Desde el punto de vista israelí

David Mandel

Los judíos americanos están molestos con Israel y amenazan con suspender donaciones. Su disgusto se debe a que el gobierno israelíí ha acordado congelar la ley de conversión y la creación de una zona unisexual en el Kotel [Muro Occidental del Monte del Templo] que beneficiaría a los judíos que pertenecen a las denominaciones reformistas y conservadores, cuya presencia en Israel es íínfima, pero que predominan en la comunidad judía de los Estados Unidos.

Es interesante que muchos de esos mismos judíos americanos que manifiestan su indignación por no poder rezar en compañía mixta en el Kotel, no lo consideran sagrado, nunca han visitado Israel ni tienen interés en hacerlo, y se oponen a que judíos residan en la Ciudad Vieja a pocos cientos de metros del Kotel.

La realidad es que los judíos en Israel también tienen motivos para no estar contentos con los judíos de los Estados Unidos, algunos de los cuales son anti-sionistas y quieren la destrucción de Israel (entre ellos están dos extremos, los fanáticos ultra-ortodoxos de Naturei Karta y los fanáticos ultra-izquierdistas de “Jewish Voice for Peace”), y otros (la mayoría) son indiferentes y/o responsabilizan a Israel por la “ocupación”, basados en su ignorancia de la historia y de la realidad actual.

La gran mayoría de los israelíes, después de años de concesiones (acuerdos de Oslo, creación de la Autoridad Palestina, retiro unilateral de Gaza) que no han avanzado la posibilidad de paz, sino, por el contrario, la han alejado, han llegado a la conclusión de que los palestinos no quieren un Estado. Lo que los palestinos quieren es la desaparición del Estado Judío de Israel. Y, debido a que los israelíes no están interesados en suicidarse como Estado, no ven en este momento otra solución que continuar con el status quo por ahora, hasta que los palestinos dejen de predicar odio, incitar a terroristas y desistir de su objetivo de destruir a Israel.

A los israelíes no les causa satisfacción el hecho de que los judíos liberales americanos (los mismos que exigen rezos mixtos en el Kotel, pero que no visitan Israel) están convencidos de que saben mejor que los israelíes lo que Israel debe hacer, creen con absoluta convicción que la “ocupación” es culpa exclusiva de Israel, y actúan en contra de Israel. Los ejemplos abundan;

•   La organización J Street apoyó el acuerdo nuclear con Irán que asegura que los Ayatolas, en menos de diez años, podrán cumplir su promesa de borrar del mapa a Israel.

•   Las organizaciones judías en las universidades americanas invitan a conferencistas anti-sionistas (por ejemplo Rompiendo el Silencio, que se especializa en acusaciones anónimas y no fundamentadas que demonizan al ejército de Israel) que no tienen escrúpulos en diseminar calumnias y falsedades.

•   Jóvenes judíos son líderes en la campaña anti-Israel BDS (Boicot, Desinversión, Sanciones).

•   Donantes judíos dan apoyo financiero a organizaciones como el New Israel Fund que a su vez financia a activistas anti-israelíes.

Fuente: Mi Enfoque

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home