Postergan la cumbre "ASPA" en Lima

A principios de febrero último se informó que atendiendo la solicitud de la Secretaría General de la Liga Árabe, la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ASPA ha sido postergada, habiendo propuesto el Perú para su realización la segunda quincena del mes de abril. ¿Será factible esta segunda convocatoria?

por el Lic. Samuel Leillen

En febrero 2011 estaba programado realizarse en Lima, Perú, la tercera Cumbre de ASPA con la participación de Jefes de Gobierno de los 34 países miembros. Perú auspició también la iniciativa del establecimiento de la Federación Sud Americana de Cámaras de Comercio América con los Países Árabes que iba a ser anunciada en la Cumbre Empresarial ASPA 2011, bajo el título "CEO Summit Perú 2011" y que se efectuaría paralelamente en Lima el 15 y 16 de febrero, estando prevista la participación de un millar de hombres de negocios.
Estas importantes iniciativas y los enormes esfuerzos organizativos que acompañan la preparación de eventos internacionales como los que estaban programados para el mes pasado, se han detenido por los sucesos que ocupan los titulares principales de todos los medios de comunicación desde la Revolución del Jazmín de Túnez en diciembre 2010, seguida por la Revolución de la Flor de Loto egipcia estallada en enero 2011 y la preocupante Guerra Civil del Nilad, extinta flor símbolo de Libia. Fueron escenarios de inestabilidad también Yemen, Argelia, Siria, Jordania, Arabia Saudita, Marruecos y muchos ansían el éxito de la reprimida Revolución de la Rosa en Teherán.
Estas revueltas ya han producido a las Bolsas de Títulos y Valores de los países árabes pérdidas estimadas a principios de marzo en $ 140 mil millones, según anuncios del Fondo Monetario Árabe

con sede en Abu Dhabi quien considera que se ha provocado una huída masiva de inversores extranjeros de las Bolsas de la región. Aún es temprano para poder establecer el impacto total a las diversas economías nacionales y sus proyecciones a los mercados internacionales.
¿Quién asistirá el próximo abril representando a su país? ¿Quiénes conforman los nuevos gobiernos y qué prioridad le darán a América Latina?

ANTECEDENTES Y ACUERDOS REGIONALES
En oportunidades anteriores señalamos que en mayo 2005, el entonces presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva había inaugurado en Brasilia la Primera Cumbre América del Sur - Países Árabes, estableciendo ASPA – mecanismo de cooperación bi-regional y foro de coordinación política, que incluye hoy 34 países, Son miembros de ASPA los 22 países Árabes que integran la Liga de Estados Árabes, así como los 12 países latinoamericanos que conforman UNASUR.
Unos meses después, el 8 de diciembre de 2005, MERCOSUR (integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) suscribió en Montevideo un Acuerdo Marco sobre Comercio con el objetivo de crear las condiciones y mecanismos para la negociación de un tratado de libre comercio con Israel, que finalmente se suscribió al finalizar el año 2007. La vigencia, para Uruguay e Israel, se estableció a partir del 23 de diciembre de 2009. El 15 de marzo de 2010, Brasil dió su aprobación final al TLC MERCOSUR-Israel. El acuerdo entró en vigor para Paraguay el 24 de marzo de 2010.
En un editorial de "LA NACIÓN" de Buenos Aires del domingo 6.3.2011, se pudo leer que "la firma del acuerdo de libre comercio que reúne a las cuatro naciones del Mercosur con Israel tiene un significado particular por cuanto representa el primer y único acuerdo comercial de esta naturaleza por fuera de América del Sur".

