entrevista:

"Vamos a construir sinagogas en otras partes de Santiago"

El Rabino ortodoxo Matías Libedinsky conversa con ANAJNU

El Rabino Matías Libedinsky es el Rosh Kolel Morashá. Personaje clave en el éxito de la ortodoxia en Chile, probablemente es uno de los líderes de mayor carisma que exhibe ese sector. Chileno, con 33 años de edad, audaz, asertivo, dinámico, su impresionante currículum daría para varias conversas sobre Física cuántica y Judaísmo, Big-Bang y TzimTzum, la Constante de Plank y Torah... pero en esta oportunidad nos interesaban otras temáticas, varias de ellas sumamente controversiales que el Rabino, con su perspicacia intelectiva, supo apreciar como relevantes. Por cierto, no esquivó tema alguno, ni le dio vueltas diplomáticas a la palabra, así como tampoco se privó de deslizar una sutil cuota de humor de una inteligencia pocas veces vista, en un diálogo franco y desafiante.
 

 - Rabino, ¿Cómo ha sido su experiencia a la cabeza del liderazgo espiritual de una institución judía tan relevante como Morashá?

Ha sido una experiencia hermosa, de mucho crecimiento personal, como lo pueden atestiguar mis alumnos...jejeje... bueno, y es un trabajo muy llenador.

- Es razonable pensar que estos días, ya pasadas las fechas de celebraciones bastante agitadas en el Judaísmo, de alguna manera curiosa los rabinos parecen entrar a un período de reflexión y evaluación. En ese marco ¿Cuál es su evaluación de las celebraciones de las Fiestas de Rosh Hashaná, Yom Kipur, Sucot y Simjat Torah?

Me dio mucho alegría ver tanto joven nuevo viniendo y rezando y meditando con tanta seriedad. Y para nosotros fue un muy necesitado break para reestablecer nuestras metas y aspiraciones tanto personales como comunales.

- Sin embargo, es evidente que el grueso de los judíos residentes en Chile, que son aproximadamente unos 14.000 no han asistido a las sinagogas en estas fechas. Basta dar una simple mirada a la asistencia en Yom Kipur. Aunque hubo comunidades que se reunieron en espacios privilegiadamente grandes, la suma total de los asistentes dista bastante de abarcar la totalidad de esa cifra. ¿Qué está sucediendo en Chile?

Este es el resultado de años y años de canalizar de manera errónea la educación judía. Déjame explicarlo mejor: si el judaísmo se transforma en una experiencia simplemente cultural, sin un trasfondo espiritual de mayor envergadura, se le está poniendo una fecha de vencimiento al "producto".

Cierto, quizás papás o abuelos disfrutaban del contacto social, pero con los hijos eso no tiene por qué pasar. Por lo tanto, la ansiedad al ver que el hijo ya no lo pasa tan bien como él en los contextos sociales judíos, hace que la estructura entera intente hacerse más "divertida", de la forma que el educador inexperto entiende, y eso en general implica juegos sin fondo o un fondo muy superficial. Siguiendo este ciclo, generación tras generación, hace que un porcentaje importantísimo de los judíos consideren otros endevours culturales más excitantes y satisfactorios.

La reacción, lamentablemente, es trivializar más aún el Judaísmo: ¿quizás si traigo un nuevo rabino, un nuevo movimiento, traiga más gente? ¿quizás si invento más juegos, más fiestas sin ningún contenido judío, pueda mantener los residuos que quedan de cohesión social? Lamentablemente, eso no hace más que alejar aún más al judío promedio.

- Por otra parte, las comunidades judías, inclusive las ortodoxas han privilegiado el instalarse en un sector de la ciudad que podríamos calificar de ABC1 si quisiéramos utilizar calificativos socioeconómicos. ¿Qué sucede con los miles de judíos y judías que viven en diversas comunas en el Gran Santiago, y que, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y del Censo Nacional, son la mayoría?

Una vez que la comunidad ortodoxa haya adquirido suficiente fuerza como para hacerlo, va a poder expandirse. De hecho, ya hay planes de construir sinagogas en otras Comunas de Santiago...

- ¡¿Cómo?! ¿En otras partes? ¡Dénos la exclusiva! ¿en qué sectores? ¿hay algún estudio de evaluación cuantitativa para abordar esta empresa?

Estamos haciendo estudios y evaluando. Tú mejor que nadie sabes que nos gusta ser ordenados en lo que hacemos. Te puedo contar después de la entrevista más detalles, en privado, pero no es para publicarlo...aún...

