Entrevista:

"Soy un Rabino ecléctico..."

El Rabino Marcelo Bronstein conversa con Anajnu

Todos conocen o han oído hablar del Rabino Marcelo Bronstein quién fuera el rabino fundador de la hoy desaparecida sinagoga Or Shalom del Estadio Israelita. Son míticas sus prédicas, sus innovadores y desafiantes puntos de vista, su eclecticismo, su espiritualidad y su empatía. En esta oportunidad conversa con Anajnu sobre interesantes temas de judaísmo, de ética y de espiritualidad enfocados desde su siempre original e inspiradora mirada.

por David Abodovsky


- Rabino, nos gustaría nos contara sobre su actual comunidad, B’nei Jeshurún.

Es una comunidad muy interesante, activa e innovadora; es un lugar donde el probar nuevas cosas y hacerse preguntas incómodas no es un problema. Es un lugar de encuentro entre judíos de diferentes orientaciones religiosas y también entre diferentes religiones. Es un lugar donde hay una constante tensión creativa entre la tradición y la innovación, entre estar dentro de un encuadre pero tener el coraje de cambiarlo.

- Usted fue el rabino fundador de la exitosa Sinagoga Or Shalom del Estadio Israelita que años después de su partida, fue cerrada por una decisión administrativa del Directorio del Estadio. ¿Qué emociones y comentarios le produce este hecho?

Or shalom fue un proyecto hermoso; yo sólo estoy agradecido a la vida por darme la posibilidad de haber empezado mi rabinato en Chile; crear la comunidad fue uno de los momentos mas lindos de la vida. Hicimos mucho y con mucho esfuerzo y creatividad. Yo me fui hace 16 años. Lo que ocasionó el cierre de la sinagoga, pasó mucho después que yo me fui y no fui protagonista de esos hechos. En cuanto a las emociones; sí me da pena y a la vez la construcción fue sobre personas y no sobre paredes; que las puertas de las paredes se hayan cerrado no quiere decir que las experiencias no vivan en todos los que fuimos parte de algo tan hermoso.

- Rabino, usted en un momento se definió como “rabino ecléctico”, ¿es esto así? ¿Qué significa ser rabino ecléctico?

Significa no dejarse definir por etiquetas, significa juntar elementos que normalmente no se mezclan. Yo he tenido educación en yeshivot, por las cuales tengo respeto y he encontrado maestros increíbles tanto en los movimientos Ortodoxos como Conservadores, Reformistas y Reconstruccionistas. Es tener la capacidad de pensar dentro del esquema y de salirse de él también. Hay un rabino que creció en la ultra-ortodoxia, su nombre es Guershon Winkler que dice que Abraham fue el primero en cruzar los límites e ir hacia lo desconocido. Él sostiene que esa capacidad está en nuestro AND judío; él sostiene que más que Ortodoxos somos flexidoxos; más que tener una sola verdad, somos capaces de adaptarnos a las épocas, tomar lo mejor y reciclarlo de acuerdo a la ética judía.

- Hace algunos días se aprobó en Argentina una ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, algunos rabinos de ese país han respaldado esa decisión. ¿Cuál es su posición al respecto? ¿Cuál debiera a su juicio ser la postura ética judía con respecto a la diversidad sexual?

Me parece una decisión correcta. Todos los seres humanos tenemos nitzotzot ha shem, chispas de lo Divino y los que nacen homosexuales, tiene derecho a formar una familia y a nos ser discriminados. Sé que va en contra de lo prescripto en la Torah, pero nosotros los judíos nunca fuimos fundamentalistas, siempre hemos interpretado la Torah de acuerdo con el cambio de los tiempos. Así cambio y evoluciono kashrut y muchos otros valores. En la Torah dice que al hijo rebelde hay que matarlo a piedrazos… porque lo diga la Torah no quiere decir que lo hagamos.

- La declaración generada por 80 rabinos ortodoxos en orden a “aceptar” la homosexualidad como una realidad innegable y la búsqueda de acogida a las parejas y hasta a los hijos biológicos y adoptivos parece ir más allá de lo que en otros sectores se había analizado hasta ahora. Las tesis del rabino ortodoxo Steve Greenberg parecen haber sido acogidas. Pregunto esto porque, en efecto, comienza debatirse el problema de las “responsabilidades sociales” como un eje relevante, por sobre los conceptos de “pecado personal”, como se hacía en otros tiempos.

