Cómo fue la investigación que dio de baja a tres líderes nazi que operaban en el sur de Chile

Tamy Palma Silva

Parte de los documentos de la Dirección General de Investigaciones e identificación de Chile que están dentro de los libros que la PDI tiene bajo reserva y que forman parte de los seguimientos que el Departamento 50 realizaba a Alemanes radicados en Chile, tienen relación con grupos vinculados estrechamente con el Partido Nacional Socialista Alemán desde sus bases.

Entre los numerosos casos que evidenciaban las juntas nazi en Chile, destacan tres hombres que vivían en Puerto Varas que en agosto de 1941 fueron detenidos por ser jefes locales de una organización nazi formada por extranjeros en Chile y que obedecía a directivas del “jefe de un estado europeo (Alemania)” y que podía considerarse, según indican los documentos, “atentatoria de la seguridad del Estado”.

Parte de la investigación para evidenciar la influencia que tenían los tres hombres llamados Karl Dähling Dreiger, Guillermo Creutz Acker y Herbert Heese Heese, y que en esos casos eran parte elemental de la investigación del Departamento 50, fueron allanamientos en domicilios en los que encontraron –según los archivos- abundante documentación y uniformes que se usaban en Alemania nazi, además de realizar un perfil de cada uno durante su estadía en Chile.

La descripción de los investigados era breve. Dähling, en esos años, había nacido en Hamburgo, tenía 49 años, era casado, llevaba 15 años en Chile y era jefe de la entonces Sociedad Agrícola y Ganadera de Llanquihue (Sago). Creutz, 42 años, también de Hamburgo y llevaba 11 años viviendo en Chile. El caso de Heese era distinto. Era el más joven de los tres: 29 años y provenía de Küstrin, provincia, entonces, Alemana. Llevaba 9 años en el país cuando fue detenido.

El trío fue inmediatamente investigado cuando fueron encontrados transitando libremente con insignias correspondientes a un grupo que ellos denominaron “Landesgruppe” (organización nazi) que fundaron en Puerto Varas en febrero de 1937 y que tenía estrechos vínculos con la oficina, ubicada en Berlín, Alemania, que custodiaba las operaciones nazis en América del Sur. La morfología de las insignias estaban bajo conocimiento de los inspectores y detectives del Departamento 50, por lo que la alerta fue certera. 
Según los archivos, las insignias llevaban la leyenda “I. Treffen der LGR. Chile, 11-13 Febrero 1937, Llanquihue, con un grabado donde aparecen los volcanes del lago de Llanquihue, el lago mismo y una esvástica entre volcanes chilenos”, lo que en castellano anunciaba el primer encuentro del Landesgruppe en Chile. La placa era de cobre, llevaba forma de escudo, tenía un alfiler de gancho en la parte trasera y cerca del alfiler tenía grabadas en letras diminutas “O. Roble”, que correspondían al fabricante de la chapa que fue pedida desde Santiago.

Luego de ese hallazgo, se procedió a recoger las placas, los uniformes, los emblemas, banderas, archivadores, folletos y fotografías que correspondían a la organización internacional del Partido Nacional Socialista Alemán (partido nacista).

En la declaración que dieron al tribunal, Heese, Dähling y Creutz asumieron ser parte del “National Sozialistische Deutsche Arbeitpartei” (Partido Nacional Socialista de Trabajadores Alemanes) y que en Chile eran jefes de grupos nazi alojados en Frutillar y Puerto Varas.

Además, el trío asumió que estaban a cargo de Walter Bottger, jefe máximo en Chile que residía en Santiago quien, además, era miembro de la embajada Alemana. Otra particularidad de la investigación, es que existían los “Stützpunkt” (grupos más chicos) que se encontraban repartidos en ciudades de todo el país (en Santiago existían al menos 14), que tenían que obedecer a la jerarquía de cada región.

Los tres detenidos manifestaron también recibir subvenciones en dinero de la embajada alemana para el sostenimiento del Movimiento Nacional Socialista Alemán en Chile, lo que se comprobó con documentos de movimientos financieros de cada uno de ellos.

Dicha investigación culminó con la expulsión de los tres involucrados del país por atentar contra la Seguridad Interior del Estado, tras un extenso sumario que se sumaba a los cientos de investigados dentro de Chile que hoy están registrados en más de 70 tomos que tiene la PDI y que dan cuenta de la magnitud de organización nazi existente en Chile durante la Segunda Guerra Mundial.

Fuente: La Tercera

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home