- Esperaré impaciente hasta el fin de la entrevista...

En verdad te contaré todo, créemelo...

 Ahora bien, díganos ¿qué es el Judaísmo ortodoxo?

Es el entendimiento de que la Torá es Divina, y fue escrita por Di-s, y las consecuencias que surgen de eso. Si alguien cree eso es por definición ortodoxo. No confundir eso con la postura del movimiento conservador, que es decir que la Torá es de inspiración Divina, que es una forma elegante de decir que en verdad la Torá no fue escrita por Di-s, que fue escrita por varios autores humanos, y un editor unió todo en algún momento, y que cada escritor estuvo bastante inspirado al escribir su pedazo. Nosotros no aceptamos esa postura, y estamos más que abiertos a explicarla con más detalle en nuestras clases de Morashá de "Por qué creemos que la Torá es Divina" y la clase de "Crítica Bíblica".

- Me imagino que sí. Más aún a sabiendas que nuestro país es esencialmente racionalista y menos emocional, lo lógico es la aplicación de un discurso apoyado por evidencias científicas que sensibilizan de mejor manera al Ishuv...

Ciertamente. La "Crítica Bíblica" se basaba en todo tipo de "pruebas" supuestamente científicas para demostrar que habían varios autores de la Biblia. Son "pruebas" que la mente moderna no puede menos que despreciar si se las analiza con un poco de mente abierta. Y para eso se necesita un análisis racional. El judaísmo con sus libros antiguos siempre ha estimulado la racionalidad-- si no, uno podría creer en cualquier cosa bajo la hipótesis de que "yo no soy racional, soy emocional". Pero una vez que el cerebro está "in", la parte más difícil viene, que es desarrollar el corazón. Un corazón estable y permanentemente estimulado es un trabajo, lindo pero difícil.

- ¿Qué diferencia a Morashá de las otras comunidades reconocidas como "ortodoxas"?

Que no somos una comunidad sino que somos un "servicio público". Nuestros alumnos participan en todas las comunidades que hay, desde el Kolel de Providencia hasta Jabad.

- No puede Ud. negarme que una de las diferencias más importantes es que Morashá tiene, nada menos que, a 4 rabinos específicamente focalizados en el trabajo con los jóvenes. Ninguna Institución judía en Chile, por poderosa que sea, puede darse ese lujo...

Absolutamente. La ortodoxia le da tal importancia a una educación con contenido y pasión, que gasta enormes recursos en educar. Y en educar a sus rabinos también... nuestros rabinos estuvieron un promedio de 7 años en Israel estudiando en Yeshivot. Eso da mucho bagaje judío.

- Y a propósito de "lujo" ¿no le parece que los valores de la carne kosher y de la Kashrut en general son francamente prohibitivos para la inmensa mayoría de las familias judías de Chile?

Es muy cierto, pero de a poco, mientras más seamos, más los precios irán bajando. Ya hay carne muy buena y muy barata. Es un problema de mercado. Y por último, también depende de si uno está dispuesto a hacer algún tipo de sacrificio en términos de comida-- pero la verdad, es que comemos muy pero muy bien...

- ¿Porqué Morashá no participa en entidades comunitarias como, por ejemplo, la Comunidad Judía de Chile, que es la entidad representativa a nivel nacional?

Nosotros estamos bajo el alerón de las comunidades ortodoxas, por lo que no era necesario, aunque ahora que hemos crecido estamos en proceso de unirnos. En todo caso, siempre hemos apoyado las iniciativas de la jefatura de la Comunidad Judía, y tenemos muy buena relación tanto con Gabriel Zaliasnik como con Marcelo Isaacson.

- ¿Poseen los rabinos ortodoxos en Chile una asociatividad semejante al Vaad HaRabanim de los rabinos masortíes?

Sí, ciertamente. Mejor dicho, el Vaad de los masortim es semejante a los vaadim que la ortodoxia ha tenido por siglos de siglos...

- Así veo... Una de las características más significativas de la ortodoxia "progresista" en las últimas décadas es su participación en el mundo de las comunicaciones: Internet, políticas comunicacionales masivas, uso de medios, etc., no son ajenos a la presencia de movimientos ortodoxos. En ese sentido, ¿Cuál es su evaluación respecto a la existencia de espacios como ANAJNU en su rol de Portal Judío de Chile?

