Pensamientos y Poemas de Mario Bersheva

**No Confundan**

Cuando vean lágrimas en mis ojos pueden ustedes creer en lo que quieran; pero nunca serán por cobardía. Algunas veces serán de alegría, otras serán de tristezas, en alguna ocasión serán lágrimas que vienen del recuerdo, que como viejos fantasmas se erigen en mi alma, haciéndome revivir momentos vividos...

De otra época, de otros tiempos; hoy antiguos, ayer tan jóvenes. Con un gran corazón para amar y la pequeña experiencia con la vida que tantos errores nos cuesta pagar; así me encontró la vida rodeado de errores que supe afrontar…

Y después de la batalla vivida, ganada o perdida, el cuerpo queda dolorido y hasta el corazón se saltea algún latido y la mente lo registra para no olvidar…

Pero nunca, nunca crean que me daré por vencido; la vida da tiempo y revancha, y en la revancha, junto a la experiencia, sabré suficiente de amor para volverme a enamorar…

Cuantas cosas hemos dicho sobre el amor y cuantas otras repetiremos sin cesar; la vida es amor, cuando falta él falta vida en el enamorado: Es momento de dejar el mundo para internarse en la muerte o en la locura…

¡ No confundan, no estoy muerto, no estoy loco¡

¡ Sólo un poco enamorado !

**Crepúsculo**

Como el sol, inclinándose sobre el horizonte, buscando el amparo de la noche, que se avecina. Así siento el ocaso de mi vida como un atardecer de verano…

Y antes de perderme en el laberinto de la lejanía, quiero aprovechar los últimos años, o quizás los últimos días, para internarme en mi mente, y como un póstumo recuerdo, como un homenaje inolvidable, recordar los amores que adornaron mi vida…

Que no fueron muchos, pero uno de ellos, como me acompañó en vida, me acompañará en el anochecer de mi final…
………………………………………………………………………………..
La quise con la locura de una noche de vino y de tango, de amor y lujuria, y en el amanecer, satisfecho de una mañana de verano. Como después de una fuerte tormenta que viene la calma, junto al sueño que repara, y renueva fuerzas para una nueva pasión…

La vida se está terminando, porque así debe ser, y para aquellos que amanecen les dejo este mensaje, digno de recordar o al menos digno de lee…

¡Muchos pueden ser los amores, sólo uno te hará soñar!

**Nietos, La Yapa de La Vida**

¡ No los conozco ! ¿ Como será el color de su pelo, el color de sus ojos ?

No los conozco y ya los extraño, extraño el calor de sus cuerpitos, la suavidad de su piel, sus manitas enlazando mi dedo, sus pasos, primeros, pero valientes, que apresuran su andar, como queriendo aprender, rápidamente, para acompañar a su abuelo, por parques
y jardines, aferrados a los dedos de la seguridad, que sabrá comprender.

Como olvidar, sus primeras carcajadas, desafinas y desdentadas, pero felices en expresar, en su propia vos. Y un día, no mucho después ,mis oídos, escucharán con atención, la palabra ¡ abuelo ! que llegará a mi corazón, haciéndolo palpitar como un acelerador.

Y será ese momento, ese momento crucial, que el sol, en mi bolsillo me dará la ilusión de la primavera eterna y la luna posará en mi cabeza, como un sombrero de alta sociedad, mientras, las estrellas, como en una ronda, bailarán y sus gritos, de alegría de lejos se escucharán:

¡ Abuelo, baila con nosotros y vive este momento, que no hay otro igual !

No tengo nietos, nunca los tuve y no los tendré. Pero algo quedará a cobrar y será, los nietos,

que marcan el final y yo simplemente me pregunto, ¿ donde están ?

Acaso no merezco, ¡ la yapa de la vida !

**Niño Gitano**

! Niño ! Niño gitano,  a ti te estoy hablando, veo en tus ojos tristeza de amor. Esa tristeza que no es correspondida, por desamor o ignorancia.
Esa tristeza que los ojos no pueden esconder, para ojos, como los míos que vieron tantas cosas, y que hoy, descansan, en mi corazón.

! Niño ! Niño gitano, ponte en pie y baila, como sólo tu sabes hacer. Que el taconeo de tu baile llegue al cielo , avisando al Señor, que estás enamorado de una gitana como vos. Que tu baile sea una ofrenda, para esa niña, que hizo que tus ojos cambien de color, que en ellos se ven las lágrimas, las dulces lágrimas, que produce el amor.

Y cuando tus manos hacen palmas, al ritmo que tu le das, que todos sepan que es para agradar, a una mujer, que te tiene esperando su amor.

No dejes de bailar, niño gitano, tu baile llamará a las odas del amor, y ellas te indicarán el mejor camino a seguir para conquistar a tu querida de hoy.

Veo que estás bailando, con tu gracia sin igual, escucho que tus palmas golpean a un ritmo que invita a cualquier edad...

! Me alegro, niño gitano ! Los veo a los dos bailar, y es fácil darse cuenta, que uno nació para el otro, y los dos para uno mismo y amar.