Steve Greenberg es un querido amigo y pensador importante. Sí hay un cambio de paradigma para algunos y para otros no. El tema es la inmutabilidad de la palabra escrita en la Torah. ¿Es el significado literal lo que importa o es el espíritu de la ley lo que hace que la ley vaya para un lado o para el otro?. Hoy en día el fundamentalismo islámico desgraciadamente ha influenciado no sólo el Islam y lo ha secuestrado sino tanbien parte del pensamiento occidental; también la capacidad judía de discutir y buscar verdades que siempre se pueden cuestionar.

- Michael Lerner, en su libro “Renovación Judía” nos plantea que existe en el judaísmo del mundo actual un “Alejamiento de Di-s y de lo espiritual” ¿Es esto así? ¿Si lo es, cuáles podrían ser las causas y cual el posible remedio?

El mundo actual ha fallado en dar un paradigma espiritual. Está manejado por la codicia, por el ego, por la satisfacción personal y hay una falta profunda de responsabilidad por el otro. Hay una privatización del sentido común. Es decir todos buscan la satisfacción personal antes que el bien común. Hay que crear comunidades de sentido, donde se trabaje por el fin común, donde se hagan preguntas de verdad, donde se corran riesgos de encontrarse profundamente con un otro para crear un mundo mejor. El planeta esta colapsando y la cultura también. No es por casualidad que vemos una emergencia de grupos radicales en todas las religiones, el mundo moderno fracasó en dar respuestas. Los que por idiosincrasia personal no podemos, ni queremos ser extremistas, tenemos que volver a plantearnos los nuevos paradigmas sobre los cuales estamos parados

- ¿Qué piensa usted sobre la actitud “Sha Shtil”, mantengámonos quietos y callados y tal vez de esa forma no sabrán que existimos y nos dejarán tranquilos?

Nunca funciono

Sin embargo esa posición (sha shtil) es la de muchos correligionarios y dirigentes comunitarios, ¿cree usted que sólo no ha funcionado o que por el contrario ha sido contraproducente?

Entiendo la posición de no querer hacer olas porque “los antisemitas están siempre listos” es parte de nuestra mentalidad de sobrevivientes. El problema es que cuando hacemos eso comprometemos nuestros valores y cuando hacemos eso no sabemos quien somos ni para que existimos.

- Nuestros jajamim dicen que: “La controversia puede salvar al mundo, pero también lo puede destruir” ¿Cuál debiera ser la fórmula para que la controversia entre distintas posiciones o tendencias judaicas contribuyan al Shalom Bait (paz interna) y no lo contrario?

La aceptación que sin esa controversia dejamos de existir como pueblo, sin el majloket, la discusión, pasamos a ser otro grupo monolítico más. Nuestra riqueza es la apertura intelectual, nuestra capacidad de tomar de los Griegos la Hermenéutica y aplicarla al Talmud, nuestra capacidad de tomar de los Romanos los códigos legales y aplicarlos a la halaja, ley judía; etc.

En el libro de Shmot (Éxodo) leemos que “Llegó un rey que no conocía a Iosef” y tuvo miedo de ellos y esclavizó al pueblo de Israel. ¿Piensa usted que esa realidad sigue vigente hoy en día? ¿Que debiéramos aprender de esa frase?

Es una frase muy importante. Es por eso que no hay que confiar ni en reyes, ni en primer ministros ni en presidentes; sino en sistemas. Yo defiendo el sistema democrático, no porque es perfecto, como decía Churchill, sino porque es lo mejor que tenemos. Es el sistema que ha defendido mejor las minorías y ha servido como defensa de los abusos cometido por los que están en el poder. Es la mejor defensa contra la impunidad. No quiero confiar en la bondad de ningún Rey; sino en la justicia de un sistema.