Me gusta mucho el Portal. Cada vez que entro veo como tratan con respeto a las corrientes, y tienen videos de Torá de calidad. Cuando escribí un artículo acerca del mito de que los ortodoxos no aceptamos el Estado de Israel, y que no decimos la brajá de la Mediná (que cualquiera que alguna vez haya entrado a una comunidad ortodoxa verá que no es verdad) ANAJNU inmediatamente lo quiso publicar.

- Naturalmente. Somos un medio pluralista. En nuestros espacios todos tienen cabida. Si entendemos al Judaísmo como un regalo preciado de Di-s que se manifiesta en la diversidad cultural, étnica, lingüística, con tradiciones y costumbres, lo natural y correcto es poner acento en esa diversidad y darle espacio a todos. Precisamente esa es la crítica principal que surge desde amplios sectores liberales en cuanto a que la ortodoxia se plantea desde la rigidez y desde un modelo uniforme de lo que es Ser un buen Judío...

No es nada de uniforme. Hay muchos, pero muchos, muchos tipos distintos y formas distintas de vivir una vida en la que entiendo y acepto honestamente que la Torá es Divina. Los judíos han muerto por siglos de siglos defendiendo este principio.

Por otro lado, siempre que a uno le importa algo se la juega. Si a mí me importa la Torá y nuestra santidad, y creo que inventando un nuevo judaísmo que me dice que cuidar Shabat no es tan importante ni rezar como rezaban nuestros abuelos tres veces al día tampoco, ni comer kasher, ni dejar de comer masas en la semana de Pesaj, ni hacerse una suca y dormir en ella en sucot, entonces me la juego. Tolerancia no es creer que algo no vale la pena realmente como para discutirse, sino que ser tolerante es querer y respetar intelectual y emocionalmente al otro a pesar de uno pensar que el otro está equivocado. Y nosotros nunca olvidamos eso: yo quiero y respeto a mucha gente que no cree en Di-s o en la Torá-- creo que están muy equivocados, pero no creo que sean intrínsecamente perversos.

Ahora, si quieren usar una campaña del terror y decir que si yo creo que él está mal yo soy rígido... jeje... bueno, allá ellos.
Nunca olvidar tampoco que cuando hablo de Shabat y kashrut y todo eso, no me refiero a practicarlo. Me refiero a entenderlo como una meta. La mayoría de la gente que parte en el camino de crecimiento de la Torá toma años en llegar a las bases, y no por eso dejan de ser ortodoxos. Ser ortodoxo no significa cumplir todo, ya que nadie puede cumplir todo. Siempre estamos creciendo. Pero sí significa estar de acuerdo en que la Torá es Divina. Y para estar de acuerdo con eso, hay que estudiar.

- Sabido es que existe una especie de "complejo de inferioridad" de ciertos sectores liberales frente a la ortodoxia. Muchas temáticas de actualidad sólo cobran vitalidad dentro de las comunidades cuando son los rabinos ortodoxos quienes las abordan, aunque desde años ya sean temas que estén trabajados en otros sectores. En este sentido, temas como Torah y Ciencia, temáticas de Diversidad y otras asoman con fuerza desde la ortodoxia en la actualidad, sin embargo siempre prevalece una mirada conservadora desligada de los progresos que ha hecho la sociedad democrática en cuanto a derechos. Cito el tema de la participación de la mujer en los rituales ortodoxos, por ejemplo, que no va a la par con la participación de la mujer en la vida política, académica, etc.

Probablemente la percibida superioridad ortodoxa en esas áreas se da porque hay una mayor pasión e identificación con las metas judías. Somos más jugados. Por lo tanto, las clases y argumentos son mucho más llamativos. Si en el trasfondo tú crees que en verdad la Torá la escribieron unos hombres primitivos-- inspirados, pero primitivos, no tienes por qué tomarte muy en serio sus enseñanzas, y ni siquiera buscar esas enseñanzas ni menos tratar de entenderlas. Pero si ves que el rabino cree que esto es genialidad Divina, realmente de Di-s, es otra cosa muy distinta.

¿Y con respecto al rol de la mujer?

Yo lo veo al revés. Yo creo que más y más la mujer es mirada como inferior por el hombre contemporáneo, y el rol de la mujer como un ser inferior en películas y la degradante forma de mostrarla en los carteles de la calle prueban esto; junto con un nivel nunca antes visto de depresión femenina. En cambio la mujer ortodoxa se siente amada, respetada y considerada como un ser humano por los hombres.

