriores, no hay embajadas allí.

De hecho, observe los listados de ciudades del mundo, incluyendo lugares de nacimiento en los pasaportes y verá algo sorprendente – París, Francia; Tokio, Japón; Pretoria, Sudáfrica; Lima, Perú; y Jerusalén, pareciera huérfano de país, si se quiere.

En cuarto lugar, la ONU tiene dos agencias que se ocupan de los refugiados.

Una, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR por sus siglas en inglés), se centra en todas las poblaciones de refugiados del mundo, excepto una. La otra, la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para Palestina (UNRWA), maneja solamente a los palestinos.

Pero la diferencia va más allá de dos estructuras y dos burocracias. De hecho, tienen dos mandatos diferentes.

UNHCR pretende reasentar a los refugiados; UNRWA no lo hace. Cuando, en 1951, John Blanford, el entonces director de la UNRWA, propuso el reasentamiento de hasta 250.000 refugiados en los países árabes vecinos, esos países se enfurecieron y se negaron, lo que llevó a su retiro. El mensaje llegó. Ningún funcionario de la ONU desde entonces ha empujado por el reasentamiento.

Por otra parte, las definiciones de refugiado de la UNRWA y UNHCR difieren notablemente. Considerando que los objetivos del UNHCR son sólo aquellos que realmente han huido de sus países de origen, la definición UNRWA cubre “los descendientes de las personas que se convirtieron en refugiados en 1948″, sin ningún tipo de limitaciones generacionales.

En quinto lugar, Israel es el único país que ha ganado todas sus guerras importantes para la supervivencia y la defensa propia, sin embargo, se enfrenta a adversarios derrotados que han insistido en dictar los términos de la paz.

Al hacer esto, irónicamente, han encontrado el apoyo de muchos países que, victoriosos en sus mismas guerras, exigieron – y, sí, consiguieron – ajustes fronterizos.

En sexto lugar, Israel es el único país en el mundo con un punto de agenda separado y permanente, # 7, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU con sede en Ginebra.

Ningún otro estado miembro, incluidos los violadores seriales de los derechos humanos como Corea del Norte, Siria, Irán y Sudán, obtienen su propio tema de agenda. Sólo la única democracia liberal en Oriente Medio es tratada de esta manera descaradamente sesgada porque esa es la forma en que funciona – los malos cierran filas para proteger a otros, y, al mismo tiempo, conspirar contra Israel, creando una mayoría automática en su contra.

En séptimo lugar, Israel es el único país condenado por nombre de este año en la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud como un “violador” de los derechos de salud.

Esta patraña tiene lugar a pesar del hecho de que Israel proporciona asistencia médica de clase mundial para los sirios heridos en la guerra civil del país y a los palestinos que viven en Gaza gobernada por Hamas; ha logrado una de las tasas de esperanza de vida más altas del mundo para todos sus ciudadanos, judíos y no judíos por igual; se encuentra entre los primeros respondedores médicos a las crisis humanitarias dondequiera que ocurran, desde Haití a Nepal; y avanza a diario las fronteras de la medicina para todo el mundo, algo que no se puede decir de muchas otras naciones.

En octavo lugar, Israel es el único país sobre el que apuntan a diario tres organismos de la ONU establecidos y con personal cuyo único fin es hacer avanzar la causa palestina y atacar a Israel – el Comité para el ejercicio de los derechos inalienables del pueblo palestino; el Comité Especial encargado de investigar las prácticas israelíes que afecten a los derechos humanos del pueblo palestino; y la División de Derechos de los Palestinos en el Departamento de Asuntos Políticos de la ONU.

Noveno, Israel es el único país blanco anualmente de hasta 20 resoluciones de Asambleas Generales de la ONU e innumerables medidas en otros organismos de la ONU, como el Consejo de Derechos Humanos.

De hecho, sorprendentemente, cada año, Israel es el receptor de tales esfuerzos más que los otros 192 estados miembros de la ONU combinados. Nadie puede discutir en serio que esto remotamente se justifica, pero es una realidad porque en cada organismo de la ONU, con excepción del Consejo de Seguridad, donde cada uno de los cinco miembros permanentes tienen derecho a veto, todo se trata de la votación por mayoría.

Cuando cerca de dos tercios de las naciones del mundo hoy en día pertenecen al Movimiento de Países No Alineados, y cuando eligen a un país como Irán como su mesa, con Venezuela en la cubierta, prácticamente lo dice todo.

Y décimo, Israel es el único país al que apunta el movimiento por BDS (boicot, desinversión y sanciones).

¿Alguien ha visto alguna actividad significativa de campus que apunte a los infractores de los derechos humanos verdaderos, incluyendo algunos en el vecindario de Israel, que decapitan, convierten por la fuerza y expulsan a los cristianos; lanzan bombas barril químicas contra civiles; niegan a los palestinos sus plenos derechos; y usa la pena de muerte, incluyendo a los menores, con abandono?

¿Algún grupo de estudiantes trató de impedir viajes de universitarios a cualquier país que no sea Israel, como fue el caso de una “promesa” reciente circulada en la UCLA?

¿Alguien ha visto alguna flotillas o flytillas (flotillas aéreas) organizadas por grupos europeos de extrema izquierda que no implican un ángulo anti-Israel?

¿Alguien ha visto movimientos para sacar empresas de cualquier país que no sea Israel?

Turquía, como un ejemplo, descarada e injustificadamente ha ocupado un tercio de la isla de Chipre durante 41 años, desplegado unos 40.000 soldados turcos allí, y transferido innumerables colonos de Anatolia, y todavía no hay un pío contra Ankara de los que pretenden actuar en nombre de la “justicia” y en contra de la “ocupación”.

Dadas las realidades políticas, abordando cualquiera de estos casos atroces de doble moral y de hipocresía flagrante pueden ser un desafío de enormes proporciones. Y, aún peor, esta lista no esta completa.

El viejo anuncio proclamaba que usted no tiene que ser judío para amar el pan de centeno judío de Levy. Bueno, sin duda, usted no tiene que ser un activista pro Israel para estar preocupado por el tratamiento grotescamente injusto que Israel recibe. Sólo se necesita una capacidad de indignación moral ya que este tipo de cosas están sucediendo hoy.

Fuente: The Huffingtonpost traducido por UnidosxIsrael
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal