Documental sobre Comunidad Israelita de Temuco gana fondo del Consejo de la Cultura

Este viernes 10 de marzo se iniciarán las grabaciones del documental “Kahal Kadosh, comunidad sagrada”, proyecto ganador del Fondo Audiovisual del Consejo Nacional  de la Cultura y las Artes.  La producción, dirigida por la periodista  Daniela Rusowsky, directora de Funk Producciones y producida por Anais George-Nascimento, saldrá al aire por las pantallas del canal de televisión de la Universidad Autónoma, y busca ser alcanzar mayor difusión a través del circuito de festivales de cine.

El documental narra la historia de Kahal Kadosh, la sinagoga más antigua de Chile, edificada en Temuco por judíos sefaradíes provenientes del pueblo macedónico de Monastir a principios del siglo XX.  Su nombre, que significa comunidad sagrada proviene de la sinagoga del mismo nombre ubicada en su tierra de origen. Recientemente la Comunidad Israelita de Temuco decidió cambiar su nombre por Kahal Hatiká, como fruto de un proceso de renovación y esperanza de mantener viva esta pequeña congregación  del sur de Chile.

Temuco es uno de los contados lugares donde aún viven de manera organizada descendientes de quienes nacieron en la una vez en la vibrante comunidad judía de Monastir –actualmente Bitola-, la que fue totalmente exterminada durante la II Guerra Mundial. Hoy en día, la comunidad enfrenta complejos desafíos para su continuidad y el edificio presenta constante desafíos para su mantención. ¿Lograrán rescatar este valioso patrimonio arquitectónico y mantener viva la vida judía en la zona?
La dirección de fotografía estará a cargo del realizador Aldo Oviedo, y será grabado en calidad HD, alternando imágenes de alta cinematografía en 4K con material de archivo. Los personajes recorrerán los espacios de hoy, los que serán contrastados con fotografías familiares y otros registros. La banda sonora de la serie reflejará el mestizaje cultural entre la tradición sefaradí y la cultura local con la cual se ensambla y estará a cargo del compositor chileno René Verón, mientras el montaje estará en manos de Carolina Quevedo, profesional con amplia trayectoria en cine y televisión.

En momentos en que el antisemitismo y la xenofobia se hacen presenten, se hace también urgente recordar que los antepasados de  árabes cristianos y judíos sefaradíes residentes en Chile, desembarcaron de los mismos barcos, huyendo de la opresión religiosa del Imperio Otomano. Esta historia es un recuerdo que hace evidente ese pasado de hermandad y solidaridad de migrantes, como un llamado de paz y unidad.

Fuente: CJCh

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home