Cocinando con Anajnu

Shakshuka con receta y todo… Probaste alguna vez?

 

El shakshuka (en hebreo: שקשוקה ) es un plato de la comida de Oriente Medio preparado con tomates guisados, especias y huevos. Se prepara en fuego lento, comenzando con los vegetales y las especias; una vez cocidos, se agregan los huevos. Esta comida es muy parecida al plato turco Menemen y al plato mexicano conocido como Huevos Rancheros.

Shakshouka significa “una mezcla”.

El Shakshouka es popular en Israel, donde fue introducida por judíos tunecinos. En la cocina israelí el plato se prepara con huevos, tomates, cebolla o ajo. La shakshuka se come normalmente con pita, como muchos de los platos de la comida del Medio Oriente o con pan blanco, el cual se moja en la comida. Aunque no es un plato muy común en la cultura occidental, la shakshuka se encuentra alrededor de todo el mundo en los restaurantes de comida israelí o sefaradí que sean casher. La popularidad de este plato está haciéndose mayor entre los judíos Ashkenazis en todo el mundo. Existen variaciones de este plato, como la shakshuka con pimientos verdes o con otras especias, o incluso sustituyendo los huevos por tofu. Las recetas pueden ser desde ligeramente hasta muy picantes; sin embargo, la receta tradicional israelí de este plato es bastante picante.

Ingredientes (2 comensales)
1 cebolla
4 dientes de ajo
1 pimiento morrón (rojo, verde, amarillo o combinados, opcional)
600-700 gramos de tomates maduros
1 hoja de laurel
1 c/c de comino
1/2 c/c de pimienta negra
1 c/c de pimentón dulce o paprika
1 c/s de azúcar
c/n de sal, aceite de oliva virgen extra
4 huevos.
Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Elaboración
Pela la cebolla y pícala en brunoise, pela los dientes de ajo y pícalos bien finos. Corta el pimiento en tiras finas o en daditos y pícalos. Pela los tomates y trocéalos.
Pon una sartén amplia (o una cazuela baja) a calentar con un chorro de aceite de oliva virgen extra, incorpora la cebolla, los ajos y los pimientos, y pocha a fuego lento hasta que esté tierno. Entonces incorpora los tomates, el laurel, el comino, la pimienta negra, la guindilla, el pimentón dulce, el azúcar y sal al gusto.
Sube el fuego y cuando empiece a burbujear bájalo casi al mínimo y cocina a fuego lento (sin tapar) hasta que el tomate esté cocinado y el agua de vegetación se haya evaporado casi totalmente. Antes, añade los huevos (y una pizca de sal) para que se escalfen en la misma sartén, sube levemente el fuego para que la clara cuaje y procurando que la yema quede fluida.

Fuente: jewsnews..co.il

 Comparta este articulo con sus contactos:
      
 
 
Ir a página principal