Entrevista  a Lily Pérez:

"Falta vocación de Poder y sobra afán de protagonismo"

Franca, directa, inteligente, son las virtudes que se la pueden atribuir con amplitud, sin temor a equivocarse. Lily Pérez San Martín se ha convertido en el rostro de la nueva derecha liberal, y también en uno de los puntos de apoyo fundamentales para el actual gobierno al que defiende con firmeza como el realizador de un programa innovador y progresista. Temida por muchos, respetada por todos, no tiene dudas al responder, y hasta adelanta el próximo tema con destreza y una elegancia sorprendentes. "Mujer y judía" es su marca de identidad que ha puesto por delante en todas las tribunas, y con esa propuesta conversa con Anajnu en una entrevista que, a decir de sus propias palabras, "es la mejor que me han hecho en mucho tiempo".

por Mijael Vera

- Lily: comienza a ser conocida su tesis de los "factores exógenos y endógenos" que han incidido en la baja aprobación del gobierno. ¿Puede explicarnos más en detalle esta perspectiva?

Vaya, comenzamos "en la dura", ja, ja... Así es y no se trata de algo difícil de comprender, tan sólo es un ordenar los conceptos y derivar la realidad: por un lado, lo que denomino factores exógenos, son las incidencias de la historia, como, por ejemplo, el terremoto, tzunami, la enorme sequía más grande en 40 años que afecta a la V región Cordillera (que represento), los factores climáticos. Además, hay que sumarle los vaivenes de la economía mundial, que por momentos nos ha tenido muy preocupados viendo la variación diaria de las cifras...Todos estos, y quizás algunos otros, son factores exógenos, que están fuera de la voluntad humana y que inciden fuertemente en la valoración que hace la gente respecto a su gobierno.

-Bueno...pero para eso se eligen gobernantes, para administrar las incidencias, no precisamente para disfrutar de una paz veraniega...

 Es verdad. Y aquí entran, para entender mejor el tema, los factores endógenos: precisamente en el gobierno contamos con dos partidos políticos muy disímiles, que generan críticas injustas al nivel público. Peor aún cuando dentro de estos dos partidos hay tendencias contrapuestas que sin pudor confrontan sus diferencias a través de la prensa. Pienso que hay instancias privadas de dialogo y resolución de conflictos que evitan la exposición dramática de las diferencias internas. Agreguémosle a esto que en Chile contamos con una oposición tremendamente dura. Nunca habíamos tenido cuestionada una Ley de presupuesto que estuvo entrampada por falta de voluntad y por el simple deseo de poner obstáculos en el camino. Nunca había sucedido algo así.

Pienso que las críticas internas son válidas, pero deben estar en un nivel de privacidad. La presidenta Bachelet, en ese sentido, contó con la férrea disciplina de su gobierno y sus componentes. No recuerdo que haya habido enfrentamientos públicos entre sus propios colaboradores.

- ¿Qué le ha faltado a este gobierno, o más bien, a sus partidarios, entonces?

Falta vocación de Poder y sobra afán de protagonismo personal.

- Es curioso. Con esta frase pareciera que está hablando de la realidad comunitaria judía...

Claro. Es verdad. Eso lo sé muy bien porque sucede en todas partes. Yo fui consejal en La Florida en el año 92...tenía 26 años, y ya en ese entonces me dí cuenta que en las comunidades judías había un silencio cómplice frente al antisemitismo con el que comencé a encontrarme. Sólo Gabriel Saliaznik, y repito "sólo él", fue la persona que tomó firme esta causa porque de esa manera le quitábamos la inhibición a muchos jóvenes judíos que pudieran interesarse en el servicio público. Hoy tenemos un Ministro del Interior judío, una Senadora judía, un diputado...en el gobierno anterior hubo varios ministros judíos. Pero eso fue la consecuencia de una larga labor, bastante ingrata, en la calle, en la opinión pública, una labor que no siempre contó con la aprobación de las instituciones judías que, al revés, querían que no nos notáramos, que ni siquiera se dijera que éramos judíos.