Como dice Rashi en Bereshit: "no es bueno que el hombre esté sólo". ¿No es bueno por qué? Porque es superior a todas las otras criaturas, y se va a creer Di-s. Por lo tanto hizo a la mujer. Y según este Rashi es evidente que la mujer debe ser igualmente importante que el hombre. ¡Si no, no cumpliría su propósito! Yo creo que lo mejor que se puede hacer, en vez de discutir en forma teórica el problema, es ir a ver a una familia ortodoxa.

Yo creo que mucha gente se da cuenta que hay más armonía que lo normal. La familia es una parte tan importante de nuestras vidas, que debe ser difícil apreciar el rol central que tiene la mujer en generarlo si uno no tiene la misma apreciación y cree que la valoración de la mujer es sólo en la forma en que puede competir con el hombre.

- Por otra parte, es un tema bastante recurrente decir que "los ortodoxos dividen a las familias al separar a los jóvenes de sus padres"...

Es el susto a lo desconocido: de tantos casos felices, la campaña del terror debe venir de los pocos casos patológicos. Mi experiencia me demuestra que pasada la primera ola de agresividad por la decisión del hijo, el hijo religioso resulta ser más apegado a sus padres que lo que era antes. El cariño y el respeto aumentan, siempre que logren aprender a comunicarse.

- No es extraño ver personas con kipa negra y tzitziot a la vista en las sinagogas liberales. Pareciera ser que hay quienes, habiendo simpatizado con posiciones ortodoxas, han optado por trabajar comunitariamente allí "donde hace falta". Personalmente me cuento entre quienes hemos salido del guetto para entrar en la "ciudad"...

Kol hakabod, es un muy noble emprendimiento...

- Sabido es que se encuentra en ciernes el proyecto de fundar una comunidad sefaradí a partir del minian que funciona en Aish Hatorah. ¿No le parece que iniciativas como esa dividen en vez de unificar a la judería local? ¿No sería más lógico reforzar y generar transformaciones a partir de las Comunidades ya existentes?

Si se pudiera transformar lo existente sería mejor y más fácil, definitivamente. Pero en el mundo judío nunca le hemos tenido susto a muchos shules. Lo que le tenemos miedo es a la falta de comprensión de unos por otros. Y en este caso, es el amor por nuestros hermanos sefaradies que nos impulsa a esta iniciativa: queremos que sus bellas costumbres puedan ser preservadas por muchas más generaciones, y que ellos puedan vivir su cultura sin problemas.

- ¿Acaso la Comunidad Sefaradí de Chile no representa a la cultura judeo-española ?

¡Imagínate yendo a cualquier comunidad sefaradí hace 300 años y respóndete la pregunta tú sólo! ¡Tú eres sefaradí y lo sabes muy bien!. La Comunidad Sefaradí de Chile representa a los sectores de la reforma religiosa. Es necesario un lugar de expresión para la gente de entendimiento ortodoxo. Si tu vas a un shul sefaradí cualquiera en Israel, verías que lo que hay en la Comunidad Sefaradí de Chile no es representativo. ¿Tú crees que habría que forzar a toda esa gente a ir a una sinagoga que no los representa?

- No, desde luego que no. Pero opino que una persona con un desarrollo espiritual aunque sea mínimo, acorde con una apetencia de vida comunitaria, que es lo que caracteriza al Judaísmo, debe participar allí donde su aporte sea generoso y constructivo, no encerrarse en un guetto...

La ayuda siempre funciona así: debe haber un núcleo fuerte y representativo; y luego uno puede estirar las manos desde ahí y ayudar al resto. Como te dije antes, aquella gente que intenta traer más conocimiento y relación con Di-s, sobre todo en los lugares difíciles, merecen mucho reconocimiento. Y tendrán más fuerza aún una vez que tengan un centro fuerte donde refugiarse en caso de necesidad.

- Muchos atribuyen el éxito de la ortodoxia en Chile a una aplicación racional de recursos humanos, a una planificación inteligente, y a una desbordante inversión de recursos materiales, más que a un discurso conceptual de peso...

Esa es una forma muy poco sutil de decirle tontos a la gente que ha hecho tshuvá en estos años. Yo creo que un catastro de la gente que ha hecho tshuvá demostraría esa aserción falsa.