AMÉRICA DEL SUR Y LOS PAÍSES ÁRABES
En los informes de SICE - Sistema de Información sobre Comercio Exterior de la Organización de los Estados Americanos – que centraliza la información sobre política comercial en las Américas, además del acuerdo MERCOSUR – ISRAEL, no encontramos ningún acuerdo comercial de ningún tipo – acuerdos multilaterales, aduaneros, de libre comercio, acuerdos marco - de algún país latinoamericano con algún país del Medio Oriente. Pareciera que los acuerdos firmados en las Cumbres de ASPA son solamente declarativos.
Opinaba Lula da Silva, que resultaba "imperativo para los países de América del Sur lograr un real entendimiento con el mundo árabe, para que podamos establecer una relación no sólo comercial, sino también política y cultural, de manera que podamos ser libres de los lazos y decisiones de los así llamados países ricos".
El esfuerzo de encontrar un terreno común con la región árabe reflejaba las nuevas prioridades latino-americanas, partidarias de un mundo multipolar, no dominado por una superpotencia ni un bloque de naciones industrializadas, con alianzas innovadoras y coaliciones no ortodoxas capaces de ofrecer nuevos foros de diálogo y un nuevo lenguaje de cooperación, amén de una presencia más influyente en el sistema internacional.
En la Primera Cumbre ASPA de 2005, se aprobó la "Declaración de Brasilia", que planteó los objetivos bajo tres aspectos: cultural, político y económico:
• En el terreno cultural se persiguen nuevas vías de comunicación e intercambio, la divulgación del patrimonio árabe en los países de América y viceversa y el fomento de la imagen del mundo árabe ante la sociedad civil y los líderes sudamericanos.
• En lo político, profundizar el diálogo interregional y concertar sobre los principales temas de orden regional e internacional.
• En el plano económico, tratar de establecer un nuevo sistema de cooperación explorando las potencialidades que disponen las dos regiones, procurando mayores intercambios comerciales, de turismo e inversión.

COMERCIO INTERREGIONAL
Analizando las estadísticas del año 2009 de 40 países y destinos de América Latina y el Caribe frente a 18 países de Medio Oriente – 17 de ellos árabes + Irán – resulta que el intercambio bilateral de bienes supera los $ 26 mil millones, de esto cerca de un 10% con Israel!
Tengamos presente que las dos regiones así definidas suman en conjunto 1 mil millones de habitantes, de ellos sólo 7.7 millones de israelíes (8 por mil).

COMERCIO BILATERAL - Cerca de un 90% de este intercambio, en ambas direcciones, se concentra en tres países: Brasil 62%, Argentina 17% y México 9%. Consideramos que por razones de "comodidad" para el lector, al referirnos sólo a estos tres países obtendremos una visión más accesible sobre las relaciones interregionales. La distribución del 10-12% restante entre 55 países y destinos variados, con un comercio bilateral menor al de los $ 400 millones c/u es importante para el analista en detalle pero resultaría abrumadora para esta crónica.
Por el lado del Medio Oriente, once países registran un comercio bilateral con América Latina superior a los $ 500 millones c/u y suman el 92% del total: desde Arabia Saudita $ 5 mil millones (19%); Argelia $ 4 mil millones (16%); Egipto $ 2.5 mil mill. (10%); Irán - Emiratos Árabes Unidos y Marruecos $ 2 – 2.3 mil mill. c/u (~ 9% c/u); Irak y Libia $ 1.2 mil mill. (5%) c/u; Siria, Túnez y Yemen entre $800 y 500 millones, entre el 3% y el 2% c/u.
Los 18 países incluidos en este análisis representan una población de 375 millones de seres humanos, la mitad de ellos en Egipto e Irán. La población de América Latina se acerca a los 600 millones de almas.
BALANZA COMERCIAL - En 2009 los países de América Latina fueron fundamentalmente exportadores a los países del Medio Oriente: dos tercios del comercio bilateral resultaron exportaciones latinoamericanas, $ 18 mil millones, y un tercio, $ 9 mil millones, fueron importaciones latinoamericanas desde los países del Medio Oriente.
De esta manera, todos los países de M.O., salvo Irak y Libia, registraron balanza comercial negativa con los países de América Latina que en total registraron $ 10 mil millones a su favor. En América Latina, sólo Cuba ($-177 mil) y Bahamas ($-138 mil) registraron balanza comercial negativa substancial en sus relaciones comerciales durante el año 2009 con los países de referencia del Medio Oriente.
Otra excepción fue Israel – que registró una balanza favorable de $1.1 mil millones. Para Israel, el comercio bilateral con América Latina es sólo el 3% del total de su comercio internacional. Las ventas israelíes a América Latina, $ 1.8 mil millones, constituyeron el 21% del total de exportaciones del Medio Oriente hacia América Latina ocupando el tercer lugar luego de Arabia Saudita $ 2 mil mill. (23%) y Argelia (21%). A nivel regional, Israel registra generalmente balanza comercial negativa sólo con Argentina y Uruguay (carnes y productos agrícolas) y Colombia (carbón). En el 2009, las ventas israelíes a América Latina constituyeron el 5% del total de las exportaciones israelíes a todo el mundo.
Nótese que estos tres países – Arabia Saudita, Argelia e Israel – cubrieron las dos terceras partes de las exportaciones desde M.O. hacia América Latina. Les siguen con cierta significancia Libia $ 850 millones (10%), Irak $ 720 millones (8%) y Marruecos $ 600 millones (7%).
México, Colombia, Chile, Guatemala, Costa Rica, Perú, República Dominicana, Honduras, Bolivia, Jamaica, Nicaragua, importaron desde Israel más del 50% de sus compras al Medio Oriente.