- Ud. es el rostro de una "nueva derecha" liberal que, al parecer, busca desmarcarse de los discursos tradicionalistas del sector. ¿Esa derecha ha cerrado filas con Piñera?

Yo podré ser el rostro de los partidarios de esta nueva derecha liberal, pero lo concreto es que es el propio Piñera la encarnación de esta tendencia. Él es 100% liberal, y nos representa, desde luego. Su Programa de Gobierno es liberal, la propuesta de participación más activa de las mujeres en política, es liberal. De hecho, quienes hicieron ganar a Piñera fueron las gentes de la clase media, del sector que cruzó las antiguas fronteras ideológicas y que abrazó un ideario liberal. La máxima expresión de este liberalismo se da en el tema de la Ley Antidiscriminación que, como judíos, veníamos sosteniendo desde hace 8 años.

- Hubo importante senadores de su propio partido que votaron en contra de esa Ley...

Es cierto. Y me avergüenza enormemente. Me dolió que cinco senadores de Renovación Nacional votaran en contra. Me dolió como mujer y judía que hubiera senadores nuestros que se opusieran a esa Ley.

- ¿Cómo perspectiva un 2012 en el marco de los conflictos estudiantiles no resueltos, una dura campaña electoral municipal, y una aprobación que se mantiene de manera persistente muy por debajo del mítico y distante 40%?

Le soy sincera: veo un 2012 sin encuestas. Creo que en Chile habrá grandes sorpresas en el plano electoral porque nos encontraremos con los liderazgos locales que darán la nota en la campaña municipal. No van a servir ni los pronósticos ni los acuerdos cupulares de partidos. Sin dudas para Chile será un año mejor. Los movimientos sociales evolucionarán, tal vez radicalizándose un pequeño sector, pero lo real es que las demandas estudiantiles ya están en trámite parlamentario.

- Una de las contradicciones que afectan a nuestro país es el centralismo. ¿Qué se hace al respecto?

Seguirá igual. Piñera poco podrá avanzar en este tema porque las raíces del asunto son mucho más profundas que una simple reforma constitucional. No se trata sólo de proponer la elección de intendentes por sufragio, le pongo un ejemplo. También tenemos ministerios que por su constitución intrínseca son centralizados. El Ministerio de Obras Públicas, por ejemplo. Es absurdo que para pavimentar una calle en un pueblito de alguna región distante, tenga que decidirse eso en Santiago donde hay funcionarios que jamás en su vida han estado allí, donde se necesita. No tiene sentido.

En mi opinión, la descentralización, que es un clamor que viene con fuerza, debe enfrentarse con cambios estructurales en todos los niveles. La tributación diferida es un paso relevante.

- En otro ámbito, observábamos que en su exposición en Ágora-América Latina usted planteaba una lectura novedosa respecto a la realidad política de los DD.HH. Recuerdo haber leído que su tesis era "Chile desde el socialismo al pragmatismo de Piñera"...

(Sonríe)... Sabía que estaban bien informados en Anajnu... en Chile casi nadie se percató de esa disertación... En efecto, allí planteé que el tema de los Derechos Humanos, bajo el gobierno de Piñera, iba ir más allá de la lectura clásica de "violencia política" como había hecho el socialismo hasta entonces. Y así ha ido. En un mundo en donde la líneas ideológicas se han ido derribando, el gobierno de Sebastián apostó por una lectura pragmática del tema DD.HH que se plasmó en una agenda moderna. Y eso se ha ido traduciendo en una apuesta por los temas pendientes como la Ley Antidiscriminación, el reconocimiento a las parejas homosexuales, los avances en materia de género y participación, y varias otras tareas a futuro. Piñera ha satisfecho antiguas demandas de la misma gente que votaba por la Concertación.

- Queda claro que la derecha "tradicionalista" no gusta en nada de este "pragmatismo" tan liberal...

Claro que no. El gobierno de Piñera ha confrontado, como ningún otro, el punto focal del conservadurismo en Chile. Y ha triunfado en ello.

- Hugo Gutiérrez, diputado del partido comunista...Gajardo, también comunista, bueno, ya sabe de qué le hablo...no es tema nuevo...¿Qué le pasa a la izquierda que se ha puesto tan antisemita? ¿Anda detrás del financiamiento árabe, tal vez?