- La asimilación es la temática más recurrente en los discursos comunitarios. Algunos plantean que esta es utilizada por los liderazgos comunitarios como “mecanismo de movilización de miedos y recursos” ¿Cree usted que una de las soluciones posibles pasa por hacer proselitismo, como lo fue en tiempos pretéritos, para aumentar así el número de judíos? ¿Que otras soluciones son convenientes, posibles o viables?

A mi no me preocupa si vamos a sobrevivir como judíos, si Hitler no pudo con nosotros, nadie va a poder; para mí el tema va más allá de la sobrevivencia. Cuál es la ofrenda que como judíos tenemos para hacerle a la humanidad, cuál es la música que vinimos a tocar en esta sinfonía de naciones, cuales son los valores que vinimos a enarbolar. Esa me parece una pregunta más interesante.

El problema de la asimilación ha sido asociado, frecuentemente, a los matrimonios mixtos, al alejamiento de las tradiciones y al abandono de la ética judía. Por un lado nos hemos dedicado a revisar nuestros métodos de contención, pero por otro lado, especialmente en algunos países de Latinoamérica, Chile, entre ellos, se asiste a una elitización de las instituciones lo que marca distancia con la realidad socio-económica de la población judía. En ese marco dialéctico, ¿qué queda por hacer?

Cada país debe ser analizado por su cuenta. El análisis final demográfico es un tema controversial en EE.UU.; los matrimonios mixtos achican o agrandan la población judía, hay analistas que defienden las dos tesis.
El tema es que más allá de lo que los demógrafos respondan es un tema concreto y la comunidad judía de cada país debe encontrar formas de traer y no de alejar a los judíos, estén donde estén. Nadie le pide permiso a nadie de dónde ni con quien casarse. Pero está en las manos comunitarias que esas familias se sientan acogidas para que los hijos se sigan sintiendo identificados.

¿Qué opinión le merece Anajnu como Portal Judío de Chile?

Chile es un país hermoso con un capacidad creativa increíble, les deseo la capacidad de poder abrazar la diversidad de opiniones, la búsqueda no del consenso sino de la dialéctica conversacional; que puedan ser un ejemplo en la capacidad del pueblo judío de buscar la verdad a través del sano intercambio de ideas.

 

Nota de ANAJNU: El Rabino Marcelo R. Bronstein nació en Buenos Aires en 1954. Con estudios en Israel, Argentina y Estados Unidos. Sus estudios incluyen Sh'nat en B'nei Akiva Hachshara, Israel 1973; una licenciatura de la Universidad de Belgrano, Buenos Aires 1976 y una maestría en Psicología Clínica de la Universidad de Belgrano 1978. Su licenciatura en letras hebreas la recibió en la Universidad del Judaísmo en Los Ángeles en 1987 y su maestría en letras hebreas en 1989, así como la ordenación rabínica en 1989 del Hebrew Union College-Instituto Judío de Religión en Nueva York.
Director de la Juventud en la Comunidad Bet El, en Buenos Aires, trabajó en estrecha colaboración con su maestro y mentor, el rabino Marshall T. Meyer durante diez años. Después de servir como co-director y, posteriormente, director del Campamento Ramá en la Argentina pasó a la posición de Director de la Juventud, el rabino de Estudiantes y Director de Talmud Torá, Nueva Comunidad Israelita en Buenos Aires.
En el campo de la psicología, el Rabino Bronstein continuó su entrenamiento y había una práctica clínica en el Departamento de Pediatría y Psicología del Adolescente de la Universidad de Buenos Aires y la Escuela de Medicina en el Centro Médico Psicológico, Buenos Aires. En el Seminario Rabínico Latinoamericano en Buenos Aires, se convirtió en profesor de la Dinámica de Grupo y Psicología Evolutiva y llevó a cabo también una práctica privada que se especializa en adolescentes. En 1989 se convirtió en rabino del Estadio Israelita en Santiago de Chile y fundó y ocupó el cargo de Rabino de la congregación O Shalom en Santiago. En 1995 se unió el rabino Roly Matalon como co-rabino de la Congregación B'nai Jeshurún en Nueva York.

 

Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite.

Lea aquí todas las entrevistas anteriores

 

volver a página principal