- Es innegable el éxito que la ortodoxia ha tenido en los jóvenes judíos de Chile. Y esto que es un logro indudable, inquieta fuertemente a otros sectores. Una de las argumentaciones más escuchadas es que "los ortodoxos les pagan a los jóvenes para estudiar Torah", lo que, de ser verdad, suena poco digerible.

Uno de cada tres alumnos nuestros reciben 40 mil pesos al mes. Fue la idea de un millonario brasilero, que dijo que si usábamos la idea del gran Maimónides, que dice que todo trabajo espiritual al principio es difícil para el joven y requiere incentivo físico para estimularlo a adquirir las bases y luego poder disfrutarlo por sí mismo, podría frenar gran parte de la asimilación. Y así ha sido.

Pero de ahí a decir que la gran revolución en la juventud es gracias a la plata es nuevamente ridiculizar la capacidad analítica de la juventud Chilena. En un estudio encargado por la Embajada de Israel a la Universidad de Chile, para analizar el potencial de distintos viajes a Israel, salió que el tema con mayor potencial entre toda la juventud judía Chilena era ir a estudiar Torá a la Yeshivá. Y la principal razón es que la juventud judía chilena está orgullosa de sí misma por la seriedad religiosa que se estaba adquiriendo. Eso dice mucho...

- Sin lugar a dudas lo "malo" siempre es novedoso, en cambio lo "bueno" pasa desapercibido. Por ello es preciso abordar temas éticos de relevancia mundial, como, por ejemplo, el arresto de una buena cantidad de rabinos ortodoxos en EEUU por causas de tráfico de dinero y otras bastante impresentables. Pareciera que el ser Rabino ortodoxo ya no es garantía de conducta ética ni de responsabilidad pública...ni en el ámbito internacional... ni en Chile...

Seguro que no. Pero antes tampoco lo era. Somos todos humanos y podemos equivocarnos. Estamos todos en crecimiento y desarrollo. Uno de los grandes errores de la gente es decirle a alguien "¡hey, pero tu eres religioso, no puedes hacer eso!". La Torá pone metas muy altas, y técnicas para alcanzarlas, pero es un camino que hay que seguir, y las caídas son múltiples. Como dice el más sabio de los hombres, el Rey Salomón, "sheva ipol tzadik ve´kam", siete veces el tzadik caerá y volverá a pararse.

- Todos los liderazgos, tanto civiles como espirituales coinciden en que los grandes problemas de la colectividad chilena se focalizan en la asimilación, el matrimonio mixto, y en la apatía. ¿Cuál es la novedad de su propuesta para afrontar estos temas?

Educación. Educación tan profunda que sea entretenida. El judaísmo está lleno de profundidad y contenido, la vida es profunda y bella si uno sólo aprende como mirarla. Eso marca a una persona como ninguna otra cosa puede marcarla. Convicción en ideales trascendentes, el fuego de la espiritualidad, es lo que nos mueve a realmente apreciar lo que tenemos de herencia de nuestros padres. Tomamos la parte lúdica y le damos sentido. Tomamos la parte de líderes y les damos un sentido-- y me refiero a un sentido profundo, eterno, que nos llene de ganas para vivir y disfrutar de este mundo.

- Ese es un punto central, sin lugar a dudas. El problema es que si la definición clara de cuáles son los objetivos de esa Educación Judía se da en el ámbito parcial de Morashá y otras instituciones ortodoxas, ¿qué se hace para que estos logros enriquezcan el quehacer comunitario de otros sectores y que no queden en el espacio específico de los adherentes? En otras palabras ¿cuáles son las iniciativas, si las hay, para permear el conjunto de la judería chilena que es, por cierto, mucho más amplia que el ámbito específico de influencia de Morashá?

¡Estamos realmente teniendo una profunda influencia en las otras comunidades! Varias han cambiado rabinos, por rabinos que ellos creen van a ser más dinámicos. Ha llegado al punto que algunas copian casi literalmente los formatos que Morashá ha usado para sus clases, desde el happy hour hasta las nuevas iniciativas de estudio con más texto. Yo creo que la presión que hace la juventud va a dejar una marca indeleble en toda la judeidad de Chile.

- Muchas personas que no adhieren a la ortodoxia aprecian los avances que en el sector se ha hecho, especialmente en el campo de las Ciencias. La Neo-ortodoxia, en este sentido, lidera los estudios y se muestra bastante más abierta a diálogos comprensivos con sectores liberales. ¿Ve usted como posible que algún día se avance en Chile hacia un dialogo constructivo con las instituciones masortíes y reformistas?