Esto no es nuevo. Personalmente lo vengo enfrentando desde que entré al servicio público, inclusive en el seno de mi propio partido cuando en debates internos más de alguno me dijo que yo no tenía "valores cristianos" porque era judía. En cuanta campaña he estado ha aparecido más de algún antisemita con rayados, panfletos, contra-propaganda, curiosamente desde todos los sectores, hasta de la Democracia Cristiana. Siempre ha habido un silencio cómplice de todos. Ni la Alianza ni la Concertación, en el calor mismo de los hechos de evidente violencia, inclusive física, en mi contra, han dicho palabra alguna. Ha primado silencio e indiferencia. Gutiérrez ha sido paladín de los DDHH, eso lo hizo conocido, y sin embargo, atenta contra esos mismos derechos al intentar discriminar por religión...¿Quién lo entiende?...Le digo derechamente, que no creo que el partido comunista ande detrás de las platas árabes...creo que su antisemitismo es simple ignorancia solamente...

- 2012 se nos presenta con un paisaje político muy novedoso: tendremos un padrón electoral desconocido en sus tendencias, nadie sabe por dónde irán las preferencias, ¿estaremos, por consecuencia, frente a un nuevo tipo de política-farándula vacía de contenidos pero llena de recursos seductores?

Eso ya sucede hoy, inclusive con un padrón definido...Me encanta que el padrón que viene sea desconocido. Pero, créame, la gente es sabia. Confío en el criterio de los chilenos y sé que estarán a la altura llegado el momento para elegir representantes auténticamente valiosos.

- ¿Cómo resulta la experiencia de compartir la membresía privilegiada del Comité político asesor de la Presidencia en conjunto con Francisco Chahuan, rostro emblemático de la Bancada Palestina?

Con Francisco nuestra relación es maravillosa. Somos casi hermanos, en verdad. De hecho somos los más jóvenes que han sido electos en sus cargos...electos, no "acomodados"...Ambos venimos de familias sin militancia política, ambos contamos con amplio respaldo popular en nuestros distritos. Su familia la siento como parte de mi familia y viceversa. Le aseguro que el hecho de él ser de origen árabe y yo judía, en nada incide. En nada. De hecho, hasta percibo que los hechos internacionales, el terrorismo, Hamas, el papel de Irán, han ido haciendo madurar la percepción de los árabes chilenos frente a Israel. Además ellos son cristianos, no musulmanes, y se espantan, al igual que nosotros, frente al fanatismo religioso islámico.

- Su identidad judía y su rol en la política, ¿se han conflictuado alguna vez?

Nunca. De hecho, por mis apellidos, como ocurre con muchos judíos de origen español, podría haber "pasado piolita". Claro que habría sido más fácil. Pero nunca oculté  mi identidad: soy mujer y soy judía, y eso hace una combinación muy valiente. En mi propio partido he sido discriminada por ser judía, he sufrido en carne propia el antisemitismo callejero. Pero los judíos estamos para resolver cosas complejas, y el servicio público es algo complejo.

Por otra parte, tampoco he dejado de ser objetiva en mi juicio parlamentario respecto a cosas en las que se esperaba una opinión "corporativa" por mi parte. Si ha habido que apoyar una resolución de protesta por alguna mala actuación del Estado de Israel, lo he hecho cuando he tenido la convicción suficiente. Apoyar al Estado de Israel, cosa que hago desde la emoción y la razón, no significa aprobar todo lo que hagan sus gobiernos.

- Está claro que se ha adelantado a responder la pregunta que seguía respecto a su voto condenatorio a Israel por el caso de la "Flotilla" y que generó inquietud en la colectividad. Sigamos entonces con la consecuencia, puesto que las propias Naciones Unidas resolvieron que el caso de la flotilla había sido asumido dentro del marco de la legalidad por parte de Israel. ¿Corregirá el parlamento chileno su resolución anterior?