! Niño ! Niño gitano, veo tus ojos que lloran de alegría, y los ojos de la niña te  vigilan, con amor, en este día .

! Por mi parte, en éste día ,puse mi experiencia al día !

**Ni Blanco Ni Negro**

¡ Gris ! Ni blanco, ni negro, sencillamente gris.
Como la tarde de lluvia, como un amanecer sin sol, como la nieve sucia, como el mar encrespado, como la tierra seca, como el bosque en otoño, como el faro sin luz, como la noche sin luna.

Gris, como fue mi pasado, como es mi presente, como será mi futuro; si lo llego a conocer.

El gris es un color que duele, que lastima el alma, que crea la tristeza y alimenta las lágrimas, que corren por mis pálidas mejillas. Gris es mi sangre y por cada latido de mi corazón; la sangre gris camina por mi cuerpo, mi mente se enturbia y mis ojos se nublan hasta ver todo gris.

Gris es una madre, que entierra a su hijo, es un padre, que despide a su hijo-soldado, con las dudas de volverlo a ver. Gris es un campo incendiado, que necesitará, mucho tiempo, que vuelva el verdor. Gris es una inundación y ver a la gente procurar salvar sus cosas, mientras maldicen, sin pedir perdón. Gris es el pelo, que con la edad va naciendo, mostrando las canas que oculta la edad.

Un nuevo amanecer, con sol brillante, sin gris y tendremos un día feliz.

Pero estemos atentos. ¡ El gris, hasta de las cenizas, vuelve a revivir !

**Memoria De Un Desenfreno**

En el correr de los años, mi memoria, fue perdiendo momentos que se disolvieron en el tiempo. Pero puedo asegurarte que no todo se
perdió; mi cuerpo recuerda tu cuerpo, mis manos recuerdan tu piel, mi boca, que gustaba besarte en los más íntimos pliegues de tu cuerpo, al que tanto amé.

No tengo historia para contar pero si para recordar cada instante de nuestra pasión, delirio, efervescencia, fuego, de nuestro amor.

El correr de los años apaga nuestra pasión, pero enciende cada recuerdo que llevamos en nuestro corazón.

Mi corazón henchido de recuerdos, por los momentos que hemos vividos, lejos de la sociedad, alejados de miradas indiscretas, y entre besos y abrazos nos juramos resistir nuestra pasión en cambio del futuro, que creímos que nunca nos iba a alcanzar.

Los años se fueron, quien necesita de ellos; tengo la memoria y con ella vivo manteniendo fresca mis ansias de amar.

**Negar La Realidad**

Anoche soñé contigo, soñé que me querías y así me lo decías y así me lo creí; no tardé mucho en saber que era un sueño. Me negué volver a la realidad…
Anoche soñé contigo, soñé que me besabas y cuando tus labios sedientes se apretaron a los míos; tu boca quemaba, tus ojos brillaban, tus manos, curiosas, bailaban invitándome al amor. Me negué volver a la realidad…

Anoche soñé contigo y en el sueño abrazaba tu cuerpo, mis dedos jugaban con tu pelo, mientras olía el aroma, el aroma a mujer. Me negué volver a la realidad…

Anoche soñé contigo y fue un sueño maravilloso, verte en cuerpo entero; mujer, que bella eres y te amo, tanto, como tu a mi. Quiero pasar mi vida bebiendo de tu cuerpo: el manantial de mi vida. Me negué volver a la realidad…

Anoche soñé contigo y lo recordaré como la mejor noche; fue una noche de amor, de promesas, de pasión y nuestros juramentos bailaban al son de la música, que produce el amor. Me negué volver a la realidad…

Anoche soñé contigo y espero, esta noche, volverlo a repetir; si así no fuera, prefiero la noche infinita, eterna, perpetúa, inmortal. Hasta rechazo el día…

¡ Me negaré volver a la realidad !

**Desde Un Zaguán**

Tu no me viste, me escondí en las sombras de un zaguán, yo pude verte pasar muy contenta. Tu brazo del brazo de tu amante, en tu boca una sonrisa que sabía a miel, tus labios reían con el gusto que da el amor. Mientras tu hombre besaba tu cuello, besaba tu pelo y hundía su boca en tu boca que tanto reía…

¡Así conocí el dolor!

Se detuvieron a mi lado y besos y abrazos repartían anticipando la noche que se venía; no pudieron contenerse y suspiros y palabras escuché consternado ante tanta desilusión…

¡Mientras, yo sufría y sufría!

Ustedes gozaban, sin tiempo ni medida, promesas que tu boca en mi habían jurado y hoy tenían otro dueño…

¡El zaguán fue testigo de mi rabia contenida!

Y así es como aprendí a morder mis puños, secar mis lágrimas, contener mi grito, mientras mi bronca pisoteaba mi orgullo…

¡El zaguán fue mi guarida y hoy, en mi locura, en él perderé la vida!

>>> ver anteriores poemas anteriores <<<
Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.
 Comparta este articulo con sus contactos:
 
Home