Por supuesto que sí.

- En Argentina, el problema de los cementerios es un tema que genera enorme inquietud. Desde que la AMIA quedó en manos ortodoxas ya no se sepulta a los conversos en los cementerios judíos. El problema de la conversión sigue presente en todas partes. ¿Cuál es su posición al respecto? ¿Desarrolla Ud. algún programa para personas que desean convertirse al Judaísmo? ¿Cuál es su acogida con las personas que se han convertido en comunidades liberales?

Este es un tema muy importante. Claramente dependerá cómo uno entiende por judaísmo a qué le llamará conversión. Si para alguien el judaísmo es un club de amigos, la conversión será simplemente querer pertenecer a ese club de amigos. Si es una cultura, será aceptar que esa cultura te gusta y quieres hacerla tuya. Para nosotros ser judío es entender que la Torá es el camino que Di-s nos dio para acercarnos a Él, para amarlo y sentirlo cerca siempre, y ya que es así, la conversión debe ser aceptar la Torá como la gran herramienta Divina de desarrollo personal y espiritual, y más que eso, obligarse a ella. Desde mi punto de vista, esas son las conversiones válidas.

Nosotros tenemos a muchos jóvenes en Morashá que quieren convertirse, y están en proceso. Hay muchos que ya lo han felizmente hecho, y se consideran judíos 100%. Algún converso de comunidades liberales, que quiera estudiar Torá seriamente, es muy bien acogido por nosotros. Tenemos varios casos. Y la razón es porque lo que nos interesa es que la gente pueda realmente acercarse a Di-s, que es el fin último de nuestras vidas aquí.

- ¿Conversos provenientes de comunidades masortíes...? ¿Y los cuenta para Minian?

Como te dije en el punto anterior, esa persona debe pasar un proceso de real convencimiento de entender que la Torá es Divina, y querer profundamente obligarse, fundirse con la Torá. Una vez que ha logrado eso, se le puede convertir. Hasta ese momento, es muy bienvenido en nuestras comunidades, pero no cuenta para minian.

- Finalmente, y como última pregunta...por ahora... y dejando un poco de lado la "misión", cuénteme ¿Cómo festejó la clasificación de Chile para el Mundial de Futbol en Sudáfrica?

Mi festejo fue tremendo: el partido caía en la noche de Simjá Torá, y un montón de jóvenes decidieron, en vez de ir a ver el partido, quedarse bailando con el Sefer Torá, cantándole a Hashem, y estudiando Torá. Jóvenes muchos de ellos que antes habrían decidido asimilarse, y ahora han podido ver la belleza, potencia y sabiduría de su tradición. ¡¡Qué cosa más linda que verlos ahí en vez de estar viendo el partido!! Se me llenaron los ojos de lágrimas, y lloré un rato de alegría.

Bueno, Mijael, muchas gracias por la entrevista, lo pasé muy bien, y espero que a través de lo que publiques todos los jóvenes se sientan invitados a participar de esta gran aventura del saber, a venir a debatir con nosotros acerca de la existencia de Di-s, de la Divinidad de la Torá, y de todo tipo de temas que llenan el alma y la mente. La invitación queda abierta a todos los jóvenes para venir a estudiar judaísmo a Morashá, a desafiarse ellos mismos con muy buenos rabinos y responder temas como: ¿por qué creemos que Di-s existe? o que ¿la Torá es Divina? Así descubrirán las grandes herramientas que la Tora ofrece para apegarte a Di-s en cada momento de tu vida.

- Bueno, ya que aprovechó de pasar su "avisito", y que ha terminado la entrevista, ahora cuénteme eso de las sinagogas que van a construir... ¿dónde? ¿cuando? ¿cómo?...

De acuerdo...ahora tomemos un café y te cuento...


 

Nota de ANAJNU:  El Rabino ortodoxo Matías Libedinsky es el Rosh Kolel Morashá en Chile. Licenciado de Física de la Universidad de Chile y con un Master en Física en el California Institue of Technology, continuó sus estudios de rabinato en Shappel´s College of Jewish Studies y Beit Israel Center for Advanced Studies bajo la supervisión del Rabino Nosson Weisz, obteniendo su semijá en leyes de Nida. Hacia el final de su estadía en Israel, Rab Matías asistió al programa Ner Leelef de entrenamiento rabínico en Jerusalem.

 

 

Volver a página inicial