No creo que haya una corrección. Pero le voy a decir lo siguiente: sigo opinando que lo de la flotilla fue una mala decisión política de Israel que desató todos los infiernos en contra de nosotros. Esa fue mi opinión y sigue siéndolo. Que haya estado dentro del marco de la legalidad, no valida que haya sido políticamente incorrecto lo que se hizo. Y lo fue.

Es importante subrayar lo que ha sucedido con Chile después de eso. La visita histórica del presidente Piñera a Israel y la Palestina de Abbas, fue clave en el cambio de percepción del mundo político chileno, del mundo empresarial y comunicacional que allí estuvieron. Nadie se restó de visitar ambos territorios, y si en algo todos hemos coincidido, es en la impertinencia de importar ese conflicto a Chile.

- Parece haber un nuevo estado de ánimo de los jóvenes judíos en orden a incorporarse a la política. Frentes universitarios, Federación de Estudiantes Judíos, líderes emergentes de alta visibilidad, etc. parecen marcar una nueva pauta a la hora de hacer realidad el Judaísmo en la vida pública.

Lo sé muy bien, y estoy enterada a través de Anajnu cuyas páginas leo todas las semanas con especial interés. Esta causa no es nueva, pero sí ahora rinde sus frutos. Ya cuando fui Secretaria General de Renovación Nacional, hace muchos años atrás, me reuní con el CREJ de ese entonces y les pedí que me contactaran con los jóvenes judíos interesados en política que hubiera, de todos los colores, para conversar, apoyarnos, darnos ideas, intercambiar experiencias, estimular a otros a participar...nunca me hicieron caso los dirigentes de entonces. Los pocos judíos que por aquí y por allá tratábamos de emerger, tuvimos que sacar fuerzas de nosotros mismos. Nadie de la colectividad nos ayudó. Por eso ahora que veo gente opinante, jóvenes líderes de todos los sectores, me siento orgullosa de que mi gente esté sacando la voz.

- ¿Conoce el tema de los judíos invisibles?

Claro que sí. Me encuentro a cada momento con muchos de ellos que me hablan en la calle, en eventos, en reuniones, en los lugares más insólitos. En La Florida, cuando fui diputada por allí, los conocí por montones, gentes maravillosas que quedaron sin comunidades, abandonadas. Sólo ayer, en Quillota, me encontré con tres a quienes no conocía. Se presentaron, y les dije "ahora somos cuatro"...

- ¿Cuál, piensa usted, debe ser el rol de los medios de comunicación judíos, en el Chile que se avecina?

Darse a conocer. Darnos a conocer en nuestras diferencias y sensibilidades sin inhibiciones. La gente no nos conoce, creen que los judíos somos los del mito, no tienen idea de lo que pensamos, que somos ciudadanos comunes con inquietudes y  con voz. Hemos caído en la falta grave de creer que si no nos ven, nos dejarán tranquilos. Eso es mentira. No es así.

- Según nuestros análisis y el de algunos observadores políticos independientes, podría darse en Chile un escenario sumamente insólito y novedoso en las próximas elecciones presidenciales: una competencia a tres bandas femeninas con Michelle Bachelet, Ximena Rincón y...Lily Pérez...

Me halaga que me lo diga Anajnu porque sé muy bien que sus análisis son serios y acertados. Me halaga, en verdad lo digo. Pero también digo que no. Estoy en una etapa tranquila después de mi enfermedad, en búsqueda de la felicidad. Cierto es que en política cualquier cosa puede suceder y nunca le he hecho el quite a las responsabilidades públicas. Pero tendría que ser en un futuro. Por ahora no.

- Un "futuro" podría ser la próxima semana, o un mes más...pero las elecciones presidenciales son en dos años más...ese sí que es un tiempo futuro.  ¿Podríamos tener, acaso, la primera Presidenta judía en Chile?...

Podría ser...nunca se sabe. Si el llamado es sólido, sabré escucharlo...pero si es hoy día, diría que no...

 

 

 Las opiniones vertidas en este Portal son responsabilidad de quien las emite

Lea aquí todas las entrevistas anteriores

Comparta esta entrevista con sus contactos:

 Tweet   

 

Ir a página principal