BRASIL – MEDIO ORIENTE:
Brasil operó el 62% del total del comercio bilateral entre las dos regiones, algo más de $ 16 mil millones. Para Brasil, esto constituye el 6% del total de su comercio internacional.
De esto, más de $ 10.2 mil millones fueron exportaciones brasileras y $ 6 mil millones importaciones al Brasil desde Medio Oriente. La balanza comercial resultó beneficiosa para Brasil en $ 4.3 mil millones.
Arabia Saudita, Argelia y Emiratos Árabes cubrieron el 50% del comercio bilateral con Brasil: 23%, 14% y 12% respectivamente.

ARGENTINA – MEDIO ORIENTE:
Argentina operó el año 2009 el 17% del total del bilateral entre las dos regiones, cerca de $ 4.5 mil millones. Para Argentina, esto constituye el 4% del total de su comercio internacional.
De esto, cerca de $ 4.3 mil millones fueron exportaciones argentinas (el 7% del total de sus exportaciones) y $ 300 millones importaciones a Argentina desde Medio Oriente. La balanza comercial resultó beneficiosa para Argentina en $ 4 mil millones.
Irán, Argelia y Egipto cubrieron el 55% del comercio bilateral con Argentina: 22%, 18% y 16% respectivamente. Tal vez sorprenda que precisamente Irán encabeza la lista de los países del Medio Oriente que comercian con Argentina…

MÉXICO – MEDIO ORIENTE:
México operó el 9% del total del bilateral entre las dos regiones, cerca de $ 2.3 mil millones. Para México, esto no llega a ser el medio porciento del total de su comercio internacional, el de mayor envergadura de todos los países latinoamericanos.
Las importaciones y las exportaciones entre México y la zona de referencia fueron equilibradas, aprox. $1.1 mil millones en cada dirección, con una leve desventaja para México de $ 30 millones.
Arabia Saudita ($ 512 millones), Emiratos Árabes ($343 millones), Argelia ($284 millones) y Marruecos ($153 millones) cubrieron el 82% del comercio bilateral con México – 32%, 22%, 18% y 10% respectivamente.
La balanza comercial resultó negativa para México con Arabia Saudita ($ 250 millones) y con Marruecos ($ 60 millones). El comercio bilateral con los Emiratos Árabes Unidos y Argelia resultó completamente favorable para México, $311 y $ 249 millones respectivamente.
¡


Fuentes:
• United Nations Statistics Division – Annual Totals Trade;
• COMTRADE - Commodity Trade Statistics Database;
• CIA – The World Factbook;
• ALADI – Asociación Latinoamericana de Integración
 

 

Volver a página principal