Entrevista a Eva Holz, pintora y paisajista:
“Soy una gozadora del arte”

Por Michelle Hafemann


El próximo 8 de julio se inaugura en el Círculo Israelita la exposición de Eva Holz, artista judía chilena, nacida en 1946, egresada del Instituto Hebreo y de la Universidad de Chile. Muchos la reconocerán por la calidad de sus obras, que se pueden apreciar en su página de Facebook (www.facebook.com/eva.holzfischer) y sitio web (www.evaholz.com). En los días previos a su muestra en el Mercaz Kehilatí, la visitamos en su Casa Taller, un verdadero museo de su obra, donde no hay un espacio libre de una creación suya. Con decir que hasta las manillas de los muebles de cocina son pequeñas esculturas realizadas por ella, así como el extraordinario comedor color turquesa que diseñó. Su vibrante y colorido arte combina perfecto con un gran sentido del humor y carácter, que se muestra claramente en las respuestas que nos dio en la siguiente entrevista.

Uds. es diseñadora de profesión, ¿cuándo comenzó su carrera como pintora?

-Yo estudié diseño desde el año 1963 en la Universidad de Chile y después me dedique al diseño, pero hace unos 30 años estoy dedicada a la pintura, aunque antes hacía esculturas y trabajo en vidrio, y muchas otras cosas que no eran pintura propiamente tal, pero siempre relacionado con el arte. Incluso en la universidad expuse con otros alumnos y los profesores.

Yo me separé a los 31 años y quedé con esta profesión de artista que no sirve para nada (bromea). Entonces después me puse a estudiar diseño de jardines, que con eso podía mantenerme. Yo estaba separada, con dos hijos, apenas podía pagar el Inacap. Pero con eso me arreglé, y trabajé toda la vida en arte y paisajismo, y a una persona que le hacía un jardín, le vendía un cuadro.

Ahora ya estoy medio jubilada de los jardines, pero porque la sociedad me jubiló. Cuando tienes cara de vieja, ya no te llaman, así hayas salido un montón de veces en los diarios.

Pero como paisajista hizo el jardín del Estadio Israelita…

-Sí, ad honorem. Mis hijos –Matías y Nicolás Wolff, ambos miembros del actual Directorio de la Comunidad Judía de Chile- que eran directores, me dijeron “Ya po’ mami, ponte un poquito con la comunidad, no puedes ser así” y estuve dos años y medio trabajando en el jardín. Esas terrazas que están al lado del casino las diseñé yo, así como los macizos y las terrazas que están cerca del tennis.

¿Qué la hace sentir más completa, la pintura o el paisajismo?

-Son cosas que se complementan. Cuando estoy haciendo jardines estoy tan contenta que pienso “Esto me gusta más que la pintura” y cuando estoy pintando pienso “Esto me gusta más que los jardines”. Me gustan mucho las dos actividades, y me gusta la literatura y la música, soy una gozadora del arte.

Ud. dice que sus exposiciones tienen coherencia, ¿de qué va a tratar esta exposición y cómo se va a ver reflejada esta coherencia?

-Hay un tema en el dibujo que es un motivo recurrente para mí, hay ciertas formas que se repiten, y como dicen algunos artistas famosos, uno pinta siempre un mismo cuadro. Hay una variación de un cierto tipo de dibujo que yo repito, que una vez los llamé “cronopios”, que se repiten en las esculturas, en los gatos, y en este caso van a ser en acuarelas, en un 90% de la exposición, sobre papel o acuarela y tinta. El hilo conductor es ese tipo de dibujo que me caracteriza y cuando alguien lo ve dice “Esto es de la Eva Holz”. Entonces eso es y pasando por muchas técnicas, desde la escultura a la pintura, a la acuarela, al acrílico, a la ilustración.

O sea que varía la técnica pero la temática se mantiene.

-Sí, y es la que se puede identificar en mi obra.

De los artistas judíos consagrados, ¿cuál es el que más la identifica?

-Marc Chagall, y es también el que más me gusta.

¿Y Ud. se siente una artista consagrada?

-Sí, pero reconozcamos que una artista en Chile tiene dificultades para desarrollar una carrera primero como judío y después como mujer. Por ejemplo, si piensas cuáles son las artistas más famosas de Chile, no cuentas 10. Sólo hombres. Porque hay un machismo muy grande en el arte, incluso de las galeristas que son mujeres. Y ser judía encima, más difícil todavía. Lo que yo he hecho ha sido muy difícil.

¿Con qué se van a encontrar quienes visiten su exposición en el Círculo Israelita?

-Esta es una especie de retrospectiva, tomo varios períodos de mi vida, acá van a haber obras que han sido expuestas 15 años atrás con otras nuevas. Con temas –como te decía-que son  recurrentes. Es una muy buena oportunidad, en una sala pequeña, íntima, que tiene un pequeño recargo en las obras, de 15% a diferencia a 50% que ponen las galerías, entonces van a estar las obras al alcance de más personas. Y le da la posibilidad a las personas de ver mis obras sin tener que estar comprometidos de comprarlas, es una manera de ver mi trayectoria por el interés de ver mis obras. Mi interés es mostrar mi trabajo y trayectoria, y no sé cuántas oportunidades más habrán de exponer, por las dificultades que tenemos las artistas de conseguir salas en otros lados. Entonces es una oportunidad.

  
 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal